jueves, 16 de febrero de 2017

LA REVOLUCIÓN DE 1868 O "LA GLORIOSA". PRIMERA REPÚBLICA ESPAÑOLA


Retrato de Isabel II, de Federico de Madrazo.
Isabel II protagonizó el primer derrocamiento de la dinastía motivado no por una intervención exterior, como había ocurrido con la llegada de José I en el caso de su abuelo Carlos IV, sino debido a causas puramente internas, en este caso como consecuencia del pronunciamiento de los generales Prim y Serrano durante la revolución de septiembre de 1868, conocida como “La Gloriosa”. 
                   En un primer momento la expulsión de Isabel II no conllevó un cambio en el régimen monárquico y el trono fue ofrecido por las Cortes españolas a Amadeo I (1871-1873), hijo de Victor Manuel II de Italia.
En esta revolución la villa de Sos fue testigo del paso de un batallón del regimiento de infantería de Murcia, procedente de Sangüesa, y del regimiento de Infantería nº 15 de Extremadura al mando del Sr. Coronel Dn. Cayetano Solano y Llanderal, procedente de Ejea, pues el enemigo que debían perseguir y batir se dirigía desde los valles de Hecho y Ansó al canal de Berdún para caer sobre las Cinco Villas, que por su riqueza ofrecía grandes recursos a los sublevados, a la vez que la excitación de los ánimos y la circunstancia de ser el señor Moriones el jefe de los revolucionarios, era presumible que muchos adeptos rebeldes se sumaran a ellos para engrosar sus filas. Es por esto que estos dos batallones debían unir sus fuerzas, rodeando a los rebeldes, zanjando y abortando sus pretensiones. El propio coronel Solano en la memoria descriptiva que hace del itinerario seguido por el regimiento bajo su cargo dice que el día 20 de agosto llegó a Sos a las diez de la mañana “...incorporando a mi columna la fuerza de guardia civil allí reunida, consistente en 17 hombres de infantería al mando del teniente Enrique Galindo. El batallón de Murcia no se encontraba ya en Sos, pues al amanecer había marchado a Ruesta con el objetivo de cerrar al enemigo el paso por el canal de Berdún, pues según mis noticias se hallaban los revoltosos en Bailo. En la tarde de mi llegada a Sos recibí orden del excelentísimo señor capitán general para que si no se me había reunido el batallón de Murcia, marchara con el mío sobre Uncastillo, previniendo previamente al coronel Enrile, jefe de aquel, se me incorporara en dicho punto el 21 por todo el día. En cuanto tuve racionado de pan el batallón, que fue al amanecer, emprendí la marcha sobre Uncastillo...”[1]
Cartel alegórico de la Primera República Española, de Tomás Padró Pedret.
La abdicación de Amadeo en 1873 dió paso al establecimiento del primer régimen de carácter republicano en la historia de España, a cuya breve trayectoria (febrero 1873-diciembre 1874) puso término un nuevo pronunciamiento militar que a finales de 1874 impulsó la restauración de la dinastía Borbón en el trono español en la persona de Alfonso XII (1874-1885), hijo de Isabel. Dos años más tarde fue derrotada la causa del pretendiente carlista y aprobada una constitución vigente hasta 1923.(Continuación)






[1] Regimiento de infantería de Extremadura nº 15, en Rubio, Carlos; Historia filosófica de la revolución española de 1868, T.II, pp.700-708.



BIBLIOGRAFÍA

-RUBIO, CARLOS. Historia filosófica de la revolución española de 1868. T. II. Ed. M. Guijarro. Madrid, 1969.
-Historia de España.Plaza&Janés Editores, S.A. Espluges de LLobregat (Barcelona), 1991.