jueves, 28 de enero de 2016

LA PILA BAUTISMAL DE LA IGLESIA DE SAN ESTEBAN

Las pilas bautismales son un recordatorio del bautismo cada vez que los fieles entran a un templo. En un principio no podían entrar en una iglesia aquellos que no habían sido bautizados. Así pues, el bautismo debía ser previo al ingreso en el templo, por lo cual la pila estaba fuera del mismo. Así debió ser en origen y se construyeron edificios separados de la iglesia llamados baptisterios, que albergaban piscinas o grandes cubas. Después se introdujo el bautismo dentro de la propia iglesia mediante pilas más pequeñas. Originariamente estas pudieron ser, en algunos casos, de madera o incluso de metal para ser reemplazadas posteriormente por otras de piedra.
En el período románico estaba ya popularizada la pila bautismal, siendo su incorporación al templo una de las acciones más importantes tras la edificación de la iglesia. Por su funcionalidad, y en parte por su volumen, peso y consistencia, han sobrevivido a todo tipo de destrucciones y expolios, de tal manera que es muy frecuente encontrar pilas bautismales medievales como único vestigio románico en templos derruídos o en iglesias totalmente reformadas siglos después y cuya arquitectura original ha desaparecido completamente. Un ejemplo lo encontramos en la ermita de Barués, donde a los pies del templo se ubica una pila bautismal del siglo XII igual que la de la iglesia de San Esteban de Sos del Rey Católico, aunque cabe decir que la pila de Barués procede de otro templo arruinado en la zona de Camporreal, y cuyo propietario la donó. Otro ejemplo lo tenemos, aunque esta vez la pila bautismal se encuentra inservible, en la semiderruida ermita de Ceñito, donde podemos ver rota al pie de la nave, entre los escombros, parte de la misma.
Pila bautismal donde fue bautizado Fernando "el Católico"
Pero sin duda la pila bautismal más significativa, por su belleza, estado de conservación y simbolismo, es la de la iglesia parroquial de San Esteban.
La capilla bautismal de la iglesia de San Esteban alberga esta bella pila románica en forma de flor palmiforme que adopta, en la parte superior, forma de flor cuadrilobulada, lo que hace suponer que pudiera tratarse de una pila del siglo VIII y de origen árabe.
 El pie de la pila es una basa románica tallada en piedra formada por arquitos y garras angulares sobre plinto rectangular, del siglo XII, y sobre el que monta una basa circular decorada con 8 pétalos lisos; desde los centros de cada cara, finos gallones semicirculares se alternan con los grandes semicírculos que conforman los cierres diagonales. La altura total de la pila es de 92 cm., de los cuales 72 cm. corresponden a la copa, siendo su anchura de 1,12 cm. y en la que, según la tradición, fue bautizado en 1452 el futuro rey Fernando el Católico( ver bautizo).
La pila bautismal en su anterior ubicación



La pila se encontraba ubicada al fondo de la nave del lado de la Epístola y en las restauraciones de 1963-1967 se colocó en su actual emplazamiento.
Actualmente sigue cumpliendo su función, bautizándose en ella los niños recién nacidos de la villa.












BIBLIOGRAFÍA

-ABBAD RÍOS, FRANCISCO. El románico en Cinco Villas. I.F.C., D.P.Z. Zaragoza, 1979
-GARCÉS ABADÍA, MÁXIMO. Sos del Rey Católico. Iglesia parroquial de San Esteban. Edilesa, 2001.
En la web:
                        -www.comarcacincovillas.com. El objeto diabólico de las Cinco Villas.
                        -www.romanicodigital.com. Sos del rey Católico