domingo, 5 de marzo de 2017

COMIDAS POPULARES EN SOS

Migas con longaniza 

A la hora de comer, cualquier excusa es buena. En Sos del Rey Católico, ante cualquier celebración, festejo, anniversario o manifestación popular, es muy frecuente organizar generosas comilonas que poco tienen que envidiar a las lifaras romanas o los pantagruélicos festines de los señores feudales.
Más de 500 platos de migas de pastor se reparten entre vecinos y foráneos
durante la celebración de la Feria Medieval de Sos del Rey Católico
          Romería a Valentuñana, Feria Medieval, Jornadas Fernandinas, Fiestas Patronales, Rompepiernas,…cualquier acontecimiento es bueno para satisfacer el estómago con una buena comida, independientemente que la celebración sea de índole religioso o  laico, de tipo deportivo, artístico, cultural o lúdico; el carácter de las celebraciones no es obstáculo para que peñas, sociedades, agrupaciones, congregaciones, asociaciones, o simplemete un grupo de amiguetes se reúnan para elaborar una copiosa comida, muchas veces popular, de la que pueden dar buena cuenta invitados, turistas, foráneos y visitantes, pues la hospitalidad y la generosidad son otras de las muchas virtudes que poseen los vecinos de esta localidad cincovillesa.
Y todo a lo grande. Pucheros, sartenes, ollas y parrillas gigantes, cantidad ingente de vino, la mitad de la hornada del día del panadero, corderos enteros, sacos de patatas,….¡como pa una boda!
 Independientemente del carácter festivo, estas multitudinarias comidas son un buen exponente de la gastronomía tradicional de Sos, donde los diversos guisos son antiquísimos y populares platos de nuestra comarca, cocinados íntegramente con productos de la zona, bien sean frescos o elaborados, y cuyas ancestrales recetas pasan de generación en generación a través de la transmisión oral: migas de pastor, cordero a la pastora, calderete, caracoles, chistorra, ternasco asado, pochas, conejo, costillas de cordero a la brasa,…paella. Sí, es verdad, la paella no forma parte de la gastronomía tradicional de Sos, pero en estas multitudinarias concentraciones de ávidos glotones también hay que buscar en el recetario español algún plato que se pueda cocinar en un recipiente grande para poder dar de comer a cientos de personas al mismo tiempo, a la vez que resulte económico, y para ello la paella cumple perfectamente estos requisitos.
En resumen, estas comidas comunales forman parte de la cultura popular y gastronómica de Sos.
 
Chistorra a la brasa para todo el que quiera en las Jornadas Fernandinas de
Sos del Rey Católico

Últimamente Sos ha recuperado muchas tradiciones que habían quedado olvidadas, aunque también es cierto que hay algunas costumbres o tradiciones en el pueblo que no se han conservado por ser totalmente absurdas o incoherentes con los tiempos modernos. Ahora ya no sale el cura con los vecinos de la villa a "ahuyentar" una tormenta, ni se reprende públicamente a un cadáver en su velatorio(ver), pero lo que sí ha perdurado en el tiempo, y lo seguirá haciendo, es la costumbre de reunirse familiares, amigos y vecinos para la celebración de cualquier acto festivo y conmemorarlo con una suntuosa comida, donde los pucheros, en tiempos de escasez y penurias, seguramente serían más frugales que ahora en cuanto a variedad y calidad de productos, pero no en cuanto a la cantidad y los deseos de llenar el estómago en compañía, tanto de gente local como foránea.

Toda la cultura gastronómica de un pueblo se ve reflejada en estas tradicionales comidas comunales y populares donde sólo es necesario una cosa: tener apetito. ¡Buen provecho!
Preparando un calderete para 80 personas
Sos del Rey Católico


Mesa preparada para 100 personas en una calle de Sos del Rey Católico en
una comida de vecinos durante las fiestas patronales.