domingo, 15 de marzo de 2015

DECORACION DE PUERTAS









Las puertas de las viviendas requieren de otros elementos indispensables para su funcionamiento: goznes, cerraduras, picaportes, llamadores... y éstos, igual que los portales que las sustentan, debían ir también convenientemente adornados, contribuyendo de este modo al embellicimiento general del portal.

Puertas tachonadas

Normalmente la puerta se fabrica con gruesos y pesados tablones. Para aumentar su solidez se refuerzan añadiendo herrajes y cantoneras de hierro. Muchas veces estos refuerzos toman la forma de clavos o tachones, distribuídos por toda la superficie de la puerta de forma más o menos simétrica con el fin de dar un toque estético y elegante al conjunto.


La forma de los tachones o clavos son de lo más variado; pueden ser de cabeza redondeada o de cabeza de diamante; estos últimos se colocan generalmente sobre arandelas decoradas con puntas de estrella o de cualquier otra forma geométrica.











Goznes

La puerta se une al quicio de la puerta mediante un herraje articulado que se fija a la hoja y permite que esta gire, son los goznes. Este herraje deberá ser muy sólido y lo suficientemente resistente como para soportar el peso de la puerta, que en algunos portales de casas señoriales o solariegas pueden ser bastante pesadas; además deberán tener una larga vida útil, pues su reposición no resulta nada fácil debido al peso de las puertas, sobre todo, como antes se dijo, en las enormes puertas palaciegas  Los goznes se decoran con puntas y volutas, haciendo juego con el resto de la decoración de  clavos o tachones distribuídos por la puerta, o a gusto del morador o del herrero artesano.


Cerraduras y picaportes

Llaves, bocallaves, cerrojos, cerraduras y picaportes constituyen el sistema de seguridad de las puertas. En todos estos elementos se aprecia el buen oficio de los herreros y cerrajeros, cuya labor ha sido imprescindible en el mundo rural tanto en el ámbito agropecuario como el doméstico. La mayoría de estas piezas llevan algún tipo de decoración, generalmente elementos protectores como cruces, custodias, estrellas, corazones o figuras de animales, cuya intención es reforzar su eficacia.

Una solución artesana, original y económica al cierre de la puerta son las aldabas y picaportes de madera, utilizadas en puertas de segundo orden como las de patios, corrales, cobertizos o huertos. Se componen de algún tipo de leva o pasador, la aldaba, que ajusta en una pieza de madera fijada en la pared o en la hoja de la puerta. Generalizada en el tiempo y el espacio, han tenido una gran aceptación, hasta tal punto de que muchos se han conservado hasta la actualidad.





Picaporte de madera en una cuadra abandonada en la pardina de Vico


Llamadores

Permiten llamar la atención de los moradores de la casa con el ruido que se produce al golpear una pieza de hierro macizo articulada sobre un herraje clavado al efecto sobre la puerta, generalmente un clavo grueso. Los más sencillos y primitivos son aquellos en los que la pieza articulada tiene forma alargada o de aro, pudiendo tener algún tipo de decoración, generalmente incisa. El herraje puede ser un simple clavo o tomar una forma más elaborada, recortado en una plancha de hierro. Posteriormente se popularizó mucho el de forma de puño.
Típico llamador con forma de puño.

En otras piezas el artesano da rienda suelta a su imaginación, elaborando unos llamadores artísticos o de fantasía, cuyas formas imitan las de animales, utensilios o simplemente se explayan en exuberancias de volutas y espirales, con resultados muy estéticos y conseguidos. La variedad de llamadores en Sos es extraordinaria.
















                              Elementos protectores                               


Proteger las casas de las fuerzas sobrenaturales, de aquellas que la razón no alcanzaba a entender y que podían producir males en las personas o miembros del hogar, era una consecuencia natural de la mentalidad de las gentes hasta no hace mucho tiempo; incluso en la actualidad aún quedan personas supersticiosas que recurren a elementos protectores de la vivienda. En algunas viviendas de Sos encontramos protectores de esta índole, aunque en muchos casos su presencia resulta ser más bien testimonial, o es una cuestión de costumbre, o simplemente obedece a un criterio ornamental. Podemos ver desde los relacionados con la religión (monogramas de Cristo, Sagrado Corazón…) hasta los que tienen claro componente pagano (herraduras, lauburus, símbolos solares...)















Puerta con llamadores, cerradura, picaportes y un corazón de Jesús como elemento protector de la casa.


BIBLIOGRAFIA

-BIARGE, FERNANDO Y ANA. Piedra sobre piedra. El paisaje pirenaico humanizado. Arpirelive S.S. Huesca, 2000.
-GIMÉNEZ AÍSA, Mª PILAR. Arquitectura tradicional de las Cinco Villas. Adefo Cinco Villas.Zaragoza, 2008.