jueves, 16 de febrero de 2017

LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA:1813-1814. FIN DE LA GUERRA.

En marzo de 1813 Espoz y Mina liberó Sos del dominio francés(ver), pero Napoleón, en su afán de terminar con las partidas guerrilleras en Aragón, nombra al general Clauzel como encargado para acabar con ellas. 
Agustina de Aragón
Heroína de los Sitios de Zaragoza.
Augusto Ferrer-Dalmau
Inmediatamente,13 de mayo, Clauzel extiende su línea ofensiva a los pueblos de Sos, Sigüés, Escó, Tiermas y Salvatierra de Escá con el fin de rodear a Espoz, que se encuentra acantonado en Roncal, consiguiendo casi su propósito, pues Espoz, gran conocedor del terreno, logra cruzar entre montes y valles la línea enemiga y regresar de nuevo a Cinco Villas. El día 17 Espoz se presenta en Sos para reunirse con su 4º escuadrón de caballería, y ante la amenaza de aproximación de los jinetes galos, se retira hacia Sofuentes. Iribarren, que se encontraba en Cáseda, a las seis de la mañana del día 19 tiene aviso de que ha llegado a Sos la caballería enemiga, por lo que a las siete emprende la marcha hacia Carcastillo, siendo informado por el camino que el 4º escuadrón navarro, que se retiró apresuradamente hacia Sofuentes, iba perseguido por la caballería enemiga, por lo que apresura su marcha con el objeto de socorrerle mandando una partida de tiradores en descubierta, la cual descubre al poco rato 200 jinetes que componen la vanguardia enemiga y con los que se enfrentan, aunque debe retirarse debido a la superioridad francesa. Poco después y viendo que los enemigos realizan movimientos para rodearle, Iribarren retrocede hacia Gallipienzo. Enterado de que el 4º batallón navarro se halla en los alrededores de Aoiz, Clauzel se dirige tras él. En Lumbier, tras la confirmación de la cercanía de los de Espoz, toma posiciones y envía a la Brigada Gaudín a Sangüesa para relevar al batallón que tenía allí Barbot y que ha sido llamado a Sos, donde se traslada Clauzel, quien no pudiendo utilizar su caballería en aquella zona accidentada y boscosa, la envía al mando de Desmichels a la Baja Navarra para perseguir a los jinetes de Espoz,que desde el principio de la maniobra permanecen en esta parte de la provincia.[1] 
"Aún podrán servir" Estampa nº 24 de la serie "Los desastres de la guerra", por Francisco de Goya
Hasta el día 28 dura la persecución de Clauzel contra las tropas de Espoz sin que en ningún momento les dieran alcance, pues el jefe navarro, gran conocedor del terreno y del sistema de guerrillas, consiguió, a través de la dispersión de sus batallones por varios puntos de las Cinco Villas, despistar y entretener a las tropas de Crauzel, que era en realidad de lo que se trataba, pues Espoz, siguiendo las instrucciones de Wellington, al entretener a las fuerzas imperiales del Ejército Norte impidió que acudieran a reunirse con las tropas de José, pues la ofensiva del británico había comenzado el día 22 de mayo y el soberano iba retirándose hacia Vitoria tras abandonar Valladolid el 27.
Clauzel, que no pudo llegar a tiempo a Vitoria, decide retirarse a Zaragoza, donde entra el 30 de junio con idea de que sus fuerzas sirvan de enlace entre las tropas de Suchet en Valencia y las de José en Bayona, comunicando a Clarke, ministro francés de la guerra, que iba a permanecer en Zaragoza a menos que se le ordene marchar. De este modo las Cinco Villas quedó absolutamente libre de franceses, comenzando a depender nuevamente de la administración española, dirigida en esos momentos por los oficiales y administradores de Espoz.
Suchet, que ha recibido la noticia de la derrota de Vitoria, y con Clauzel en Zaragoza, deja Valencia y decide reunirse con Clauzel en Zaragoza. El 5 de julio Clauzel informa a Suchet que ante la inminente llegada a Zaragoza de la División navarra de Espoz y la soriana de Durán, va a abandonar la capital aragonesa en dirección a Jaca, lo que hace que Suchet se retire por Cataluña, ordenando al general Pâris que desde Zaragoza marche hacia el Cinca para combinar allí sus fuerzas con las del Tercer Cuerpo.
"Enterrar y callar", estampa nº 18 de la serie "Los desastres de la guerra", por Francisco de Goya
Pâris abandona Zaragoza el 10 de julio que de inmediato es ocupada por Espoz y otras tropas, no quedando ya ni un francés en Zaragoza. Las tropas de Pâris son atacadas por las fuerzas de Espoz, viéndose obligado el francés a cambiar su ruta y dirigirse hacia Jaca, donde llega el día 13[2], El asalto a la capital jacetana se inició el 5 de diciembre de 1813, y el 17 de febrero se rindieron las tropas francesas acantonadas allí.
El último reducto francés que quedó en suelo aragonés fue el de Benasque, tomado por el general Sebastián Fernández, quien lo sitió a primeros de abril de 1814 hasta capitular el 23 del mismo mes. Allí terminó la guerra en Aragón.
Todavía quedaron dos plazas más ocupadas por los franceses hasta junio de 1814: Hostalrich y Figueras, en Cataluña, cuando ya Fernando VII había regresado a España y se había autoproclamado rey absoluto.(Continuación)






[1] Guirao Larrañaga, Ramón. Las Cinco Villas de Aragón durante la guerra de la Independencia Española. Pag. 262.C.E.C.V., I.F.C., Zaragoza, 2007.
[2] A.H.G.F.: C8/249, Clauzel a Suchet, 5 y 9 de julio de 1813.






BIBLIOGRAFÍA



- ESPOZ Y MINA, FRANCISCO. Memorias del General D. Francisco Espoz y Mina. Publicadas por su viuda Doña Juana María de Vega. Imprenta y estereotipia de M. Rivadeneyra. Madrid, 1851.
- GUIRAO LARRAÑAGA, RAMÓN. Las Cinco Villas en Aragón durante la guerra de la Independencia. XXII Premio Los Sitios de Zaragoza 2007. Asociación Cultural “Los Sitios de Zaragoza”. Zaragoza, 2007.
- Enciclopedia Historia de España. Plaza&Janés, T. V. Ed. Orbis. Espluges de LLobregat (Barcelona) 1991.