domingo, 15 de febrero de 2015

LAS PUERTAS

La casa suele tener una única entrada que se abre en la fachada mejor orientada y más soleada, muchas veces en el eje central, buscando la simetría del edificio.
La puerta suele ser el elemento más importante de la fachada, y por ello es la zona más rica y profusamente decorada de la fachada; su ornamentación y los materiales empleados reflejan tanto la posición social de la casa como los modelos estéticos del momento. Generalmente se remarca con sillares, decorados o no, a veces rodeada de molduras o festones, remarcada con columnas o coronada con frisos y frontones de estilo clásico, sobre cuyos mencionados elementos se tallan inscripciones y blasones o se esculpe algún tipo de adorno, como figuras humanas o motivos vegetales.
Dintel recto de madera apoyado en ménsulas


Dintel recto en piedra con dovelas trapezoidales

                   La puerta adintelada es la más común, aunque también son abundantes las de medio punto, pero pueden tomar diversas y variadas formas. Generalmente el dintel se adorna con algún motivo o inscripción tallada y puede ser de una sola pieza o estar compuesto por varias dovelas trapezoidales, dispuestas en forma radial. Muchas veces el elemento horizontal se apoya sobre ménsulas talladas que lo realzan, dando a la puerta un perfil característico. El dintel recto labrado es propio del gótico, aunque se ha seguido utilizando con bastante frecuencia desde entonces.
Preciosa puerta con dintel labrado y enmarcada por columnas,característica del gótico. 


Puerta con detalles labrados



                          El arco de medio punto dovelado, con sus grandes sillares, es propio de la época medieval. Constituye una de las soluciones más antiguas al hueco de entrada, aunque nunca ha caído en desuso dada su belleza estructural y las posibilidades que ofrecía en un mundo esencialmente práctico como el rural, ya que la gran altura que puede alcanzar permite el paso de una caballería aparejada hasta el interior del patio, sirviendo también como un gran foco de luz natural para iluminarlo.
Arco de medio punto
Arco de medio punto

Puerta con arco ligeramente apuntado con grandes dovelas

El arco, por lo general está compuesto por varias dovelas, en número, tamaño y formas variables, mostrando de este modo la categoría social de la casa. El arco apuntado u ojival es el formado por dos porciones de arco que se cortan formando una punta en la clave, siendo de tradición medieval, y es una fórmula menos frecuente que el de medio punto, configurando un hueco esbelto y de aspecto delicado.
Puerta en arco apuntado con grandes dovelas
Portal en arco de medio punto moldurado

Existen en la Villa otros tipos de arco, según la moda y el gusto del cantero. Pueden verse arcos rebajados en muchas puertas de los siglos XVI y XVII, y otras en arco escarzano en las construcciones del XIX; también encontramos arcos deprimidos y carpaneles. Es decir, que la variedad de arcos que podemos hallar en Sos es bastante notable. En un nivel más modesto y en los edificios agropecuarios y entradas de cuadras existen puertas con dinteles rectos a base de un sencillo madero.
Puerta con arco escarzano
Puerta con arco escarzano


Puerta con arco carpanel

En esta entrada de corral un sencillo madero recto conforma el dintel de la puerta. La Mora Baja.




BIBLIOGRAFIA

-Biarge, Fernando y Ana Biarge. Casa por casa. Detalles de la arquitectura rural pirenaica.  Arpirelieve. Huesca, 2001.

-Biarge, Fernando y Ana Biarge. Piedra sobre piedra. El paisaje pirenaico humanizado. Arpirelieve S.A. Huesca, 2000.