miércoles, 9 de noviembre de 2016

GEOLOGIA

El suelo del término de Sos, al estar haciendo frontera entre las estribaciones de las sierras exteriores del Pirineo y la depresión del Ebro, presenta un mosaico de materiales en su constitución originado por la orogenia Alpina, por el plegamiento de las rocas sedimentarias depositadas durante la Era Secundaria y parte de la Terciaria, encima de un sustrato que forma parte de la cadena Herciniana. Así, nos encontramos con que la Sierra de Peña y colindantes, como la de Uncastillo, están constituidas por materiales mesozoicos y paleocenos; abunda la tierra caliza mezclada, a veces, con arenisca. La zona llana es un conjunto de sedimentos eocenos, de origen marino profundo y constituída por una alternancia de capas de areniscas y margas o arcillas.

La erosión del suelo en la comarca no es demasiado elevada; se estima que aproximadamente el 56 % de la superficie del término municipal sufre un nivel medio de erosión. Las áreas donde los niveles de erosión se consideran problemáticos constituyen el 15’27% de la superficie total, existiendo una pequeña zona (0,64%) con niveles de erosión muy altos.

La Cadena Herciniana se había formado con la orogenia del mismo nombre a finales de la Era Primaria, y al iniciarse la sedimentación de las rocas de la Era Secundaria ya estaba profundamente erosionada. La intensa erosión permite encontrar entre las rocas primarias (pizarras, cuarcitas, esquistos…) masas de rocas ígneas que se emplazaron en profundidad y también rocas metamórficas y filonianas asociadas a la actividad ígnea, así como abundantes indicios de manifestaciones hidrotermales. Por esta razón, los afloramientos de rocas primarias presentan la mayor abundancia y variedad mineralógica, estando presentes muchos silicatos, óxidos metálicos, sulfuros y productos de alteración de éstos últimos.
Calcosina
Calcosina
 Asimismo, en ellos se encuentran yacimientos que, por no tener valor económico, no han sido explotados, como las minas de cobre en el barranco de Valdunchil, citada por Madoz en el Diccionario Geográfico Estadístico Histórico. Este yacimiento es, concretamente, de calcosina, un disulfuro de cobre dimorfo que se presenta en formas rómbicas y cúbicas, cuyo símbolo es CuS2, y uno de los componentes mayoritarios de las mineralizaciones de areniscas cupríferas del norte de la provincia de Zaragoza y centro de la de Huesca. En las minas de Biel, la calcosina aparece diseminada, junto con cobre nativo, en granos normalmente microscópicos, pero que pueden llegar hasta los 3 cm. en algunos casos. Estas areniscas incluyen también trozos de jaspe negro, con los que a primera vista puede confundirse. La arenisca en la que predomina la calcosina, es en general de un grano más fino que aquella en la que domina el cobre nativo y la cuprita.
En distintos puntos alrededor de Sos del Rey Católico afloran estas areniscas cupríferas. El afloramiento más importante está situado al SE, entre el pueblo y el alto del monte Roteta, en los barrancos de Zorrompo y Plagadillo. En esta zona, los bancos de arenisca cuprífera tienen un espesor de unos 3 m, con una zona de unos 60 cm bastante rica. La arenisca es dura, de grano fino, y contiene sulfuros de cobre acompañados de azurita y malaquita, productos de su alteración.
En el monte Roita, entre Sos y Petilla de Aragón, también encontramos areniscas cupríferas, en la orilla del arroyo de Fuenfría. Igualmente se han encontrado varios afloramientos de estas areniscas al otro lado de la villa, concretamente en el cerro de San Cristóbal. Más afloramientos están situados en el paraje de “Doberías”. a 1,5 Km al NE del pueblo y a unos 500m del Convento de Valentuñana; a unos 2 Km al N del pueblo localizamos otro afloramiento, conocido con el nombre de “minas de las monjas”, accesible desde la carretera a Navardún. En todos estos yacimientos, los sulfuros de cobre se han depositado sobre restos vegetales acumulados en la base de los niveles areníticos del Oligoceno Inferior.
Halita, o sal común
Otro mineral muy especial presente en las tierras de la comarca de Sos es la halita, más conocida en el uso diario como “sal común”. La halita puede presentarse  como mineral sódico, como ocurre en los yacimientos de Remolinos, o en balsas de agua que se ha cargado de sal al atravesar terrenos que la contienen, formando unas balsas endorreicas saladas, de donde se obtiene la sal por medio de la evaporación. Indicios salinos en materiales del Terciario existen en el paraje de “El Salado”, a unos 3 Km al S de Novellaco, en la fuente salada de “Las Navas”, situada a 1 Km al N de Navardún, y en el “Sentís Salado”, a unos 4 Km al ESE de Sofuentes. En las proximidades de Sos existen indicios salinos en el arroyo de la Salada, al SW de Undués de Lerda, cerca de la carretera a Sos del Rey Católico; en Undués Pintano en el barranco de Fuentecenas, a unos 2,5 Km al WNW del pueblo, en el barranco de la Paúl, a menos de 1 Km al NW , otro más también a menos de 1 Km al NNE, y otro en el paraje de “La Charguera”, al SSW del pueblo y muy próximo a él; en el barranco de “La Canal”, a unos 2 Km al NE de Urriés; en Uncastillo en los parajes de “La Salada”, “El Agua Salada” y “El Salinar”.




BIBLIOGRAFÍA


-CALVO, MIGUEL. Minerales de Aragón. Prames. Zaragoza, 2008.
-CALVO, MIGUEL, JOSEFINA BESTEIRO, EMILIA SEVILLANO, ANDRES POCOVI. Minerales de Aragón. MIRA. Zaragoza.
-IBARRA BENLLOCH, PALOMA. Marco geográfico y rasgos geomorfológicos de la comarca de las Cinco Villas, en Comarca de las Cinco Villas. Nuria Asín García (coord) Colección Territorio, 25. D.G.A, Zaragoza, 2007.