lunes, 6 de julio de 2015

SENDERISMO: RUTA 2. CONVENTO DE VALENTUÑANA

Para ir al Convento de Valentuñana existe un camino que saliendo junto al cementerio (frente al Parador de Turismo) nos lleva hasta él en constante bajada por el trazado de una antigua calzada. Este camino continúa después hasta el castillo de Roita.
Pero la ruta que vamos a ver, a la que hemos denominado “ruta 2”, es otra que conduce también hasta Valentuñana pasando por la ermita de Santa Lucía y cuyo recorrido de 6 Km aproximadamente (ida y vuelta), es algo más largo que el anterior, pero nos permite disfrutar de una forma más cercana del paisaje, la vegetación y la fauna de la zona.
Rótulo indicando el inicio del sendero
Situándonos en la carretera de circunvalación y frente al “Campo del Toro” vemos una casa junto a la carretera con un rótulo indicador del inicio del sendero local al convento. Tras bajar unas escaleras nos encontramos en la ermita de Santa Lucía, una bella construcción románica de finales del siglo XII. La bordeamos y continuamos la ruta por detrás de la ermita. Encontramos una bifurcación a nuestra derecha que desciende hacia el arroyo, ignorándolo, y seguimos por el camino en una suave pendiente hasta un cruce de caminos, donde encontramos otra señal indicándonos el camino a seguir, en este caso el de la derecha, que nos lleva hasta el extremo de un campo de cultivo. Aquí seguimos por un estrecho sendero, muy denso en vegetación, que desciende hasta el arroyo de Calderón. A nuestra derecha existe un pasamanos de madera (apenas visible por estar cubierto de maleza) para ayudarnos a bajar hasta el cauce. 
Una parte del sendero a Valentuñana

       Pasamos un pequeño puente de madera que cruza el arroyo y llegamos junto a una señal que nos indica: “merendero” ( una mesa de madera con dos bancos bajo la sombra de tres chopos) Si queremos hacer un alto en nuestro camino, descansar y disfrutar del paisaje y la naturaleza podemos hacerlo en este precioso y aislado lugar, si no, tomamos  la senda que hay a nuestra derecha justo antes del indicador antes mencionado y, en ligera subida, continuamos nuestro paseo hacia el convento. 
Acebos, coscojas y bojes pueblan el sendero
  Acebos, coscojas y bojes nos acompañan durante el camino, a la vez que con un poco de suerte podremos disfrutar de la presencia de diversas y pequeñas aves como los petirrojos, cardelinos o verderoles. Al salir de la senda por la que circulamos, el camino se ensancha para tomar, siempre en dirección Este, el camino que marcan los tractores para ir a cosechar las tierras. Continuamos paralelamente al arroyo y un campo de cultivo a nuestra izquierda y, tras un leve giro del camino hacia la derecha, ya podemos ver, al fondo, el majestuoso convento de Valentuñana. Llegamos a un cruce de pistas y tomamos la que viene de nuestra izquierda hasta cruzar de nuevo el arroyo. Nada más cruzarlo vemos a nuestra derecha un camino con una señal indicando la dirección a seguir. Ahora llevamos el arroyo a nuestra derecha y salimos a la carretera, ya asfaltada, que viene de la CA-1601 y seguimos a nuestra derecha, cruzando de nuevo el arroyo, y sin dejar el asfalto llegamos a nuestro destino.
Convento de Valentuñana
Para regresar a Sos retrocedemos sobre nuestros pasos hasta la última señal indicadora que nos remitía al convento, y allí mismo y a 20 metros a nuestra derecha, observamos dos carteles orientativos: el primero nos indica la dirección a seguir a Sos del Rey Católico y el segundo la dirección al convento. Tomamos el de Sos, y en continuo ascenso por una antigua calzada llegamos a Sos saliendo a la carretera nacional que circunvala la Villa a la altura del parador de turismo, punto de salida, como así indica el rótulo que aquí encontramos, para ir a Roita y Petilla de Aragón, siendo éste el punto de partida del otro camino para ir a Valentuñana al que hacíamos referencia al principio.