domingo, 22 de mayo de 2016

LAS FERIAS EN LA EDAD MEDIA

A raíz de las Cruzadas aumentó el intercambio comercial entre las ciudades italianas y el cercano Oriente. Con el tiempo, la cantidad de objetos, materiales, ropas, alimentos y bienes traídos de Oriente llegó a ser tan grande que ya no pudieron ser consumidos por los propios italianos. Los mercaderes empezaron a cruzar los Alpes y a vender sus mercancías en los países del norte.
En las ciudades poco pobladas, pueblos y aldeas existían los mercados locales, donde los siervos de la villa vendían semanalmente los excedentes de su escasa producción agrícola o los productos manufacturados de su pequeña industria doméstica y poco más. Pero, tras el crecimiento del comercio internacional, una vez al año los señores feudales establecieron las ferias, donde se reunían comerciantes provenientes de todas partes de Europa para vender los productos traídos desde los lugares más remotos.
En las ferias se vendían infinidad de especias
 Estas ferias estaban regidas por una reglamentación muy estricta debido al mayor volumen comercial respecto a los mercados y a la muy diversa procedencia de los mercaderes y mercancías. En ellas de vendían pescados frescos y salados, pieles, paños finos,vino, sal,azúcar, tapices, telas de seda, cobres cincelados,metales labrados, infinidad de especias orientales,productos medicinales como el alkanfor, ruibarbo, áloes, jábega..., perfumes y aromas, y un sinfín de productos traídos tanto del resto de Europa como de Oriente o de África, ferias en las que no faltaban los acróbatas, juglares, trovadores y manifestaciones literarias, poesía, danza y teatro para atraer tanto a lugareños como a foráneos.
Artículos de cobre, bronce, madera, piel...se podían comprar
en las ferias. (Feria medieval de Sos del Rey Católico)
A lo largo de los siglos, las ferias  fueron evolucionando y adaptándose a las necesidades económicas y empresariales de cada momento, transformándose de ferias-mercado ferias de muestra; así, desde el siglo  XVII hasta el XIX se produce un gran desarrollo industrial en Europa y las ferias sufren una transformación muy importante, pasando de ser lugares donde se producen intercambios comerciales a ser medios para la promoción de los avances tecnológicos de un país y medios para promover la actividad comercial en el extranjero[1].
Igualmente, en España, esta evolución se produjo tanto en las ciudades como en el medio rural, adaptándose cada comarca al momento socio-político, económico, cultural y comercial de cada zona.
Feria de ganado en Sevilla a finales del s. XIX
(foto: Arahal)
Madoz, en su "Diccionario geográfico, estadístico e histórico de España" de 1848menciona que en Sos se celebra una feria anual del 20 al 26 de mayo, y los objetos que en ella se comercian son varias tiendas de ropas y quincallas, algunos efectos al pormenor, y sobre todo las compras, ventas y permutas de ganados vacunos, mulares, caballares y jumentos, y que por un cálculo prudencial ascenderán las operaciones que se hacen a unos 16.000 duros. Es decir, que en una zona eminentemente agrícola y ganadera como Sos las ferias servían sobre todo para realizar transacciones relacionadas con ganados y caballerías.



[1] Jiménez, J.F.; Cazorla, I.M.; Linares, E. “Ferias comerciales en España. Un análisis sectorial”. Revista Distribución y Consumo nº 61, pp.61-71.





BIBLIOGRAFÍA


-CUÉLLAR LÁZARO, Mª CARMEN y CONCEPCIÓN PARRA. “Las ferias medievales, origen de documentos de comercio”, en Domingo Pujante González (Coord), Ecrire, traduire et représenter la fête, pp. 103-117. Universidad de Valencia, 2001.
-JIMÉNEZ, J. F.; CAZORLA, I. M.; LIMARES, E. “Ferias comerciales en España. Un análisis sectorial”. Revista Distribución y Consumo nº 61, año 12. Enero-febrero de 2002, pp. 61-71. Madrid.
-MADOZ, PASCUAL. Diccionario geográfico, estadístico e histórico de España.1845-1850. Edición facsímil. D.G.A. Valladolid, 1985.
-RODRÍGUEZ OROMENDÍA, AINHOA; MUÑOZ MARTÍNEZ, AZAHARA y GONZÁLEZ CRESPO, DEMETRIO. “Historia, definición y legislación de las ferias comerciales”. Anuario Jurídico y Económico Escurialense, XLVI, pp. 449-466. Real Centro Universitario Escorial-María Cristina. San Lorenzo del Escorial (Madrid), 2013.