sábado, 2 de mayo de 2015

LAS TRES ALTURAS DE LA CASA: PATIO, PRIMER Y SEGUNDO PISO

 

Las casas tradicionales suelen estar compuestas por un sótano, planta baja o patio, una primera planta donde se ubicaba la cocina y las habitaciones (había casas que disponían de un segundo piso destinado también a habitaciones) y la última planta, conocida vulgarmente como falsa, que se destinaba a granero, secadero y despensa.

EL PATIO DE ENTRADA
El patio o zaguán es el espacio inmediato al que accedemos tras cruzar la puerta de entrada; este espacio resulta ser muy funcional, pues es, a la vez, zona de paso y de acceso y distribución a las diferentes estancias de la planta baja y edificios anexos, por lo que en general suelen ser bastante amplios. Desde el patio una escalera ascendía a la planta superior y otra descendía a la bodega, utilizada para tal fin y también como almacén.

Amplio patio con un  pozo en una esquina. Sos del Rey Católico
Patio en planta baja. Sos del Rey Católico.





















Asimismo, si la vivienda era de un comerciante o artesano, se utilizaba el patio como  tienda o taller de éste, y en caso de ser morada de un agricultor se disponía, en torno al zaguán, todo lo relacionado con la economía y el consumo familiar y con las labores agrícolas: la cuadra, la choza del cerdo, la bodega, la leñera, la despensa, el granero, el pozo, el almacén de aceite, la majadería, el abrevadero, los útiles y aperos de trabajo, algunos productos agrícolas y el “cenicero”, lugar donde se guardaba la ceniza utilizada para blanquear la colada.
El patio de entrada también cumplía las funciones de zona de recibimiento, lugar de encuentros y tertulias con los vecinos o donde realizar algunas labores agrícolas, como el descacarillado.
El suelo de los patios de los hogares humildes era simplemente de tierra pisada; otros, en casas de mayor rango, suelen estar enlosados o empedrados con cantos rodados o ruejos colocados de manera que forman atractivos y artísticos dibujos, algunas veces muy recargados y complejos.
Patio con el suelo empedrado formando dibujos. Sos.
Patio combinando losas y empedrado. Sos del Rey Católico.

 En ambos casos, tanto la losa de piedra como los ruejos, se asientan sobre un mortero de barro, constituyendo un pavimento pesado y firme, que ofrece gran seguridad contra el deslizamiento, por lo que se prefiere en los lugares transitados por caballerías. Pero este tipo de suelo es de difícil limpieza y conservación, por lo que muchos de ellos han desaparecido. No obstante, afortunadamente aún se conservan algunos de ellos, mostrando la gran calidad de sus trabajos.







Empedrado en el patio del Palacio Español de Niño. Sos del Rey Católico
                                          

EL PRIMER PISO
En el primer piso se encuentran la cocina y los dormitorios. La cocina es la pieza fundamental de la casa, donde está el hogar, centro de convivencia y testigo de acogedoras veladas en torno al fuego. Allí, junto al fuego, es donde las familias pasan el resto del día una vez terminadas las labores del campo o el trabajo diario; allí, al lado del fuego, se cocina, se come, se comentan los problemas de la casa y del trabajo, se habla de la economía familiar, se educa a los hijos con las enseñanzas ancestrales legadas por los mayores, se discuten los problemas, el porvenir de los hijos, se cuentan historias de antepasados, cuentos, leyendas, se reza,... en fin, es el centro neurálgico de la casa y el punto de encuentro de sus moradores

Cadiera alrededor del fogaril


                               Este “fogaril” solía situarse junto a la pared exterior o en el centro de la sala y solía tener forma cuadrada y estar situado bajo el gigantesco paragüas de una  chimenea o rialda de ancha boca y forma cónica; en él se coloca la losa de arenisca o rodena para el fuego, en sus ángulos se suelen poner los morillos , barrotes de forja empotrados en el suelo que impiden que los troncos se deslicen fuera y rueden, y colgando de la chimenea el “canaril”, los cremallos o calderizos (cadenas que sostienen el caldero donde se guisa sobre la lumbre).Para guardar la ceniza se coloca en la pared el cenicero. Muchos otros utensilios complementaban la cocina tradicional: sujeta a la pared está la “espedera”, en cuyas estanterías se colocan pequeñas vasijas, los “espedos” de hierro para asar la carne ensartada y los “trébedes”, usados para sostener sobre el fuego las perolas;el aparador donde se guardaba la vajillería; las mesas de “pata de lira” que servían de escritorio en las casas principales; los arcones con el ajuar doméstico, las mesitas tocineras donde se aviaban los menudos de la matanza del cerdo, fuelles, candiles y otros utensilios completaban la cocina.
Alrededor del fogaril se extendía  un banco para sentarse, conocido como cadiera, con sus pequeñas mesas abatibles para comer, la cantarera de arquillos o los armarios vajilleros acoplados en otro muro, el masador y, a veces, unas ventanas con banquillos (festejadores) donde conversar y coser (todos ellos, espacios dedicados a la trasmisión de la cultura).
Habitación con alcoba




Contiguos a la cocina, para aprovechar el calor del fogaril, se encuentran los dormitorios que, a veces, son habitaciones independientes y otras están dispuestas a modo de alcobas en el interior de una sala.
                                                                                

EL SEGUNDO PISO
En la segunda planta puede haber más dormitorios o situarse directamente la falsa, espacio abuhardillado que ocupa toda la extensión de la planta, bajo la techumbre, y que suele servir de almacén de alimentos, secadero de grano y lana, y de“trastero”.
LA ESCALERA

Patio. Escalera de acceso al primer piso. Sos del Rey Católico
La escalera es un elemento espacial de cierta importancia como zona de paso o unión, cuya función es facilitar el acceso al piso superior. En un principio no se le dio mucha importancia a la escalera, simplemente la que requería por ser un elemento indispensable de acceso a otras plantas, pero con el paso del tiempo fue adquiriendo cierto peso en el aspecto decorativo de la vivienda, hasta el extremo de llegar a definir y diferenciar  el bienestar, el confort y la ostentación. La balustrada, generalmente de madera, tiene especial interés, pues pueden encontrarse casos de excelentes trabajos de talla muy sofisticados.
Escalera de madera en La Mora Baja
Listones de madera en el borde. Sos.


La escalera se solía cubrir con el mismo tipo de pavimento que el resto de la casa y con un listón de madera en el borde, aunque el primer tramo suele ser de piedra. En las casas más humildes se confeccionaba con sencillas tablas de madera.


Preciosa escalera adornada con cerámica y balaustrada trabajada en madera. Sos del Rey Católico.




BIBLIOGRAFÍA

 -BIARGE, FERNANDO Y ANA. Casa por casa. Detalles de la arquitectura rural pirenaica. Arpirelieve. Huesca, 2001.

-GIMÉNEZ AÍSA, Mª PILAR. Arquitectura tradicional de las Cinco Villas. Adefo Cinco Villas. Zaragoza, 2008.