sábado, 11 de febrero de 2017

JUAN I "EL CAZADOR"


A Pedro IV le sucede su hijo Juan I, proclamado rey en 1387.
Juan I, aficionado a la caza y a la astrología, fue muy débil en los negocios públicos durante su corto reinado (1387-1396), siendo su esposa quien manejaba los hilos administrativos y económicos.
Juan I "el Cazador"
El principal problema que tuvo que afrontar el nuevo monarca fue la crisis económica causada por la peste negra de mediados de siglo. A esto hay que añadir el incremento de gastos en la corte, sobre todo, tras la llegada de la reina Violante de Bar, que fomentó la presencia de artistas, músicos, juglares, trovadores e intelectuales con el mecenazgo real; Violante de Bar fue además quien introdujo los Juegos Florales de Barcelona en 1393, en los que participaban poetas de toda la Corona de Aragón.
Por un lado, los festejos y ferias cortesanas que surcaban el territorio de punta a punta redundó en beneficio de la vida cultural del reino, pero por otra parte el gasto que ello conllevaba era imposible de asumir para las arcas reales.
Además creció la corrupción de los cortesanos y la política de asignación de bienes a expensas del patrimonio real, por lo cual todo este desorden fiscal ocasionó que las finanzas reales comenzasen a acumular deudas, hasta tal extremo que tuvieron que vender sus castillos del Rosellón, y enajenar o hipotecar otras propiedades de la Corona que fueron compradas por grandes nobles, es decir, por los mismos que estaban sangrando el tesoro real. Y por si esto fuera poco, frecuentemente tuvieron que recurrir a la solicitud de préstamos usurarios con los banqueros de Florencia, dejando arruinada la economía del Reino.
Otro importante problema interno que tuvo que afrontar Juan I fue el movimiento antijudío de 1391 que comenzó en Sevilla y se extendió por todos los territorios cristianos peninsulares. Se destruyeron sinagogas, se saquearon las juderías y se llevaron a cabo numerosas matanzas. Aunque en el reino de Aragón no se llegó a tales extremos, el clima general que existía causó tensiones y tuvo algunas repercusiones. Juan I y su esposa Violante de Bar tomaron diversas medidas para lograr atajar esta situación, principalmente de carácter económico, que pudieran resarcir a los judíos de las pérdidas sufridas en los saqueos. Sin embargo, según valora la medievalista Ana Isabel Lapeña, “las aljamas judías quedaron heridas de muerte con un declive constante”.
Juan I concedió Privilegio a los vecinos de Sos, dado en la Aljafería de Zaragoza a 3 de octubre de 1391, por el que  les aplica, confirma y ratifica la administración de la primicia, para que como hasta entonces gasten sus frutos y los conviertan en las necesidades de la Iglesia y dispongan de ellos según su voluntad, sin condición ni impedimento alguno y jura Su Majestad a Dios y a los Cuatro Santos Evangelios, de no entrometerse jamás en la dicha administración y fruto; y que si algunas gracias hechas por la Sede Apostólica o que se le haran, se contradijere la dicha cesión, la renuncia de esta parte.[1]
En 1396 muere Juan I en una jornada de caza al caerse del caballo. No dejó descendientes varones, por lo que le sucedió en el trono su hermano Martín, que reinaría como Martín I, quien desde 1380 ya era rey de Sicilia.(Continuación)



[1] Archivo de la villa de Sos. Año 1391. A.C.P. Arca Episcopi VI, doc. 41, nº 3.



BIBLIOGRAFÍA

-ABELLÁ SAMITIER, J. Selección de documentos de la villa aragonesa de Sos (1202-1533) I.F.C.(C.S.I.C.) Excma. Diputación Provinzial. Zaragoza, 2009.
-LEDESMA, Mª. L. “El patrimonio real en Aragón a finales del siglo XIV: los dominios y rentas de Violante de Bar”, en Aragón en la Edad Media, II,pp. 135-169. Zaragoza, 1979.
-ESPARZA, JOSÉ JAVIER. ¡Santiago y cierra, España! El nacimiento de una nación. Ed. La esfera de los libros. Madrid, 2013.
-Reyes y Reinas de Aragón. Coleccionable Heraldo de Aragón.
-En la web:
-Gran Enciclopedia Aragonesa. Juan I “el Cazador”