martes, 19 de mayo de 2015

EL NACIMIENTO DE FERNANDO EL CATOLICO EN SOS

         El mayor acontecimiento ocurrido en la Villa de Sos es, sin duda, el nacimiento de Fernando II el Católico.
Todavía hay quien pone en duda que Fernando el Católico nació en la villa de Sos, incluso hay quien dice que ni siquiera nació en el Reino de Aragón, alegatos totalmente carentes de pruebas, argumentos, documentación y rigor histórico.
A continuación se expondrán referencias documentales y noticias históricas de cronistas de la época, estudiosos, humanistas, autores e historiadores de los ss. XVI y XVII que ponen de manifiesto y sin duda alguna que el alumbramiento del infante Don Fernando tuvo lugar en la localidad aragonesa de Sos, concretamente en el Palacio de Sada, el 10 de marzo de 1452, incluso dan la hora del día en la que se produjo el feliz acontecimiento, desechando así cualquier conjetura de otras personas que por necedad o ignorancia no lo quieren reconocer, y las de aquellos irresponsables estudiosos e historiadores, poco respetuosos y parciales con la realidad histórica, que continúan divulgando ciertas inexactitudes y tergiversaciones que hacen dudar a los que realmente desean ampliar sus conocimientos con el auténtico rigor histórico, y de este modo zanjar para siempre “la estúpida polémica que, siguiendo la antigua y tradicional campaña que procura el olvido y el desprestigio de la figura del monarca aragonés, pretende llevar a la confusión hasta a la propia cuna de Fernando, rey de España” (Emilio Alfaro)
Lucio Marineo Sículo fue un humanista e historiador siciliano que pasó gran parte de su vida en el reino de Castilla. Fue llamado a la Corte y Fernando el Católico lo nombró cronista y capellán suyo, por lo cual sus testimonios deberían bastar para zanjar esta estúpida polémica del nacimiento de Fernando el Católico (Emilio Alfaro). Sículo, después de narrar el viaje que la reina Juana Enríquez hizo desde Sangüesa hasta Sos dice: “...Después de que ovo llegado a Sos con la ayuda de Dios y de Nuestra Señora la Vírgen, y ayudada del buen oficio de las parteras parió a su hijo don Fernando a diez días del mes de marzo de mil novecientos cincuenta y dos”
Jerónimo Zurita, primer cronista del Reino de Aragón, a mediados del siglo XVI, en sus conocidos “Anales de la Corona de Aragón”, manifiesta que según los escritos de Alonso de Palencia y Juan Francés Boscán, autores anteriores en el tiempo a Zurita, el alumbramiento del futuro rey Fernando tuvo lugar en Sos el día 10 de marzo de 1452, quienes también indicaron que el nacimiento se produjo a las once horas del mediodía del viernes.
También recogió Zurita otras versiones del nacimiento calificándolas de erróneas y no tener fundamento, como la recogida por Hernán Pérez de Guzmán, quien estableció que el nacimiento fue un 10 de mayo de 1453, o del padre Moret, quien siguiendo a Garibay  lo fecha  el 10 de marzo de 1453, o la información que da Pedro Medina, otro historiador español, quien dice que fue en el mes de marzo pero del año 1450.
“En este año, estando la guerra tan encendida en el reino de Navarra y ardiendo aquella tierra en disensión y contenida de partes, y teniendo el rey de Navarra al príncipe su hijo en prisión, se vino la reina doña Juana a la villa de Sos, lugar del reino de Aragón a los confines de Navarra; y a 10 del mes de marzo del mismo año parió un hijo que llamaron Hernando como al agüelo. Conforman en el nacimento deste principe Alonso de Palencia y Juan Francés Boscan, el uno en su historia y el otro en sus memorias, autores que concurrieron en aquellos tiempos y fueron esto tan diligentes que declaran que fue en viernes a las once horas antes del mediodía. Y otros se desvían sin fundamento desta verdad, como el que añadió en la historia, que ordenó Hernán Pérez de Guzmán del rey don Juan de Castilla, que nació en viernes, a 10 de mayo del año siguiente de MCCCCLIII”[1]
En 1450, como dijo Pedro Medina, no pudo ser el alumbramiento puesto que en ese año la Reina no había salido de Castilla ni ido a Sangüesa, y de allí a Sos. Hay constancia de los hechos que tuvieron lugar en esos años: el 30 de octubre de 1449 convocó Cortes el Rey en Zaragoza; en 15 de enero de 1450, en 20 de abril y en 5 de junio se prorrogan, y después del 17 de junio abandona el monarca Zaragoza; es inverosímil que si el nacimiento hubiera sido en 1450 estando el rey en Zaragoza, la Reina desde Sos no hubiera ido a reunirse con él o él con ella.
El problema se resuelve conociendo la fecha aproximada de la concepción; el padre Moret dice que el Almirante de Castilla, padre de la Reina, pasó a Castilla el año anterior al 1452, llamado para el recobro de sus Estados y «viendo que no podía permanecer él seguro, encaminó su hija a Aragón para entregarla a su marido el Rey de Navarra, en que faltó al pacto con el Rey de Castilla de no hacer entrega sin preceder licencia suya. Ella llegó con gran acompañamiento al Fresno, lugar de la Comunidad de Calatayud, a cuatro leguas de esta ciudad, camino de Zaragoza. Allí vino a encontrarla el rey y se detuvo algunos días con ella hasta que le fué forzoso partir al reyno de Valencia para sosegar grandes sediciones y revueltas que en muchos de aquellos pueblos se levantaron. La reyna quedó encinta y después de bien asegurada de su feliz achaque dió cuenta al rey, quien celebró la noticia con el alborozo que ella merecía y dió orden para que la reyna, en vez de proseguir su viaje a Zaragoza viniese a Navarra y tomase el gobierno de este reino en compañía del príncipe don Carlos, como lo puso en ejecución en la villa de Sangüesa en donde a este tiempo tenía el Príncipe su Corte y los tribunales de ella». Refiere a continuación el padre Moret que sintiéndose con los dolores del parto, se hizo llevar en andas hasta Sos y dió allí a luz el 10 de marzo de 1453.

Alonso de Palencia, historiador, lexicógrafo y humanista, fue un autor coetáneo que tuvo particulares relaciones con el príncipe Fernando, por lo cual se le debe dar mucha dosis de credibilidad, y escribió: “...nativitas filii desideratissimi Fernandi, quem regina peperit apud oppidum Sosi in Aragonia quod finitimum est Navarrae, et ex industria quum proximior crederetur partus Iohanna ex regno Cantabriae in Aragoniam concessit ut constitutionibus gentis faceret satis,velut presagiens filim se parituram Aragoniae et multarum gentium regem, quem parere inter procellas belli in Cantabria feruentis dedignata est. Hic foelicissimus Fernandus nascitur sexto Idus Martii, scilicet decima die Martii anni à nativitate Redemptoris millessimi quadringentessimi quinquagessimi secundi, die Veneris, hora undecima aliquantisper transacta, ita ut uix hora transitura esset usque ad meridiem.”[2] (El bienaventurado nacimiento de su hijo tan deseado, Fernando, la reina lo dio a luz en la villa de Sos en Aragón, en la frontera navarra, adonde había ido Juana desde el reino de Navarra al conocer la proximidad del parto para satisfacer a los fueros de su nación, como presintiendo que iba a tener un hijo que sería rey de Aragón y de otras muchas naciones y desdeñarlo darlo a luz entre las tempestades de la guerra que hervía en Navarra. Nació este afortunado Fernando el día 6 antes de los idus de marzo, o sea, viernes el 10 de marzo del año del nacimiento de Nuestro Redentor de 1452, poco después de las 11 de la mañana, faltando menos de una hora para el mediodía.)
Bartolomé Leonardo de Argensola, cronista del reino de Aragón, escribió en sus “Anales” a comienzos del siglo XVII que la fecha en la que se produjo el nacimiento fue el 10 de marzo del año 1450, aunque también recogió que según otros autores había nacido el mismo día pero de 1452: “... Nació (don Fernando el Católico) un viernes a X de Marzo de 1450 (y según otra opinión en 1452) en Sos, villa antigua de Aragón, que confina con Navarra.”[3].  Leonardo de Argensola, aportó además un interesante dato que hasta el momento no habían recogido los cronistas, y era que el nacimiento tuvo lugar en el palacio de la infanzona familia de los Sada, lugar donde se solían alojar los reyes cuando acudían a la frontera con Navarra por causas de la guerra: “...Mereció ser Casa Genial, en dicho punto, la de los Sadas, hidalgos honrados, a quien el Rey Don Juan y la Reina su mujer favorecían alojarse en ella cuando las ocasiones de la guerra, con que allanaron Navarra, les obligaba a pasar por aquella frontera”[4].
Contemporáneo a Argensola fue el geógrafo, cosmógrafo y cronista mayor de Portugal Juan Bautista Labaña, al que le fue encomendada la labor de confeccionar un mapa de Aragón. Labaña recorrió personalmente toda la geografía aragonesa recogiendo sus datos en su magna obra del año 1610 “Itinerario del Reino de Aragón”. El 16 de noviembre de este año recogió en Sos la noticia del nacimiento de Fernando el Católico en la casa de los Sada, aportando además el dato de que fue Martín de Sada quien acogió a la reina doña Juana. También recogió el hecho de que Hernando de Sada, bisnieto de Martín, era el propietario de la casa de la familia y disfrutaba el cargo de jurado mayor en la villa de Sos: “...Nesta villa parió a Rainha Dna Johanna, a el Rey Don Fernando o Cathólico, em caza de hum Martin de Sada, cuyo Bisnetto possue hoye a caça, que se chama Hernando de Sada, e hora o Jurado mayor quando por ally passey. A caza he bem estreita, e o aposento em que a Rainha pario, pequenno.” [5]
A estas noticias de Labaña se le deben conferir bastante credibilidad, pues además de coincidir con las aportaciones de Argensola hay que tener en cuenta que al visitar personalmente Sos recogió la tradición y la memoria histórica que había en la villa a comienzos del s. XVII sobre el nacimiento del monarca.
Hasta aquí la información escrita que los principales cronistas e historiadores de los siglos XVI y XVII iban aportando en sus libros y anotaciones sobre el nacimiento de Fernando en la villa de Sos, en especial los referidos por Zurita, Argensola y Labaña, quienes iban añadiendo nuevos datos para despejar la incógnita sobre el parto de doña Juana en Sos.
Palacio de Sada, donde nació Fernando el Católico
Los investigadores y estudiosos posteriores en el tiempo a los cronistas citados tomaron como referencia las crónicas de éstos, repitiendo más o menos los datos aportados por ellos, como Pascual Madoz en su Diccionario Geográfico de 1848, donde menciona que “...al S. de la villa hay un palacio de bella y gótica construcción propio del Marqués de Camporeal, que ha servido de habitación a los gobernadores y en el que Doña Johana Enríquez dio a luz en 10 de marzo de 1452 al Rey Don Fernando el Católico, conservándose todavía señalado el sitio que ocupó su lecho...” y “...la reina desde Sangüesa, dirigiéndose al encuentro de su marido el rey D. Juan llegó á Sos en 1452, por el notable acontecimiento de haberla asaltado aquí los dolores del parto y dado a luz en 10 de marzo al infante D. Fernando, que después fue el gran rey Católico..”.[6]
Con las referencias expuestas hasta el momento a buen seguro que los ignorantes a los que aludía al principio se estarán frotando las manos de satisfacción, pues los datos aportados son meras transmisiones orales y escritas del conocimiento de la gente, y bien es cierto que no se puede afirmar con total rotundidad, como ellos pretenden, que el nacimiento de Fernando en Sos sea un hecho, y menos, si cabe, el año de nacimiento, como hemos podido comprobar en las imprecisiones de alguno de los cronistas. Hacen falta pruebas más contundentes y fehacientes.
Afortunadamente en los últimos años han aparecido estas pruebas, que vienen a ser de una naturaleza totalmente distinta a las expuestas hasta ahora. No son crónicas de historiadores, sino documentos que aportan más credibilidad a los hechos hasta ahora narrados por los cronistas.
Uno de estos documentos, descubierto por el doctor Gual Camarera, se encuentra en el “Libre dels Actes dels Jurats e Cocell” de la localidad levantina de Alcira, de los años 1451 y 1452. En el” libro de actas de los Jurados y el Concejo” se recogían por escrito las reuniones de los vecinos y las decisiones que en ellas se tomaban, también se copiaban en él las cartas que se recibían de la Corona donde venían reflejadas órdenes y mandatos. En uno de los folios del libro de 1452 se recoge una carta escrita de puño y letra del rey Juan de Navarra, infante y lugarteniente general del rey de Aragón, datada en la villa de Sos el 10 de marzo de 1452 en la que se comunica el nacimiento de su hijo a las dos del mediodía en la villa de Sos: “Prohomens amats nostres, certifficam vos que huy, data de la present, a les dos hores apres mig jorn, en aquesta villa de Sors, la Illustrissima reyna nostra molt cara e molt amada muller, ha parit hun fill, e per gracia de Nostre Senyor ella es fora de tot perill del part.
Nottifficam vos ho perque sian participants de nostra gloria y consolacio. De la Villa de Sos, a deu de marc Any MCDLII. El Rey Johan,”
Al margen de esta notificación, y escrita con otra letra, existe una nota posterior que explica la naturaleza de la carta al señalar que se trata de la litera de la natividad del senyor Rey don Fernando benaventuradament regnant, por lo que esta nota hay que datarla en los años en que Fernando reinó[7]. Esta nota, por otra parte, refleja cómo el acontecimiento ganó trascendencia con el paso del tiempo, puesto que en 1452, la noticia para la población de Alcira, que formaba parte del reino de Valencia, era que el rey de Navarra, hermano del rey de los territorios de la Corona de Aragón y lugarteniente general de éste, había tenido un hijo (que no era ni siquiera su primogénito, ya que en esos mismos años vivía el príncipe de Viana); años después, ese niño que había venido al mundo en Sos se había convertido en el soberano, no sólo de los valencianos y del resto de países que conformaba la Corona de Aragón, sino también la Corona de Castilla.[8]
Otro documento conservado en los protocolos notariales del siglo XV de la villa de Sos es una copia de una carta datada en Zaragoza el 12 de mayo de 1468 y enviada por el todavía príncipe Fernando al escudero Pedro de Ayerbe, baile de los judíos en Sos[9], donde le ordena que el patio de los judíos que estaba junto a la casa de Martín de Sada pase a posesión de éste, en atención al hecho de haber nacido allí el propio Fernando, como él mismo expresa: “... en la qual cassa nacimos e venimos a la luz deste mundo...”
En todos estos documentos quedan reflejados con exactitud y claridad la fecha de nacimiento de Fernando el Católico (10 de marzo de 1452), zanjando así la controversia sobre el año (recordemos que Argensola dijo que fue en 1450, y Hernán Pérez de Guzmán en 1453), sobre el mes (el mismo Pérez de Guzmán lo dató en mayo) e incluso la hora del alumbramiento, contradiciendo las fuentes de Zurita, que habían señalado las 11 de la mañana. Igualmente estos documentos especifican que el feliz nacimiento tuvo lugar en Sos y concretamente en la casa de la familia de los Sada.[10]
No obstante, por si esto no fuera ya suficiente, otro documento de Juan II, padre de don Fernando, descubierto por el ilustre Isidoro Gil de Jaz en el Archivo de Sos y fechado en 1458 dice: “Queriendo premiar a los grandes sacrificios de los de de esta Villa de Sos a la Corona de Aragon, y los grandes daños y gastos que padecieron por su máxima innata fidelidad y darles con digna retribución por haber nacido en ella el Ilustre Infante don Fernando su carísimo hijo y en atencion a los ruegos y súplicas continuas de la Reyna Juana su Mujer y del mismo Infante su Hijo, quiere y es su voluntad que los vecinos de la villa de Sos sean francos y libres de todo derecho de portazgo, usazgo, con tal fuerza, peso y mesturaje, y de todo derecho y costumbre vieja y nueva, impuesta y que se haya de imponer. Que perpetuamente todos los de la villa sean infanzones.”
Por testimonio del mismo don Fernando, desde Zaragoza el 24 de febrero de 1468 escribe a su secretario don Gaspar Darinyo: “... e per quanto nos nacimos en la dicha Villa de Sos la cual por dicha nuestra nativitat tenemos en especial amor más que a otra de este Reyno como la razón quiere,... y no querríamos ni permitíamos en manera alguna vejación ne daño o molestia alguna fuesen fechas a la dicha Villa, ne a los habitantes de ella...”
Siendo rey Don Fernando, expidió un mandato al Magnífico Sancho Paternoy, Comisario de los derechos y tributos del Maridaje de la princesa de Portugal, su hija, dado en Barcelona a 27 de marzo de 1493 en el que hace mención al privilegio concedido por el rey, su padre, y mandó que no se les exija a los de Sos el derecho de maridaje por causa de su nacimiento en dicha villa.
El mismo Don Fernando concedió privilegio a Sos, dado en Monzón a 24 de enero de 1510, confirmándole y concediéndole todos los privilegios que hasta entonces tenía, especialmente el dado por su padre, que copia a la letra, el cual aprueba y confirma de nuevo atendiendo a su innata fidelidad y singular afecto al servicio del rey y por su nacimiento en dicha villa.
Estos dos últimos documentos estaban en el archivo de Sos, según D. Ambrosio Guillén de Jaso, doctor complutense, como puede verse en la real aclaración del señor rey Don Fernando VI en Sos, escrita el 24 de febrero de 1747. Lamentablemente el archivo fue destruído posteriormente por los franceses.
D. Isidoro Gil de Jaz, consejero de guerra de Fernando VI y Carlos III, en su obra “Nobleza de Navarra y Valdonsella” dice: “Pedro de Sada, Canciller de Navarra, caballero muy conocido en tiempo del rey Don Juan el 2º de Aragón y el Príncipe Don Carlos de Navarra, por cuyo medio se trató de la concordia entre estos dos príncipes. Nació en la casa y solar de los Sadas en la villa de Sos, el Rey D. Fernando el Católico...y hoy son S.S. de ella”[11].

Con todo esto se puede afirmar con total rotundidad que Fernando el Católico nació en Sos el 10 de marzo de 1452, a las dos horas del mediodía, en la casa de los Sada ¡Y todavía hay incrédulos que ponen en duda o niegan todas estas evidencias!

El romancero de Sos nos canta así este real suceso del nacimiento:

Por el Portal de la Reina,
viniendo de Campo Real
entra un lúcido cortejo
con prisa en el cabalgar.
Entre nobles caballeros
y una escolta desigual,
viene la Real Señora
que pronto madre será.
Se adentra un gentilhombre,
Martín de Sada que va
a preparar el Palacio
que a la Reina va a hospedar.
Es tal la emoción que siente
y la prisa y la ansiedad,
que a la guardia de la puerta
se olvida de saludar,
mientras un clarín agudo
anuncia el pendón real...




[1] Zurita, Jerónimo. Anales de la Corona de Aragón, vol. 7. p. 38. I.F.C., 1988.
[2] Alonso de Palencia. Décadas, 1. L. 2. cap.6.
[3] Argensola, L. Anales. Citado en T. Ríos Balaguer. “El palacio de los Sada en Sos del Rey Católico”.
[4] Argensola, L. Anales. Citado en T. Ríos Balaguer. “El palacio de los Sada en Sos del Rey Católico”.
[5] Labaña, J.B. Itinerario del reino de Aragón
[6] Madoz, Pascual. Diccionario geográfico, estadístico e histórico de España.
[7] Archivo Municipal de Alzira, Libre dels jurats e Concell 1451-1452. Fol. 52 vº.
[8] Abellá Samitier, Juan. El nacimiento de Fernando el Católico y la Villa de Sos.
[9] A.H.P.S., Johan Zareco. P. 412, f. 19 vº.
[10] Territorio Museo ha reproducido en edición facsímil limitada ambos documentos, regalando sendos facsímiles a los reyes de España don Felipe VI y doña Leticia cuando todavía eran Príncipes de Asturias con motivo del nacimiento de la infanta Leonor
[11] Gil de Jaz, Isidoro. Nobleza de Navarra y Valdonsella, t. 7, f. 35.






BIBLIOGRAFÍA

-ALFARO LAPUERTA, EMILIO. La villa de Sos, cuna de Fernando el Católico.Conferencia pronunciada en la villa de Sos del Rey Católico el día 2 de mayo de 1955. Separata del nº 3 del "Boletín del Instituto Cultural Hispánico de Aragón", año III, de 2 de enero de 1956. Talleres editoriales de "El Noticiero". Zaragoza, 1956.
              -GARCÉS ABADÍA, MÁXIMO. La villa de Sos del Rey Católico. Parroquia de San Esteban. 1992.
-GARCÉS ABADÍA, MÁXIMO. Sos del rey Católico. Edilesa
-IBARRA RODRÍGUEZ, EDUARDO. Informe acerca de la declaración de monumento nacional del palacio llamado de Sada, en la villa de Sos (Zaragoza), donde nació el monarca Don Fernando II de Aragón y V de Castilla, llamado El Católico. Boletín de la Real Academia de la Historia. T. LXXXVI (1925), pp. 431-438.
-LABAÑA, JUAN BAUTISTA. Itinerario del Reino de Aragón. Estudio previo de Antonio Paulo Ubieto Artur. Anubar. Zaragoza, 1992.
-MADOZ, PASCUAL. Diccionario Geográfico Estadístico Histórico. 1845-1850. Edición facsímil. D.G.A. Valladolid, 1985.
-MORET, JOSÉ. Anales del Reino de Navarra. Imp. Bernardo de Huarte. Pamplona, 1695.
-RÍOS BALAGUER, TEODORO. El palacio de los Sada en Sos del Rey Católico. I.F.C., D.P.Z., Zaragoza, 1957.
-VICENS VIVES, EDUARDO. Historia crítica de la vida y reinado de Fernando II de Aragón. Edición de Miquel A. Marín Gelabert. I.F.C. Zaragoza, 2006.
-VV.AA. Exaltación de Sos del rey Católico. I.F.C.
-ZURITA, JERÓNIMO. Anales de la Corona de Aragón. I.F.C. 1989-1996. Zaragoza.
En la web:
-www.sosdelreycatolico.com. Abellá Samitier, Juan.  El nacimiento de Fernando el Católico y la villa de Sos.