viernes, 17 de noviembre de 2017

ANONIMOS, FIRMANTES Y DONANTES. MARCAS DE CANTERO




En la época románica, los teólogos reflexionaron sobre el arte y muy especialmente sobre su belleza- como reflejo de la belleza de Dios, causa de todas las bellezas-, pero apenas dijeron nada ni del trabajo ni de la consideración de aquellos que creaban dicha belleza, los artistas. El hombre que trabaja con sus manos, llámese artesano o artista –artifex practice, en definitiva-, no es el verdadero creador de una obra, o al menos no es a quien la Edad Media tuvo más aprecio. El arquitecto, que piensa el edificio, es superior al albañil que lo realiza en materia, y por eso es el verdadero artista, el artífice teórico (artifex theorice) Así se considera también al individuo, que en el ámbito de las artes figurativas, por lo común un religioso (obispo, abad, monje) habla, entiende, idea los programas iconográficos de las decoraciones murales, de los retablos, de los relieves de una fachada o de los capiteles de un claustro. El artifex practice fue siempre el hermano menor del artifex theorice, el sabio.
Iglesia de la Magdalena. Tudela (Navarra)

  Generalmente del artifex practice de una obra apenas ha quedado rastro alguno, ni tan siquiera documental; no puede afirmarse, como en muchas ocasiones se ha hecho, que el románico fuera un ser anónimo. El tipo de relaciones laborales de la época, el nomadismo de muchos de los artífices y la pérdida de innumerables obras y de documentación, han sustraído a la historia los nombres de aquellos que sin duda desarrollaron su trabajo con alta estima profesional, puesto que antes que nada, en los siglos del año 1000 a una obra artística, fuese la que fuese, se le exigía un sólido, preciso y perfecto oficio. A este supuesto anonimato contribuyó sin duda la inicial obligación de los monjes artistas de practicar la humildad ante el temor de asemejarse al Creador, obligación compartida en ocasiones por los seglares, lo cual sin embargo no impidió que alguno de los que levantaban edificios, labraran capiteles, o dejaran la huella de su arte en los murales, labrasen o pintasen su nombre y a veces, las menos, aduladoras palabras en aquellas obras pensadas para durar.
No siempre las inscripciones que certifican la autoría de una obra son, ciertamente elogiosas, ni tan siquiera extensas como lo es, por ejemplo, la del maestro Mateo en los dinteles del Pórtico de la Gloria. La mayoría de ellos se reducen a los lacónicos “hizo esto” (hoc fecit) o “me hizo”( me fecit) y poco más, tal como se lee en el ábside del evangelio de la cripta de Santa María del Perdón, en Sos: ”A(NNUS) D(OMI)NE M.CCC.LXX y III FIZO PINTAR D(OMI)NI GUYLLEM DE SANT GIL Y SU M(U)LLER ELVIRA LONGAS A LOS QUAL(E)S DE DIOS PA(RA)YSO AMEN” ( Año del Señor de 1373 hizo pintar Guillen de San Gil y su mujer Elvira Longas a los cuales de Dios Paraíso. Amen), o en el libro abierto que tiene entre sus manos la estatua columnaria de María en el pórtico meridional de Santa María la Real de Sangüesa: MARIA MATER XPI LEODEGARIUS ME FECIT; y en el bisel inferior del retablo de la iglesia parroquial del pueblo oscense de Chía en el que se lee: IOH(ANNES)PINTOR ME FECIT.
Abside del evangelio de la cripta de Santa María del Perdón. Bajo la cruz de consagración puede observarse la inscripción del artista.

             En menos ocasiones se afirma la calidad del trabajo (hoc opus insign), la nobleza del insigne (hoc nobie facit opus), e incluso su santidad, tal como se lee en el epitafio de Pedro Deustambem, un poco anterior seguramente a 1148, en su sepulcro de San Isidoro de León: HIC REQUIESCIT PETRUS DE DEO, QUI SUPERAEDIFICAVIT ECCLESSIAM HANC. ISTE FUNDAVIT PONTEM, QUI DICITUR DE DEUS TAMBEN, ET QUIA ERAT MIRAE ABSTINENTIAE, ET MULTIS FLOREBAT MIRACULIS OMNES EUM LAUDIBUS PRAEDICABANT. SEPULTUS EST HIC AB IMPERATOR ADEFONSO ET SANCIA REGINA. Es decir: “Aquí reposa pedro Deustambem, que sobreedificó esta iglesia. El mismo construyó un puente, llamado de Deustambem; y porque era varón de admirable templanza y se distinguía por sus muchos milagros, todos lo elogiaban. Aquí está sepultado por el emperador Alfonso y la Reina Sancha”
El artista, sin embargo, no sólo se identifica con su nombre adjetivado con más o menos orgullo, o con las marcas de taller. En la época románica no son extrañas su representación en el momento de ejecutar su labor, como ocurre, por ejemplo, en el claustro de Sant Cugat del Valles, en el que aparece el escultor, documentado entre 1205 y 1207, Arnau Gatell labrando su capitel y acompañado de una inscripción que le identifica a él y a su labor: HEC EST ARNALLI SCULTORIS FORMA CATELLI QUI CLAUSTRUM TALE CONSTRUXIST PERPETUALES.
Sin embargo, a pesar de tales manifestaciones y a pesar de la habilidad, del conocimiento técnico y de la capacidad creativa de los artistas románicos, el mérito y la gloria de una bella construcción o de una pieza hermosa no recaían por lo común, como se ha dicho, en el arifice practice y, en algunas ocasiones, ni tan siquiera en el atrifex theorice, sino en el patrono de la obra o, en su caso, en el donante, fuese el abad de un monasterio, el obispo o el capítulo de una colegiata o de una catedral, la comunidad de una parroquia, un rey o un señor feudal.
Los patronos y donantes, en la época románica no hicieron de la humildad su mejor virtud y en diversas ocasiones sus figuras fueron inmortalizadas por los artistas como orantes o presentando su ofrenda, en ocasiones una maqueta o modelo del propio edificio erigido, a Cristo, a la Virgen María o a algún santo. Como modelo de donantes orantes tenemos un claro ejemplo en la cripta de Santa María del Perdón de Sos del Rey Católico, en el ya citado ábside del evangelio.
Marcas de cantero. Siglas y signos gremiales
Los miembros de los gremios constructores viajaban libremente por Europa, manteniendo entre ellos estrechos lazos fraternales y de hospitalidad. Cuando el neófito solicitaba el ingreso, recibía un signo o marca de cantero que debía reproducir en todos sus trabajos, y era su “marca de honor”.

Marca de cantero en los ábsides de San Esteban
Marca de cantero en los ábsides de San Esteban
Los signos lapidarios que aparecen en los sillares de los edificios están íntimamente ligados a las logias de los canteros medievales. Estos signos son de muy diversas formas y tipos. Los instrumentos que usaban los canteros adquieren un gran significado, por lo que la representación de escuadras, compases, picos, etc. es frecuente entre las marcas de cantero: también son frecuentes las formas geométricas, como el triángulo, doble triángulo, rectángulo, arcos…: con forma de estrella, de cruz o de asterisco; representando animales, vegetales, letras, figuras diversas, símbolos de alquimia, Instrumentos musicales u objetos diversos.





Marca en los ábsides de la iglesia
Marca en los ábsides de la iglesia





Marca en los ábsides de la igles
Marca en el túnel del Perdón
Marca en el puente de Uncastillo


Los especialistas sobre este tema discrepan sobre la finalidad de los mismos; mientras que para unos es una forma de identificar su obra y así determinar el estipendio correspondiente, para otros es la firma del que pagaba la obra, en un afán de darse publicidad; para otros son simplemente marcas masónicas, e incluso hay quien piensa que son signos relacionados con la astrología, la alquimia o la magia, o incluso pertenecientes a viejos alfabetos masónicos que pueden observarse en antiguos edificios egipcios, romanos y griegos.

Algunas marcas de cantero que se pueden ver en Sos:










BIBLIOGRAFÍA

-ALMAZÁN de GRACIA, ÁNGEL. Claves masónicas de los maestros constructores. Sobatur. Soria, 2005.
-DORLING KINDERSLEY. Signos y símbolos. Círculo de Lectores, 2008.
-PÉREZ CHAVARRI. Marcas de cantero y signos lapidarios. Litos on line

-Historia del Arte Español. Planeta. Barcelona, 1995.

domingo, 12 de noviembre de 2017

BIBLIOGRAFÍA II: HEMEROTECA



PERIÓDICOS, DIARIOS, COLECCIONABLES, GACETAS Y REVISTAS 

Coleccionable “Aragón”. "El Pirineo Aragonés. Mitos, leyendas y creencias," por Chusé Aragüés. Heraldo de Aragón.
Coleccionable."Historia de Aragón". Heraldo de Aragón. Zaragoza, 1991.
Coleccionable. "Reyes y Reinas de Aragón". Heraldo de Aragón.
Diario Constitucional de Zaragoza, nº 241 (29/08/1822) “Comunicación de Sos del 24 de agosto de 1822.”(localización)
Diario de Huesca,  21/I/1899, p.2. "Riña en Sos" (Sofuentes)(ver)
Diario de Huesca, 20/XII/1902, p.2. "Accidente desgraciado en Sofuentes"(ver)
Diario de Madrid, nº 2480, 10 de enero de 1842, p. 1. Remate total y descripción de las fincas adquiridas en el convento de Valentuñana por Antonio Lacosta.(localización)
Diario de Teruel y su provincia, nº 546, año III, 30/08/1934, p.3. Noticia de la detención de uno de los autores del atraco al Convento de Valentuñana.(ver)
Diario del Alto Aragón, 7/VI/1987, p.14. "El director de una caja de ahorros atacado en Sofuentes"(ver)
Diario del Alto Aragón,15/12/2002, p.4 secc. patrimonio. "El convento de Valentuñana y el dorador José La Cruz" (Javier Costa Florencia) (ver)
Diario del Alto Aragón, 31/X/2010, p.12 secc. domingo. "Los linajes de Dios, Dios Ayuda y Domec" (Santiago Broto Aparicio) 
Diario del Alto Aragón, 10/08/2012, p.103. "El escultor oscense Tomás Vicién y el retablo mayor del convento de Valentuñana" (Javier Costa Florencia)
Diario del Alto Aragón, 24/XI/2013, p.16 secc. domingo. "El linaje de los Guerrero" (Santiago Broto Aparicio)
Diario El Siglo Futuro, 11/IX/1877, p. 3. Noticia del secuestro del sacerdote de Sos Wenceslao Sendoa.(localización)
El Periódico de Aragón. 5/01/2006. "Dos artefactos de ETA estallan sin víctimas en Sos del Rey Católico"(localización)
El Periódico de Aragón, 27/03/2015. Ed. digital,p.14. "Los escolapios aragoneses, pioneros en el estudio de la Meteorología" (Luis Negro Marco)(localización)
Europa Press, 5 de enero de 2006. “Atentado de ETA en Sos”(ver)
Gazeta de Grazalema (en la web).”El cobro del barato llega a Grazalema” Julio 1832, año II. Ayto. de Grazalema.(localización)
Gaceta de la Regencia de 1810. Sucesos de octubre de 1809
Gaceta extraordinaria de la Regencia del jueves 15 de abril de 1813, nº 47. Imprenta nacional. Cádiz. 1813. Sucesos de la guerra de la Independencia
Periódico ABC, 21/12/1924, p. 8. “Sos, solar de la raza hispana y cuna del Rey Católico”. Francisco Javier Arraiza.
Periódico ABC, 26/10/1930, pp.11-13. “Una mañana en Sos del Rey Católico”. José L. Barberán.
Periódico ABC, 11/09/1934, p.34. “Detención de uno de los autores del atraco al convento de Valentuñana”(ver)
Periódico ABC, 24/04/1951, p. 21."Actos en Sos del Rey Católico. Ofrendas de dos coronas ante una lápida dedicada a Don Fernando" (Cifra)
Periódico “Acción”. Diario de Teruel y su provincia, año III, nº 546, p. 3. 30/08/1934. “Atraco al convento de Valentuñana”.(ver)
Periódico Andalán nº.4, 1 de Noviembre de 1972. Zaragoza. Páginas monográficas sobre las Cinco Villas, pp. 5-10 (varios autores)
Periódico Andalán nº 466-7, 1 de Enero de 1987.”Un salterio en Biota”. (Biella Nuey), p. 43. Zaragoza.
Periódico "Eco del Comercio", nº 110, 18 de agosto de 1834, p, 3. Sucesos de guerra.
Periódico “Eco del Comercio”, nº. 226, 13 de diciembre de 1834, p.2. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 320, 16 de marzo de 1835, p. 3. Sucesos de la guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 401, 5 de junio de 1835, p.2. Sucesos de la guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 416, 20 de junio de 1835,p.2. Sucesos de la guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 430, 4 de julio de 1835, p. 2. Sucesos de la guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 609, 30 de diciembre de 1835, p.1. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 622, 12 de enero de 1836, p.6. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 649, 8 de febrero de 1836, p.3. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 912, 28 de octubre de 1836, p.4. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 924, 9 de Noviembre de 1836, p. 4. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 934, 19 de noviembre de 1836, p. 2. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº1359, 18 de enero de 1838, p. 1. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio", nº 1497, 6 de junio de 1938, p.1. Sucesos de guerra.
Periódico "Eco del Comercio",1654, 10 de noviembre de 1838, p. 1. Sucesos de guerra.
Periódico “El Correo Mercantil de España y sus Indias”, nº 8. “Noticia de un terremoto”, p-3. 25/4/1793.(ver)
Periódico “El Correo Mercantil de España y sus Indias”, nº 37, p.3-5. 7/5/1795. Explicación del proyecto de plan de riego para las Cinco Villas que el capitán de Infantería Juan Antonio Monroy propuso en 1768.
Periódico “El Espectador”, nº 522; 18/9/1822; p.2. Comunicado del ex-general Quesada al  infame Salaverri sobre los asesinatos cometidos por éste en Sos(localización)
Periódico “El Globo”. 27/12/1913. Noticia del lagartijero y la lotería de Navidad(ver)
Periódico “El Heraldo Militar”. 29/12/1913. Noticia del lagartijero y la lotería de Navidad(ver)
Periódico “El Mañana”, año II, nº 83. p.6, 06/04/1929. Suceso de un incendio en Sos.
Periódico “El Mundo Deportivo”. 23 de julio de 1977. “El fútbol hay que crearlo en la base. Vinacua”. Entrevista de Nolla Durán, p. 31.(localización)
Periódico “El Pirineo Aragonés”, nº 4.382, 7 de noviembre de 1967, pp.1-2. Inauguración de la iglesia parroquial de San Esteban tras su restauración,
Periódico “El Pirineo Aragonés”, nº 4.470,17/07/1969, p.4. Noticia del primer sorteo de la Caja de Ahorros.(ver)
Periódico “El Pirineo Aragonés”, nº 5.093, 27 de agosto de 1981, p.5. Noticia de la reinauguración del órgano de la iglesia de San Esteban de Sos.
PeriódIco “El Pueblo Vasco”, nº 3876, 24/12/1913, p. 3. Noticia de la lagartija y la lotería(ver)
Periódico “El Sol”, año XVIII, nº. 5.190, 3/04/1934, p. 12. Suceso de un guardia civil apedreado en Sos por varios jóvenes.(ver)
Periódico “El Universal”, nº 204; 1/12/1820, p-2. Comunicado del 25 de noviembre de 1820 del batallón de Milicia de Sos a la Diputación de Cortes de Zaragoza(localización)
Periódico “Heraldo de Aragón” 12/08/2009. “Momentazo lunero” (Gonzalo de la Figuera)(lozalización)
Periódico “Heraldo de Madrid”, nº 14094, 03/04/1931, p.15. Sobre el pleito contra los propietarios del palacio de Sada.
Periódico “La Correspondencia de España”, nº 20.896, 29 de abril de 1915. Resultado de la subasta de la Dirección General de Obras Públicas para la construcción de la carretera a Ruesta a Bailo.
Periódico “la Correspondencia Militar”, año LIV, nº. 16.548, 7/09/1930, p.3. Accidente mortal en la carretera de Sos a Ruesta.(ver)
Periódico “La Esfera”. Ilustración mundial. Año XVI, nº 816. 24 de agosto de 1929, pp. 25-26. “Dónde naciera y cómo casara Fernando de Aragón, el de los altos destinos”
Periódico “La Gaceta de Madrid” nº 51, 24/06/1788, p.410. El Corregidor de Sos promueve la construcción de un cementerio extramuros.
Periódico “La Gaceta de Madrid”, nº 1907, 29 de enero de 1840, p.1. Comunicado de la aprobación de la fundación de la escuela de Dña. Manuela Pérez de Biel.
Periódico “La Gaceta de Madrid”, nº 69, 10/03/1925, pp.1230-1232, Declaración de monumento nacional de la casa palacio de los Sada.
Periódico “La Independencia”, año XVII, nº 5539, 22/07/1925, p.1. Noticia de una tromba de agua en Sos.(ver)

Periódico “La Vanguardia”, 28/09/1919, p. 5.  Noticia de accidente en Sofuentes(ver)
Periódico “La Vanguardia”, 29/10/1932, p.20. Noticia de un homcidio en Sofuentes.(ver)
Periódico "La Vanguardia", 10/08/1933, p.19. Noticia de un incendio en Sos
Periódico “La Vanguardia”, 6/2/1934, p.29. Noticia del descubrimiento de una necrópolis en Sos.
Periódico “La Vanguardia”,11/6/1957, p.16. Actos de celebración de la inauguración del reconstruido Palacio de Sada (Luis Torres)
Periódico “Nueva España”, 2/10/1966. Suceso de ahogamientos en Sos(ver)
                                                             
                                                                                                                                                                                            ************************                           

Alazet. Revista de filología. “Una peculiar serie toponímica sobre castellum, castrum en el nordeste peninsular”, pp. 17-54. Marcelino Cortés Valenciano. Instituto de Estudios Altoaragoneses. Huesca, 2014.
Aragón. Revista Gráfica de Cultura Aragonesa. Año XXII, nº 198. Marzo de 1946, p. 17: “La Institución Fernando el Católico descubre una placa en el Palacio de Sada”
La Revista Española, nº 97, 5/06/1835, p.3. Sucesos de guerra.
La Revista Española, nº 147, 21/01/1834, p. 3. Parte recibido en la Secteraría de Estado y del Despacho de la Guerra.Noticia de la celebración en Sos de la proclamación de Isabel II como reina de España.
La Revista Española, nº 152, 2 /02/1834, p.3. Sucesos de guerra.
La Revista Española, nº154, 7/02/1834, p.2. Sucesos de la guerra.
La Revista Española, nº 155, 9/02/1834, p.2. Sucesos de guerra.
La Revista Española, nº 156, 3/08/1835, p.3. Sucesos de guerra.
La Revista Española, nº 158, 16/02/1834, p.3. Sucesos de guerra.
La Revista Española, nº 221, 22/05/1834, p.3. Sucesos de guerra.
La Revista Española, nº 481, 23/06/1836, p.4, Sucesos de guerra.
Revista Analecta Calasancia nº 99, año 2008, pp. 117-128: "Presencia de los escolapios en Aragón" (Dionisio Cueva González) Instituto Calasanz de Ciencias de la Educación. Madrid, 2008.
Revista Aragón. Año XII, nº 198, marzo/abril/mayo de 1946, p.38. "La Institución "Fernando el Católico" descubre una placa en el palacio de Sada"
Revista Aragón. Año XXII, nº 222. Enero de 1952, pp. 2-3. “La casa de la Villa de Sos, donde nació Fernando el Católico”(Mariano Jáuregui)
Revista Aragón. Año XXXI, nº 243, abril,mayo,junio, 1957, p.2-3. " De Sos del Rey Católico a Granada" (SIPA) 
Revista Aragón. Año XXXI, nº 244. julio/agosto/septiembre, 1957, p. 11. “El mejor mozo de España”, por Jesús Ejulve.
Revista Aragón. Año XXXII, nº. 245. Octubre, 1957, pp.12-13. "El Palacio de Sada en Sos del Rey Católico".
Revista Aragón. Año XXVI, nº. 263, abril,mayo,junio, 1962, pp.8-9. "Homenaje de los estudiantes americanos a Fernando el Católico"
Revista Aragón. Turístico y Monumental, Año 85, nº 368. Mayo 2010, pp. 19-25. Soteras Escartín, Fernando. “Ramiro I. A calzón sacado”. SIPA. Zaragoza, 2010
Revista Aragonesa de Administración Pública, nº 32, pp. 321-368.” Los pueblos de la colonización en las Cinco Villas. Una propuesta a las expectativas para su desarrollo”. Carmen Fantacchiotti Gutiérrez. Zaragoza, 2008.
Revista Artigrama, nº 1. “Las primeras iglesias de piedra de la frontera de los Arbas, el Onsella y el Gállego”. Fernando Galtier Martí. Dpto. de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza.1984.
Revista Artigrama, nº 8-9. Zaragoza, 1991-1992, pp. 259-279. “Los castillos y las iglesias de la frontera de los Arbas, el Onsella y el Gállego entre los años 900 y 1000”, en: Las grandes líneas del arte prerrománico aragonés. Fernando Galtier Martí. Dpto. de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza.1991-1992.
Revista Artigrama, nº 15, Zaragoza, 2000, pp. 533-542. “El proyecto del recrecimiento del embalse de Yesa y el Camino de Santiago a su paso por la provincia de Zaragoza. El último capítulo de un patrimonio cultural agonizante”. Mª Pilar Poblador Muga.
Revista Blanco y Negro nº 2113. Madrid 22 de noviembre de 1931, pp. 43-47. Parellada, Pablo, “Melitón Gonzalez”. Entremés”Un caso peliagudo”.
Revista CAI, nº 32. “La pervivencia del mito de Orfeo en la iconografía románica del rey David: origen, significación simbólica y aproximación organológica” Cuadernos de Arte e Iconografía nº 32, pp. 301-331. Seminario de Arte e Iconografía “Marqués de Lozoya”. Madrid, 2007.
Revista “Castillos de Aragón” nº 16, año VI, pp.8-18. "El castillo de Rueyta".José María Establés Elduque. A.R.C.A., julio, 2008.
Revista “Castillos de Aragón” nº 23, pp.29-32. "Los desaparecidos castillos de Abenozas (Ribagorza) y Fillera (Cinco Villas) José María Establés Elduque. A.R.C.A., mayo, 2012.
Revista “Clío & Crímen”. Revista del Centro de Historia del Crimen de Durango, nº 3. “Hermandades concejiles y orden público: las Hermandades en Aragón”(Antonio Álvarez de Morales), pp. 195-208. Durango (Vizcaya) 2006.
Revista de Ciencias Sociales del Instituto de Estudios Altoaragoneses, 45-46. Durán Gudiol, A. “Geografía medieval de los obispos de Jaca-Huesca”. 1961.
Revista de Derecho Civil Aragonés VII-VIII, 2001-2002, pp. 47-152. I.F.C. (C.S.I.C.) “El testamento unipersonal en el medio rural del Alto Aragón”. (Natividad Rapún Gimeno.) Zaragoza, 2003.
Revista de folklore Fundación Joaquín Díaz, nº 118, pp. 137-140. “El reloj de la Pasión”, de Vicente Fernández Marcos. T. 10b. Año 1990.(localización)
Revista de Historia “Edad Media”, nº 2. Instrumentos de pago y finanzas en la Edad Media. VV.AA.Universidad de Valladolid. Valladolid, 1999.
Revista de Historia “Edad Media”, nº 5. El retorno de la biografía. VV.AA. Universidad de Valladolid. Valladolid, 2002.
Revista de Historia Moderna nº 25, 2007. El conflicto sucesorio(1700-1715) “Noticias sobre austracistas aragoneses y el secuestro de sus bienes”, pp.257-301. Sergio Sánchez García. Universidad de Alicante. Alicante, 2007.
Revista de Humanidades STVDIVM, nº 17. Abellá Samitier, J. “Los orígenes de una élite rural: La casa de Ganaderos de Sos a finales de la Edad Media”, pp. 65-95. 2011.
Revista “Distribución y Consumo”, nº 61, año 12, pp.61-71. "Ferias comerciales en España. Un análisis sectorial". José Felipe Jiménez Guerrero; Isabel Mª Cazorla López y Emilia Linares Agüera. Enero-febrero de 2002. Madrid.
Revista “El nuevo miliario” nº 8. “Calzadas romanas en las Altas Cinco Villas”. Mariano Zarzuelo Revilla. Fundación Juanelo Turriano. Madrid, 2009
Revista “El nuevo miliario” nº 9.”Calzadas romanas en las Altas Cinco Villas II”. Mariano Zarzuelo Revilla. Fundación Juanelo Turriano. Madrid, 2009.
Revista “El nuevo miliario” nº 10. “Dolmen en Sos del Rey Católico”. Mariano Zarzuelo Revilla. Fundación Juanelo Turriano. Madrid, 2010.
Revista “Flores y Abejas”, época II, año LIII, nº 2756, julio /1969, p. 6. Noticia del primer sorteo de la Caja de Ahorros.(ver)
Revista Geográfica Española, nº 22. “La histórica villa de Sos del Rey Católico” José Sanz y Díaz. Editorial Icharopena. Zarauz (Guipúzcoa), 1948.
Revista “Geographicalia” nº 2, pp. 65-75. “Notas sobre la comarcalización aragonesa”. Vicente Bielza de Ory. Zaragoza, 1978.
Revista “Historia” nº 15, fascículo 1, de la Facultad de Letras Universidad de Navarra, pp. 707-728: “Fronteras Navarro-castellanas y navarro-Aragonesas (Siglo XIII). Reajustes posteriores” Julia Pavón Benito. 1998
Revista Internacional de los Estudios Vascos, año 39, t. XXXVI, nº 2, pp. 439 y 442“Documentos del monasterio de la Oliva del siglo XII”. José Antonio Munita Loinaz. San Sebastián, 1991.
Revista “Kalakorikos”. Nº 1, pp. 125-134. “Las inscripciones de la fachada sur de la iglesia de Santiago en Calahorra”. Elena Calatayud Fernández, Antonio González Blanco. Ed. Amigos de la historia de Calahorra, 1996.
Revista “Kalakorikos”. Nº 9, pp. 325-334. “Nuevos paralelos de las inscripciones de la fachada oriental de la iglesia de Santiago de Calahorra”. Elena Calatayud Fernández, Antonio González Blanco. Ed. Amigos de la historia de Calahorra, 2004.
Revista “La magia de viajar por Aragón”, nº 27, pp. 6-18. “Postales de Sos”, por Ignacio Martínez de Pisón. Septiembre, 2007.
Revista “La magia de viajar por Aragón” nº 28. “El camino jacobeo del Ebro,” por Luis Barreiro. Heraldo de Aragón. Octubre, 2007. Félix A. Rivas. "Los paisajes del silencio" p. 80.
Revista Medievalismo nº 18, pp.67-107. Luis Martínez García. "Pobres, pobreza y asistencia en la Edad Media hispana. Balance y perspectivas". S.E.E.M. Universidad de Madrid. Madrid, 2008.
Revista Príncipe de Viana, nº 1. Año 1, pp. 41-44. “Expediciones musulmanas contra Sancho Garcés”. José Mª Lacarra. Pamplona, 1940.
Revista Príncipe de Viana, nº 7. Año 3, pp. 211-212.” El folklore el día de San Juan”, Jose Mª Iribarren. Pamplona, 1942.
Revista Príncipe de Viananº 19. Año 6, pp. 318-344. “La Valdonsella”. Isidoro Escagües Javieire.Pamplona, 1945.
Revista Príncipe de Viana, nº 60, año 16, pp. 307-319. “San Virila, Abad de Leyre. Julio Ruiz de Oyaga. Pamplona, 1955.
Revista Príncipe de Viana, nº 67-68. Año 18. pp. 261-270. “El castillo de Xavier. Ensayo arqueológico. José María Recondo. Pamplona, 1957.
Revista Príncipe de Viana, nº 78-79. Año 21, pp. 5-56.” Estudios en torno a la división del reino por Sancho el Mayor de Navarra”. Antonio Ubieto Arteta. Pamplona, 1960.
Revista Príncipe de Viana, nª 80-81. Año 21, pp. 163-236:” Estudios en torno a la división del reino por Sancho el Mayor de Navarra”.Antonio Ubieto Arteta. Pamplona, 1960.
Revista Príncipe de Viana, nº 154. Año 40, pp.65-80. “Consideraciones lingüísticas sobre algunos tributos medievales navarro-aragoneses y riojanos”. Angeles Libano Zumalacárregui. Pamplona, 1979.
Revista Príncipe de Viana, nº 162, año 42, pp. 21-37. “Un milenario navarro: Ramiro Garcés, rey de Viguera”. Alberto Cañada Juste. Pamplona, 1981.
Revista Príncipe de Viana, nº 204, año LVI, pp. 121-161. “La Hermandad navarro-aragonesa en la frontera pirenaica en la segunda mitad del siglo XV, según sus ordenanzas”. Antonio Castellano Gutiérrez. Pamplona, 1995.
Revista Príncipe de Viana, nº. 205, año LVI. pp. 343-483. “Regesta documental del Monasterio de la Oliva (1132-1526”). José Antonio Munita Loinaz. Pamplona, 1995.
Revista Príncipe de Viana, nº 243, año LXIX, pp. 69-98“Entre Aragón y Navarra: el arciprestazgo de la Valdonsella a fines de la Edad Media”, Abellá Samitier, J. Pamplona 2008.
Revista Príncipe de Viana, nº 250, año LXXI, pp. 501-538. “Naturaleza y estructura del matrimonio y otras uniones afines en el derecho histórico hispánico, con especial atención a Navarra”. Gregorio Monrel Zía y Roldán Jimeno Aranguren. Pamplona, 2010.
Revista Príncipe de Viana, nº 253, Año LXXII, pp. 97-120. “A propósito de una cornucopia romana en mármol procedente del territorio de la ciudad romana de Campo Real-Fillera". Andreu, J., Zazua, N., Armendáriz, J., Royo, H.. "La comarca de la Valdonsella en las relaciones entre Aragón y Navarra a finales de la Edad Media”. Juan Abellá Samitier, pp. 335-348. Gobierno de Navarra. Pamplona, 2011.
Revista “Sapiens”, nº 54. ”L’estranya mort de Ferran el Católic”.  Angel Casas. Badalona. Abril 2007.
Revista “Suessetania”, nº 0-1-2-4-5-6-7-8-9-11-12-13-14-17-21-22
Revista “Temas de antropología aragonesa” nº 4, pp.93-94. “En torno al Alacay”. Alvaro de la Torre. Huesca, 1993.
Revista “Temas de antropología aragonesa” nº 7, pp. 175-181. “Notas sobre medicina popular aragonesa”. Vicente Martínez Tejero. Zaragoza, 1997.
Revista “Territorio & Desarrollo local” nº 9. Enero-mayo de 2007.”Tribuna científica II. visión histórica-geográfica de la organización del territorio aragonés”, pp, 27-34. Zaragoza.
Revista “Tiempo de viajar” nº 62, pp 38-46. “Sos, reina de las Cinco Villas”, artículo de Carlos R. Zapata. Septiembre de 1990.
Revista Turiaso, X, T.I, pp. 29-47. II encuentro nacional de estudios sobre el Moncayo. Ciencias Sociales. Centro de Estudios Turiasonenses, I.F.C., Diputación de Zaragoza, Tarazona, 1992. “El comercio cerámico de época romana en la zona de Aragón, Nuevas aportaciones”. David Pradales Ciprés, Dpto. de Hª Antigua, Colegio Universitario Burgos, Universidad de Valladolid.  
Revista “Viajar por Aragón” nº24, pp. 86-90. “El santuario de Valentuñana”, por Javier Aguirre. Heraldo de Aragón. Marzo, 2003.
Revista “Viajar por Aragón” nº29, pp.38-46. “El sueño de una noche de verano, en Sos del Rey Católico”, por Cristina Arguilé. Heraldo de Aragón. Agosto, 2003.
Revista “Zaragoza, la provincia”, nº 1.  “Por la Sierra de Peña en las Altas Cinco Villas”, por Eduardo Viñuales. Marzo, 2009.
Revista “Zaragoza, la provincia”, nº 2. “Las Cinco Villas, tierra de castillos”, por Manuel Jiménez Aperte. Junio, 2009.




LAS BASES ECONÓMICAS DE LOS INFANZONES DE SOS EN LA EDAD MEDIA




En un municipio con la calificación jurisdiccional de realengo, como fue Sos en la Edad Media, las posibilidades de enriquecimiento de algunos vecinos se vieron altamente favorecidas, contribuyendo esto a una creciente diferenciación social de los mismos y facilitando una organización social claramente jerarquizada (ver)
En esta jerarquización los infanzones gozaron de determinadas prerrogativas que ayudaron a esta diferenciación social y que contribuyeron a formar parte de sus bases económicas. Por ejemplo, disfrutaban de exenciones fiscales que proporcionaron que sus explotaciones no fuesen gravadas, pudiendo comprar heredades libremente sin satisfacer carga fiscal alguna al monarca; estaban exentos de cualquier pecha al rey, del impuesto del monedaje y otros tributos. Esta favorable situación y otras diversas actividades comerciales y financieras fueron las bases que constituyeron su economía.
          Una de las vías de ingreso económico de la que se valieron algunos nobles de Sos fue la de servir al rey ocupando diferentes oficios regios, como las alcaidías de los castillos, por las que se garantizaban los derechos de gravamen sobre los hornos y los castillajes, alcanzando con ello considerables sumas de dinero y un gran prestigio social. Recordemos que a mediados del Cuatrocientos los hornos y los castellajes del castillo de Sos suponían una aportación superior a 900 sueldos anuales para los alcaides[1]. Martín de Undués, Fernando Gil, Martín de Lozano, Miguel de Ruesta…fueron algunos alcaides del castillo en los siglos XIV y XV.
Otra forma de recibir recompensas por parte de la Corona era sirviendo al Rey en los diferentes conflictos bélicos que se presentaban, como lo hicieran el escudero Miguel de Ruesta o Martín Martínez de Ampiés, o participando en las cuadrillas de persecución contra los bandoleros para garantizar la seguridad en los municipios y caminos, o labores de vigilancia y defensa en esta zona fronteriza conflictiva, como hicieron los escuderos Miguel de Sada, Alfonso de Artieda o Juan de Olleta.
Otra forma de servir al Rey era dándole hospitalidad. En este caso no hay que olvidar a Martín de Sada, quien ofreció su casa para que la reina Juana Enríquez diera a luz a su hijo el 10 de marzo de 1452, y por lo cual el rey Juan II y posteriormente su hijo Fernando colmaron a la familia de Sada de atenciones, privilegios y recompensas.
Pero aparte de los linajes de las familias nombradas anteriormente, muy pocos hidalgos más se beneficiaron en Sos de las rentas que proporcionaban los oficios regios y los sueldos por servir al rey, por lo que tuvieron que buscar su sustento en otros tipos de actividades económicas, como la inversión en tierras, la compra de  deuda pública a los concejos y el arrendamiento de impuestos y rentas eclesiásticas, que aunque con ellas obtenían menos beneficios que con las actividades relacionadas con el comercio, la ganadería o el crédito a particulares, los entes municipales y eclesiásticos siempre ofrecían menor riesgo y mayor garantía de cobro que las realizadas con los particulares.
Todo esto llevó a su vez a un paulatino proceso de jerarquización  interna entre los propios infanzones y a una diferenciación económica y social entre los linajes, unos más enriquecidos por recibir rentas de la Corona gracias al desempeño de oficios regios, y que eran los que poseían patrimonios más extensos en tierras, compraban censales y arrendaban impuestos y rentas, y otros menos favorecidos por no recibir nada de la monarquía, con haciendas más modestas que debían trabajar ellos mismos y que no participaban en la especulación financiera y de rentas. Al mismo tiempo dentro de cada linaje hubo diferencias entre sus miembros, tendiendo a privilegiar a la rama original de la familia para perpetuar la estirpe, propiciando que los pertenecientes a las ramas secundarias vieran disminuir su potencial económico, obligándoles a emprender otras actividades alternativas como ingresar en el clero, dedicarse al comercio, emigrar a la ciudad o cultivar modestas heredades por sí mismos.
 De este modo, no todos los infanzones gozaron de un alto nivel económico, como se piensa, configurándose así una jerarquización interna del grupo que paulatinamente fue diferenciándose económicamente. 
  En resumen, junto a una élite de infanzones que fue la que rigió en gran medida los destinos de la villa junto con otros grandes hacendados no nobles, hubo otro grupo mucho más numeroso de hidalgos cuyas bases económicas fueron mucho más humildes y cercanas a los estratos medios del campesinado[2] o llegando incluso a la pobreza.
Por otra parte hay que señalar que el objetivo primordial de las familias de la pequeña nobleza fue la perpetuación de su preeminencia económica y social, para lo cual, además de los procedimientos testamentarios utilizados para perpetuar el linaje familiar, hay que añadir las estrategias de alianzas matrimoniales, casando a sus hijos con los descendientes de otras nobles familias, conformando así una tupida red de relaciones entre las familias más poderosas de Sos y las de otras poblaciones cercanas.



[1] Abellá Samitier, Juan. “Aportaciones al estudio de la baja nobleza aragonesa en el siglo XV: el escudero Miguel de Ruesta, alcaide del castillo de Sos”. Revista Suessetania, nº 22, pp. 113-114.
[2] Abellá Samitier, Juan. Sos en la Baja Edad Media, pp. 153-154.





BIBLIOGRAFÍA

-ABELLÁ SAMITIER, JUAN. Sos en la Baja Edad Media. Una villa aragonesa de frontera. I.F.C. (C.S.I.C.) Zaragoza, 2012.
-FALCÓN PÉREZ, Mª ISABEL. Los infanzones de Aragón en la Edad Media. I.F.C. Zaragoza, 2008.
                      -Revista Suessetania, nº 22. 2004.


UN PASEO ESPIRITUAL POR VALENTUÑANA

   
Fachada del Monasterio de Valentuñana. Sos del Rey Católico.
         
                Ya hemos visto que podemos ir al Convento de Valentuñana bien en coche o dando un paseo desde Sos (ver) y realizar una visita turística al mismo con todos los atractivos que allí  se concentran. Pero en el propio monasterio existe otra ruta o paseo que no aparece en las guías turísticas y que es muy recomendable.
               
Ala Este del monasterio
                       La única obligación para dar este paseo es que hay que realizarlo en solitario, sin compañía, y dejando aparcado el interés turístico del convento.
                Acercarnos al monasterio de Valentuñana y pasear sólo por sus alrededores siempre ha resultado ser una experiencia casi mística. Además de respirar aire sano y limpio se “respira” tranquilidad, calma, sosiego… que nos transmite una infinita paz espiritual alejándonos del ajetreo diario de nuestras vidas  y del mundanal ruido consiguiendo hacernos olvidar los problemas cotidianos que nos invaden. Un remanso de paz en una civilización estresante donde el descanso y la relajación del espíritu inunda nuestro cuerpo.
               








                    Sólo hay que darse una vuelta por el exterior del convento para experimentar esta paz espiritual. Un paseo por su bello y cuidado jardín, por los pequeños bosquecillos y por los caminos abiertos entre la vegetación que lo rodean nos transportará a esa plácida sensación de paz interior. Como únicos acompañantes tendremos el ruido de las hojas de los árboles movidas por el viento, los aromas del campo y de las flores y el dulce trino de los pajarillos que habitan el lugar, una conjunción perfecta de sensaciones que activarán nuestros sentidos y actuarán como cómplices de nuestro aislamiento terrenal y, sin saber cómo, nos invitarán a la meditación, al acercamiento a la esencia divina y a vivir unas sensaciones muy profundas cercanas a una experiencia religiosa.


                

                    Un paseo recomendado para hacerlo en solitario en el que, con total seguridad, encontraremos un Compañero de viaje.

domingo, 5 de noviembre de 2017

RECUERDOS DEL AYER

                Muchos son los objetos, detalles y utensilios cotidianos que se han quedado obsoletos con el paso del tiempo y que por otras muchas circunstancias  y razones lógicas, muchas de ellas relacionadas con los avances industriales y tecnológicos, han desaparecido de nuestro entorno y caídos en el olvido. Pero muchos de estos objetos aún están ahí, en algún rincón del desván de nuestra casa o en la de nuestros padres y abuelos, abandonados en alguna esquina de la bodega, formando parte de la decoración de nuestros hogares o incluso todavía, aunque inutilizados, en las mismas calles de nuestro municipio.
                Desde hace algunos años, al mismo tiempo que realizaba fotografías en Sos para ilustrar las diferentes entradas de mi blog, realizaba algunas fotografías de estos objetos sin saber muy bien qué uso iba a hacer de ellas, hasta que ahora, tras poseer unas cuantas agrupadas en un pequeño archivo de mi ordenador, se me ha ocurrido la idea de crear un álbum fotográfico de estos recuerdos que marcaron la vida diaria de nuestros padres y abuelos. Antiguos tendidos eléctricos, interruptores de principios del siglo XX, carteles taurinos, planchas de hierro, botellas de refresco antiguas, sifones, candiles, lecheras, tinajas, aperos de caballerías, herramientas, y un largo etcétera de objetos y utensilios se me amontonaban en formato fotográfico en ese pequeño archivo, y ahora les ha llegado el turno de ver la luz. 
                Poco a poco iré añadiendo fotografías a este álbum, en memoria de nuestros padres y abuelos, que nos acerca más a ver la forma de vida de nuestros ascendentes y que no deja de ser un álbum de gran valor etnográfico de la villa de Sos del Rey Católico del siglo XX ( Todas las fotografías están tomadas en la villa de Sos)
           Junto a las fotografías se adjunta la descripción del objeto y algo de información añadida, pues en algunos casos desconocía cuál era su utilidad, e incluso su nombre, y he tenido que pedir ayuda a los más mayores de Sos para identificar el objeto y el uso que se le daba. 



RECUERDOS DEL AYER

Calderos de cobre realizados de una sola pieza. Los usaban los tintoreros para teñir la ropa.
Balanza de dos platos usada en comercio (Expuesta en el bar El Leñador)

Pesa que se usaba en las antiguas balanzas de platos

Interruptor de luz del pasado siglo

Típico cuadro de cacería que adornaba muchos salones de las casas el pasado siglo

Sifón "Landa", de la antigua fábrica de gaseosas de Sos que en el primer cuato de siglo regentaba Federico Ladrero Remón

Argolla de hierro encastrada en la piedra que servía para atar en ella las caballerías

A mediados del siglo XX empezaron a llegar a Sos refrescos de otras regiones del País
Collerones de caballerías

Planchas macizas para planchar ropa de hierro fundido con mango (siglo XIX). Se calentaban al fuego y se tenía que coger el asa con un trapo para no quemarse las manos
Programa de fiestas de Sos año 1974

Lámpara de aceite, de bronce.


COSTURERAS Y MODISTAS EN SOS



                    Son muchos los oficios artesanos y trabajos tradicionales que han desaparecido en la villa de Sos, al igual que en todo el territorio español;  y si en algún rincón de la geografía española queda alguno de ellos es casi seguro que persiste de forma casi testimonial o está a punto de extinguirse. Zapateros, guarnicioneros, lavanderas, lecheros, aguadores, hilanderas, molineros, carboneros, herreros, colchoneros, campaneros, barberos, tejeros, alfareros, telefonistas, costureras… y un largo etcétera ya no están entre nosotros, al menos en calidad de oficio manual o artesanal al más puro estilo tradicional, porque algunos de los oficios siguen existiendo, pero los avances tecnológicos  han transformado totalmente su manufactura.
                Unos oficios han desaparecido por haber sido sustituidos por una máquina, otros por quedar obsoletos según van cambiando las costumbres sociales o las nuevas tecnologías, y otros perdieron su puesto en la sociedad a causa de un sistema económico que les impedía competir en precios, distribución o ventas con la competencia. La revolución industrial y tecnológica y su constante evolución han hecho que muchos de estos oficios desaparezcan. Pero no nos llevemos las manos a la cabeza, no todo es destrucción, con las nuevas tecnologías surgen, a la vez, nuevos tipos de trabajo que contrarrestan estas pérdidas.
              
Mujer cosiendo, de Vicent van Gogh (1881)
                 Los oficios y trabajos tradicionales que realizaron nuestros padres y abuelos, y que en su día fueron imprescindibles para la sociedad, los recordaremos siempre con cariño, sobre todo quienes los conocieron, y con un especial reconocimiento hacia esos trabajadores, piezas clave en una economía rural como ha sido Sos, que trabajaron de sol a sol para ganar el sustento del núcleo familiar o para ayudar al mismo en una economía que en muchas ocasiones era de subsistencia.
                Como sería muy laborioso tratar individualmente todos estos oficios, en este post, y a modo de homenaje a todos ellos, vamos a referirnos especialmente al último de los citados en la relación de oficios anteriormente nombrados; al de las costureras; actividad que,  aunque ya nadie se  dedique a ella en Sos, ha conseguido perdurar en el tiempo, pues la costura es uno de los oficios artesanos que sigue en auge…. Y además Sos ha sido de siempre un pueblo con una gran tradición textil desde hace siglos.
               La costura es un arte con más de 20.000 años de antigüedad. Se tiene constancia que en las dos primeras décadas del Quinientos, sobre un censo de unos 450 habitantes, la industria textil en Sos dio trabajo, al menos, a 47 personas, de las cuales 21 fueron tejedores, 16 sastres, 8 pelaires, un calcetero y un tintorero[1], y esto se refleja fielmente en los inventarios de sus bienes,confirmando la práctica de actividades artesanales en sus casas, pues en la gran mayoría de relaciones de propiedades se mencionan fibras textiles, sobre todo de lino, estopa, cáñamo y lana[2].
                También, entre los judíos de Sos abundaron los tejedores y sastres. No sabemos cuántos había, pero sí tenemos constancia de su número tras la expulsión de los judíos, pues para cubrir los trabajos artesanos dejados por los hebreos vinieron a Sos numerosos inmigrantes artesanos. Sólo entre 1492 y 1498 se constata la presencia de cuatro tejedores y cuatro sastres[3] , llamándose uno de ellos Juan de Murillo.
                La moda fue cambiando con el tiempo y con ella la confección de las diversas prendas de vestir y la aparición de nuevos tejidos, pero para confeccionar tanto la ropa  de modas anteriores como la más moderna o cualquier otro artículo textil ( cortinas, tapices, manteles…) siempre se han necesitado costureras. Las costureras remendaban costuras rasgadas, bordaban, cosían botones, fruncían, cosían y realizaban cualquier labor relacionada con los arreglos de  prendas textiles, bien fueran en modo de confección, remiendos ,arreglos ornamentales u otro tipo de aplicación de las mismas. Cuenta la tradición que en sus trabajos se “quemaban” los ojos por coser a la luz de las velas, por eso Santa Lucía es, además de los ciegos, la patrona de modistas y costureras.
               
                    Con el paso del tiempo el trabajo manual fue reemplazado por la industria y la manufactura mecánica, incrementando la capacidad de producción y disminuyendo el tiempo de fabricación y arreglos de telas y ropas. Uno de los primeros inventos que llegaron a España a principios del siglo XX para facilitar la labor de las costureras fue la máquina de coser, un novedoso artilugio que a través de una fuerza motriz originada mediante un pedal que se accionaba con el pie, transmitía, a través de una gran polea con una cuerda, la fuerza necesaria para mover a gran velocidad una aguja enebrada con un hilo de coser que multiplicaba velozmente las puntadas a realizar. Todo un avance en el mundo de la costura donde la empresa Singer fue la mayor exponente en nuestro país. Miles de estas primeras máquinas de coser empezaron a venderse en España. En Sos del Rey Católico fue Prudencio Gaztelu quien a principios de siglo llevaba la representación de las máquinas de coser Singer.
                A principios del siglo XX fueron muchas las costureras y modistas en Sos que se dedicaban a arreglar ropa, pues la manera de proveerse de ropa era, sobre todo en las clases sociales menos favorecidas, a través de la costura en el hogar, habilidad que toda mujer debía saber dominar desde su más temprana edad, ofreciendo algunas de ellas sus servicios a las casas más pudientes y de esta forma conseguir una pequeña retribución para aliviar algo sus economías domésticas que en muchos casos, y en tiempos difíciles, llegaba a ser precarias, pero afortunadamente el trabajo no faltaba; siempre había alguien en el pueblo que necesitaba arreglar una camisa, pantalón, blusa, vestido, falda, o incluso confeccionarse un traje, unas cortinas o cualquier otra prenda textil.
                Algunas costureras de Sos consiguieron hacer de su arte un oficio y se desplazaron a Zaragoza para incorporarse en talleres textiles o trabajando por cuenta propia ofreciendo sus servicios a las casas de los buegueses.
                Recordemos, entre otras muchas costureras, a Javiera Campaña, quien a principios de siglo también ejercía como planchadora y realizaba labores de alta costura; Purificación Villacampa, costurera y modista; Juana Iriarte, que hacía arreglos de costura para ayudar a la economía familiar y sacar adelante a su numerosa prole; Pilar Bueno Ibañez, modista de profesión que vió truncada su trayectoria profesional al ser fusilada en Madrid en 1939 cuando contaba tan sólo con 27 años de edad (Fue una de “las trece rosas” fusiladas en el cementerio de la Almudena, en Madrid); Isabel Artigas, Guadalupe Gayarre, y otras muchas que,hasta hace algunas décadas, en muchas ocasiones visitaban a las familias del municipio para hacer arreglos en su ropa. Arreglos que hoy en día ya no se hacen porque resulta más económico comprar una prenda nueva que mandarla a arreglar.Hoy en día este oficio ha desaparecido de muchos pueblos y lo poco que queda de él se ha visto reducido a una simple “tienda de arreglos” en la capital, uno de los negocios que se beneficia de la crisis ya que muchas personas tampoco pueden permitirse la cultura del “usar y tirar” y mandan a arreglar la ropa, volviendo a aparecer incluso el “servicio a domicilio”. Lo que sí que ha perdurado es la ”alta costura” pero eso es ya otro tema.







[1] Abellá Samitier, J. La villa aragonesa de Sos, pp. 544-555
[2] Ibidem, pp. 545-551.
[3] Ibidem







BIBLIOGRAFÍA

-ABELLÁ SAMITIER, JUAN. Sos en la Baja Edad Media. I.F.C. (C.S.I.C.) Zaragoza, 2012