sábado, 17 de septiembre de 2016

LAS FUENTES


Apenas el 2,5% del agua del planeta Tierra es agua dulce, y de esta el 70% está congelada. Pero resulta que del pequeño porcentaje que nos queda sólo una mínima parte corre sobre la superficie, pues la mayoría discurre bajo tierra. Podemos decir que casi hay 100 veces más agua bajo la tierra que corriendo por ella.
Estas aguas subterráneas almacenadas en grandes bolsas a mucha profundidad en ocasiones buscan salida al exterior de la corteza terrestre, dando lugar a los manantiales, tan imprescindibles y necesarios para la vida.
En Sos, donde prácticamente toda la comunidad se ha dedicado desde siempre a las labores agrícolas y ganaderas, la vital necesidad de beber, tanto de los propios habitantes como de los animales de tracción, de desplazamiento y el ganado de pastoreo, les llevó a observar que había lugares en la comarca donde el agua manaba de una manera constante de las profundidades del terreno. Rápidamente agudizaron el ingenio y acondicionaron esos manantiales con un caño, teja, pila o muro para darle diversos usos según sus necesidades, surgiendo lo que en su día fueron nuestras fuentes, abrevaderos o lavaderos.
            Antes de la instalación del agua corriente en los hogares, estos manantiales fueron el lugar de donde se abastecía la población para el consumo doméstico, para hacer la colada, para dar de beber a sus caballerías, al ganado, e incluso para regar sus cultivos.
         Los gobernantes renacentistas y los ilustrados se preocuparon por abastecer de agua potable a la Villa. Agua clara y abundante, encauzada desde donde emergía, potable y cristalina para personas y animales; limpia para lavar la ropa y separando dos espacios: para frotar y para aclarar. De las pozas del lavadero, el agua sobrante (antes el jabón se hacía de grasas y mantecas rancias) todavía era utilizada para regar los pequeños huertos.
 Estos manantiales crearon una sociabilidad claramente dividida por sexos, pues las fuentes y lavaderos fueron los espacios eminentemente femeninos mientras que los abrevaderos eran los lugares absolutamente masculinos.
 Las fuentes fueron, en su día, el punto de reunión y de encuentro de los chicos y chicas del pueblo. Allí acudían varias veces al día, enviados por sus progenitores, a recoger agua en sus cántaros para abastecer las necesidades domésticas de casa. Muchas veces la presencia en la fuente no era justificada por mandato familiar, sino que era excusa para poder ver o hablar, fuera de las miradas indiscretas de los mayores, con esa chica o chico que desde hace algún tiempo les quitaba el sueño o incluso, y así ha sido en numerosas ocasiones, para declararse amor.
Con la paulatina llegada del agua corriente a los hogares las visitas a estos espacios acuíferos se fueron reduciendo hasta desaparecer por completo, y con ello quedó extinguida esa entrañable sociabilidad que únicamente perdura en la memoria de todos aquellos que en su día, de jóvenes, se acercaron a una fuente con un cántaro bajo el brazo.
 Una fuente, como cualquier otro recurso del ser humano, si no se le da una utilidad termina por ser abandonada a su suerte. Actualmente las fuentes, lavaderos y abrevaderos, al no ser ya punto de encuentro de personas, son, sobre todo, patrimonio ornamental, simbólico y social.
El estado de conservación de la mayor parte de las fuentes del término municipal de Sos es calamitoso. En algunos casos se ha desviado el cauce primitivo porque suponía una molestia para alguna explotación agrícola y se canalizaban sus aguas encaminándolas a una acequia o un barranco que impidiera su encharcamiento; en otros se han secado por la acción humana o por largos períodos de sequía.
En la pérdida del origen del manantial han podido influir las antiguas técnicas de reforestación de montes por aterrazamiento, la roturación salvaje de terrenos o la labor de los campos con utensilios de gran profundidad, el soterramiento para la construcción de una carretera o vivienda o, sencillamente, su total desaparición debido a las guerras sufridas durante siglos.
Pero todo no es dejadez; el Ayuntamientote de la Villa se ha preocupado por restaurar y acondicionar alguna de nuestras fuentes, sobre todo las de mejor accesibilidad para las personas y las de mejor calidad de agua, así como las que manan con una constante y abundante fluidez.
La localización de alguna de las fuentes de Sos no ha sido una tarea fácil, pues en primer lugar hemos tropezado con la dificultad de que a un mismo manantial se le otorgan varias y distintas denominaciones: bien toma el nombre del término donde está ubicado, o lo toma del primer propietario de las tierras o de otro posterior, o de ambos, o de algún motivo histórico, constructivo o de otra índole. A esta dificultad hay que añadir que la mayoría, al estar abandonadas y olvidadas desde hace muchos años, son difíciles de recordar en la memoria de las gentes de Sos, y menos aún su ubicación exacta, y si a esto le sumamos las sucesivas transformaciones que han ido sufriendo los terrenos y el paisaje con el paso de los años, no es de extrañar entonces que su búsqueda haya sido una tarea ardua y laboriosa.
Algunas de las fuentes han desaparecido sin que quede el más mínimo rastro de ellas, pero se sabe de su anterior existencia por menciones que se hacen en algunos viejos escritos, documentos, guías, planos o mapas. 
 Por último, comentar que el total estado de abandono que sufren alguna de estas fuentes, hacen que la visibilidad y accesibilidad al origen del manantial sea extremadamente difícil, pues la maleza y las zarzas han cubierto todos los alrededores, mimetizándose con el terreno y haciendo que el camino hasta ellas sea, en ocasiones, una peligrosa lucha contra la naturaleza y un riesgo para la integridad física personal.
Sabiendo que me dejo más de una en el tintero nombraré todas las fuentes que he podido recoger de la memoria de los habitantes de Sos y documentos antiguos, así como el acceso a alguna de ellas, dejando para el final las más conocidas, concurridas y, como antes dije, restauradas y bien acondicionadas.
Fuentes del término municipal de Sos
Fuente Alta. Desaparecida. La menciona Madoz en su diccionario geográfico histórico de 1845. Su ubicación era contigua a la muralla en su parte sur, próxima al Portal de la Reina, por lo que también se conoce a este portal como “de La Fuente Alta”.
Fuente Aragón
Fuente Aragón
Mencionada como abrevadero en las vías pecuarias de Sos (1940), en la cañada Real a Sangüesa.
Salimos de Sos por la A-127 en dirección a Sangüesa, y 60 metros antes de llegar al desvío de Navardún, a nuestra izquierda tenemos un camino, es el sendero histórico G-1 que nos lleva hasta Castillo de Añués. Pasadas las ruinas de Añués y siguiendo por el mismo camino en dirección al canal de las Bardenas, entramos en el término llamado “el Chaparral”, y en el mismo suelo, a la derecha del camino, encontramos el manantial. Es una construcción tipo abrevadero, con poza de piedra a ras del suelo. Mana por tres chorros y su pequeño cauce se pierde entre las tierras de cultivo colindantes, vertiendo sus aguas en el Onsella. Desconocemos la potabilidad del agua pero a buen seguro que no sea potable por manar en medio de grandes áreas de cultivo y ya sabemos la cantidad de pesticidas que actualmente se usan en la agricultura. Mejor no probarla.
          La fuente aparece documentada ya en el siglo XV. ("..et pezas en Fuent Aragon". A.H.P.S. 16 de diciembre de 1441. Miguel Martínez de Sada, f. 74v.)
Fuente Bellaco
Fuente Endul (Fuenteendum) Ubicada en la partida de El Chaparral. Está documentada en 1478 como fuente Endun y en 1851 como Fuenteendum
Fuente Escorrón. Desaparecida. Se encontraba en el actual despoblado de Ceñito, como así se indica en la documentación existente de mediados del siglo XIII.
Fuente de Atalanes. Documentada en 1488
Fuente de Barués
Fuente de Ceñito. Desaparecida, habiendo estado ubicada en este término, como así es mencionada en un documento del año 1252 en el Archivo de la Catedral de Pamplona[1].Probablemente se trata de Fuente Escorrón, sita en el mismo lugar.
Fuente de Fonfria
Fuente de Juan Gayarre
Fuente de Petremeco. Desaparecida. Se encontraba en las proximidades de Sosito, no muy lejos de la fuente Portillas[2]
Fuente de Pullizoviton
Fuente de Pullizoviton.
Salimos de Sos por la A-127 en dirección a Zaragoza y ascendemos el puerto de Sos hasta su coronación para tomar la carretera de Uncastillo. Continuamos por esta carretera hasta llegar a otro alto donde se encuentran los molinos. A nuestra izquierda veremos el vallado del coto de ciervos. Entramos por el camino que hay justo entre el vallado y la carretera y, en sentido contrario al que veníamos, o sea, en dirección a Sos, recorremos unos 60 metros por este camino y a nuestra derecha veremos la fuente de Pullizovitón. Hay que fijarse muy bien, pues al estar abandonada, las hierbas y la maleza la han cubierto casi por completo y se confunde con el terreno. Al igual que la fuente Aragón, es una construcción en piedra tipo abrevadero, aunque ésta no está a ras del suelo, y su uso sería, con toda seguridad, para labores agropecuarias y para el ganado. Tiene un solo caño del que mana un escaso, pero continuo “gota a gota”, y el agua sobrante del abrevadero apenas discurre unos metros por el terreno, pues es rápidamente absorbida por el mismo. Se desconoce su potabilidad, pero actualmente solo es usada por las aves y animales del monte.
Lavadero de Sofuentes

Fuente/lavadero de Sofuentes
Fuente de Sofuentes. Se aprovechó el manantial para construir lavaderos públicos con dos espacios: para lavar y aclarar la ropa. En las piedras del muro de la fuente quedan restos romanos epigrafiados.
Restos epigráficos romanos en el mural de la fuente. Sofuentes.



  Fuente de Sosito. Desaparecida. Ubicada en el término de Sosito. Aparece documentada en 1441
      Fuente de Struron. Desaparecida. Estaba ubicada en el término de Ceñito, y en el año 1350 era propiedad del obispo de Pamplona[3]
Fuente de Ulleta
Fuente de Valentuñana
Salimos de Sos en dirección Sangüesa por la a-127 y tomamos el desvío de Navardún para una vez en él tomar a nuestra derecha el desvío que nos lleva al convento de Valentuñana. Antes de llegar al convento y tras cruzar un pequeño puente, a nuestra izquierda encontramos una chopera. En mitad de ella se encuentra la fuente donde según la leyenda apareció la Virgen. Actualmente no mana agua y está en proceso de reconstrucción.
Fuente de Vico o de Val de Vico
Tomamos dirección Sofuentes, y tras pasar Mamillas, a un kilómetro aproximadamente giramos a la izquierda en dirección a Vico, junto a una nave situada a nuestra izquierda (no hay ninguna señalización que nos indique la dirección a Vico) Es un camino de tierra, y por él circulamos unos cien metros, en ligero descenso, y cuando veamos que el camino cruza el arroyo nos detenemos. La vegetación, haciendo contraste con los campos de cultivo, nos indica claramente cual es el camino a seguir. Seguimos la linde del campo que va paralelo a la frondosa vegetación que acompaña el arroyo hasta una zona, un poco más amplia, en la que encontramos unos chopos, aproximadamente a la altura de la última casa de la pardina de Vico, que veremos a nuestra izquierda. Aquí se encuentra la fuente, que podemos escuchar cómo mana, pero imposible de visualizar, ya que es prácticamente imposible penetrar por la cantidad de maleza, zarzas, juncos y otros arbustos espinosos que cubren sus alrededores. Un agricultor de la zona nos comenta que no es potable, y que su curso es una trampa para el ganado, no siendo la primera vez que ha caído un cordero al agua y no ha podido salir, ahogándose y pudriéndose allí en el arroyo. Igualmente es una trampa para las personas: ¡ojo dónde se pone el pie!
Curiosamente, tras el comentario de este agricultor, me vino a la memoria la imagen de una oveja ahogada en las mismas circunstancias en el cauce del barranco de Arbe a su paso por la Retadolla, sin duda otra trampa mortal para el ganado.
Oveja ahogada en el barranco de Arbe a su paso por la Retadolla


Fuente del Batán o del Acueducto
Llamada así porque en tiempos había un batan en este lugar, aprovechando el curso del río Onsella. También se conoce a esta fuente como la del Acueducto, por estar situada bajo dicha estructura del canal de Bardenas construído sobre el río Onsella.
Filtraciones en la fuente del Batán

Fuente del Batán
Para llegar al sitio debemos tomar la carretera que va a Sangüesa, y al llegar al canal de Bardenas tomamos el camino de servicio que transcurre paralelo al mismo. Continuamos por este camino hasta llegar a una gran curva, casi de 360 grados y en bajada. Una vez aquí veremos al frente el acueducto del canal, y a nuestra derecha una chopera en la que apenas quedan árboles porque han sido todos talados. Entramos en la chopera y bajo el camino por el que hemos venido encontramos la fuente. De ella manan dos caños con abundante agua potable. Esta reformada con paredes de cemento y todavía puede leerse una pintada en uno de sus muros, testigo mudo de lo que no hace mucho tiempo era un lugar de recreo y esparcimiento para excursionistas y gente que iba a pasar allí el día: “lave aquí los platos. Gracias”. El agua sobrante se abre camino entre la chopera formando un pequeño arroyo que desemboca en el río Onsella, apenas a 50m.de la fuente.
A unos 40m a la izquierda de la fuente observamos unas filtraciones que manan en el terreno juntando sus aguas con las de la fuente.(sólo en caso de lluvias)
Fuente del Conejo
Fuente del Corral de Valdoscura
Fuente del Hornero
Fuente del Montico
Fuente del Puente de Uncastillo o “del Piojo”.
Actualmente desaparecida. Se llama así por estar ubicaba bajo el Puente románico de Uncastillo. Situándonos en el cauce del río bajo el Puente de Uncastillo y a unos 30 m. en el margen izquierdo vemos unas escaleras excavadas en la roca; son los únicos restos de la mencionada fuente. Mucha gente se pregunta la razón de estos escalones que parecen inacabados, pues no llegan al cauce del río, ya que si así fuera, se entendería su función de poder bajar hasta el cauce por dichos escalones. La razón es que estas escaleras llegaban hasta el lugar donde manaba la fuente y que con las crecidas del arroyo en el transcurso de los años terminó haciéndola desaparecer, de ahí la razón por la que parece que los escalones van “a ninguna parte”.
Escalones de la desaparecida fuente del Puente

Coloquialmente se llamaba fuente del piojo porque este era el lugar donde las mujeres de la villa traían la ropa de sus casas para “sacudir”, lavar y desalojar de la misma estos desagradables e incómodos insectos.
Fuente del Riguel.
Saliendo de Sos en dirección a Sangüesa, tras las antiguas piscinas municipales mana, desde dos puntos distintos pero muy próximos entre sí, la fuente del Riguel. Este lugar primero se habilitó como lavadero público y más tarde se construyeron las primeras piscinas municipales de la Villa. En el interior del recinto municipal se realizaron dos tomas de agua del manantial y se construyeron sendas fuentes, en piedra, para consumo y disfrute de los usuarios de las piscinas.
Manantial del Riguel
Manantial del Riguel



Construcciones de fuentes en las antiguas piscinas municipales, hoy abandonadas.

Fuente del Ruejo
Fuente del Santico
Fuente del Tobo
Fuente de la Carmela
Fuente de la Chucarrina. 
Solo mana por filtraciones en tiempo de lluvias, por lo que no puede considerarse como fuente, sino como el origen de un manantial en épocas lluviosas. Para acceder a ella tenemos que tomar la carretera vieja a Uncastillo y llegar al kilómetro 4, justo donde ésta se estrecha para cruzar una vaguada. Giramos a la derecha por un campo de cultivo y marchando paralelos a la vaguada y a unos 200 metros encontramos el origen del manantial, que no tiene obra alguna, y podremos verlo manar si, como antes dije, coincidimos con época lluviosa.
Fuente de la Gregoria
          Fuente de la Higuera. Al sur de la Valtriguera, en la linde de Sos con los términos de Carcastillo y Castiliscar, documentada en 1514 como la fuente de Figarol (higuera pequeña)
Fuente de los Asnos. Desaparecida. Los jurados de Sos se la arrendaron a Gil López en 1504[4], junto con otras fuentes
Fuente El Pino
          Fuente Escopizar. Aparece en la toponimia de Sos, ubicada en el término del mismo nombre, entre Castillo Barués y Novellaco
Fuente La Vacía
Fuente Manisterra (abrevadero). Nombrada en las vías pecuarias de Sos (1940), perteneciente a la Cabañera Real de Undués a Sangüesa
Fuente Novellaco
Fuente Pierres
Fuente Portillas. Desaparecida. Su ubicación era a la entrada del desvío a Undués de Lerda. Un documento de 1471 hace referencia a ella diciendo que por ella se va al molino de Sosito[5]
Fuente Pozo Redondo (abrevadero). Se menciona en las vías pecuarias de Sos (1940). Situada en el Cordel de Pozo Redondo.
Fuente salada de Las Navas
Fuente Zarecos
Balsa de Billera. Desaparecida. Los jurados de Sos se la arrendaron a Gil López en 1504[6]
            Fuente de Navas.Desaparecida. Aparece documentada en el año 1474[7]
Fuenteudun. Desaparecida. Documentada en el año 1478 como Fuent Endul y en 1851 como Fuenteendum[8], estaba ubicada en los terrenos cercanos a la carretera Sos-Sofuentes.
Fuente Atalanes. Actualmente desaparecida. Ubicada en el término de Atalanes.[9]
Fuente de Mamillas. Desaparecida. Ubicada en dicha localidad[10]
Fuente de BuxenyasDocumentada en 1502. En el camino de Sos a Peña[11] 
Fuente el Puen. Aparece documentada en 1851[12]
Fuente del perjurio, o de La Bóveda, del juramento, del mal de amor, del sombrero...
Para llegar a esta fuente tenemos que tomar la carretera de Navardún y desviarnos hacia Undués de Lerda. A exactamente 1500m del desvío encontraremos un camino a nuestra derecha en el que veremos una señal, en madera, que nos indica: “fuente de la Bóveda. 2 minutos”. Una vez aquí hay que poner especial atención: a nuestra derecha hay un camino y a nuestra izquierda otro, que en subida nos lleva a unos campos de cultivo. Aunque la lógica parece indicarnos que deberíamos tomar el de la derecha, es por el de la izquierda por el que debemos continuar y seguir por el trazado que hay justo entre dos campos. Tras recorrer unos cien metros, a nuestra derecha encontraremos la fuente de la Bóveda, llamada así por su peculiar construcción, o también llamada del Perjurio, del Juramento o del mal de amor, según cuenta la leyenda medieval que aparece escrita junto a la fuente y que narramos en la entrada de “cuentos y leyendas”
Fuente de la Bóveda
Alegóricamente algunos vecinos de Sos la llaman la fuente “del sombrero”, pues en la parte derecha de la construcción del arco existe una piedra descollante sobre la cual, antiguamente, las personas que se disponían a beber o a coger agua, dejaban su sombrero, y así evitar que éste se cayera de sus cabezas cuando se agachaban en la fuente.
Fuente de Valmediana
Salimos de Sos por la A-127 en dirección a Zaragoza, y a 2,600 Km., pasado el P.K.89, llegamos, a nuestra derecha y entre pinares, a la fuente de Valmediana, llamada así por estar ubicada en el barranco del mismo nombre. En realidad esta fuente mana un poco más arriba, en medio del monte, pero se optó por canalizar su agua hasta el pie de la carretera para mayor comodidad. Tiene un solo caño y actualmente no mana agua.

Fuente de Calderón
Saliendo del municipio por la A-127 en dirección a Zaragoza y tras pasar la gasolinera, a unos pocos metros de distancia encontramos un camino a nuestra izquierda, que en bajada nos lleva hasta la fuente de Calderón. Esta fuente, bien restaurada en piedra, ha sido acondicionada como área de esparcimiento y descanso, con mesas y bancos y con información sobre la fauna y flora de los alrededores. Tiene dos caños de los que mana agua potable constantemente. En la noche de San Juan la gente de Sos viene a esta fuente a “Sanjuanarse”.
Fuente de Calderón
Fuente de Calderón


Fuente de la Retadolla
Saliendo de Sos por la A-127 en dirección a Sangüesa, y tras pasar el desvío de Navardún, nos encontramos en la carretera con una curva a la izquierda. Al comienzo de esta curva y a nuestra derecha hay un camino que, en ligera bajada nos lleva hasta una chopera donde se encuentra la fuente de la Retadolla, llamada así al tomar el nombre de la partida en la que está ubicada. Este manantial, con tres caños, está construído en piedra y su agua es la de mejor calidad de todas las fuentes del municipio. Mana con fluidez todo el año y suele estar bastante concurrida.
Fuente de la Retadolla



BIBLIOGRAFIA

-Abellá Samitier, Juan. Selección de documentos de la villa aragonesa de Sos (1202-1533) I.F.C., (C.S.I.C.) Excma. Diputación Provincial. Zaragoza, 2009.
-Biarge, Fernando y Ana. Piedra sobre piedra. El paisaje pirenaico humanizado. Arpirelieve S.A. Huesca, 2000.
-Cortés Valenciano, Marcelino. Toponimia de Sos del Rey Católico. Cuadernos de Aragón, 58. I.F.C. Excma. Diputación de Zaragoza. Zaragoza, 2015.
-Fernández Otal, J.A. Las vías pecuarias y la ganadería trashumante de las Cinco Villas, en “VI jornadas de estudios sobre las Cinco Villas”. I.F.C., Ejea de los Caballeros, 1990.
-Fernández Pérez, Gregorio. Historia de la Iglesia y Obispos de Pamplona, Real y Eclesiástica del Reino de Navarra. Dpto. Hª. Universidad de Navarra. Imprenta Repullés. Madrid, 1820.
-Gavín Lanzuela, Mª Luisa. Coord. Catálogo de pueblos y municipios de Aragón. Estadística de población y nomenclaturas toponímicas entre 1900 y 2004. IAEST. Gobierno de Aragón. Zaragoza, 2005.
-Goñi Gaztambide, José. Catálogo del archivo catedral de Pamplona. T. 1. (829-1500) I.P.V., D.F.N. Pamplona, 1965.
-Labaña, Juan Bautista. Itinerario del Reino de Aragón. Estudio previo de Antonio Paulo Ubieto Artur. Anubar. Zaragoza, 1992.
-Madoz, Pascual. Diccionario Geográfico Estadístico Histórico. 1845-1850. Edición facsímil. D.G.A. Valladolid, 19885.
-Mapa cartográfico de Sos del rey Católico. Año 1928. Gobierno de Aragón.
-Martín Duque, Angel J. Documentación medieval de Leire(siglos IX a XII). Pamplona, 1983.
-Miñano y Bedoya, Sebastián. Diccionario Geográfico y Estadístico de España y Portugal (1826-1828) T. VIII. Imp. De Pierara. Madrid, 1827
-Pérez de Ciriza, Fortún. Documentación medieval de Leire: catálogo (s. XIII al XV).
-Rábanos Faci, Carmen. La arquitectura popular aragonesa. Enciclopedia temática de Aragón, Vol. XIII. Ed. Moncayo. Zaragoza, 1986.
-Sagaste, Fernando y Manuel Serrano. Paseos naturalísticos por las Cinco Villas. Prames. Zaragoza, 2008.
-Toponimia de Sos del Rey Católico. Gobierno de Aragón.
-Tuñón de Lara, Manuel. Textos y documentos de historia antigua, media y moderna hasta el siglo XVII. Historia de España. T. 11. Labor, S.A. Barcelona, 1991.




[1] A.C.P. II, Epi. 7.
[2] A.H.P.S., Martín de Ampiedes, p. 394, ff. 80-81v.
[3] A.C.P., IV Episcopi 30, ff. 27-33v.
[4] A.H.P.S., Miguel de Sen, p. 461, f. 62.
[5] A.H.P.S., Martín de Ampiedes, p. 394, ff. 80-81v.
[6] A.H.P.S., Miguel de Sen, p. 461, f. 62.
[7]A.H.P.S. Martín de Ampiedes. p. 394, f. 107v.( "...una pieza en Fuent de Navas")
[8]A.H.P.Z. Cuaderno de Amillaramiento de Sos, año 1851, f. 79r.
[9]A.H.P.S., Juan Zareco, p. 429, f. 43v.,15 de septiembre de 1488.
[10] A.H.P.S.,Juan Zareco, p. 429, f. 48r., 14 de octubre de 1488.
[11] A.H.P.S., Bartolomé Español, p. 484, f. 34r.& de noviembre de 1502.