jueves, 27 de agosto de 2015

ENCIERROS DE SAN COJON




Durante las fiestas mayores de Sos, en el mes de agosto, viene celebrándose en la villa de Sos el tradicional encierro de San cojón; una parodia de los clásicos encierros de San Fermín donde nadie sale herido y donde la diversión está asegurada.
El origen de estos encierros se remonta ya a la década de los 80, cuando un grupo de jóvenes sosienses, tras terminar el último acto festivo del programa oficial de fiestas, el baile, que suele acabar sobre las cinco de la madrugada, y antes de empezar el primero del día siguiente, la diana de las 8 de la mañana, decidieron no ir a dormir a sus casas (algo muy normal en fiestas), y para “rellenar” el tiempo de espera antes de ir a la diana con la charanga, decidieron pasar el tiempo corriendo por las calles del municipio un “encierro” muy singular, donde un contenedor de basura era empujado por un mozo simulando ser un toro mientras los demás corrían delante del contenedor citándolo como si de un astado se tratara. Se lo debieron pasar muy bien, ya que al día siguiente repitieron, y al siguiente, y al siguiente…y al siguiente año todas las mañanas de fiestas.
Este “encierro” tan peculiar empezó a popularizarse entre la juventud del municipio, y el segundo año ya eran muchos los mozos que se apuntaban a correr delante del contenedor de basura, por lo cual decidieron innovar su peculiar encierro, y como correr empujando  el cubo de basura resultaba muy “canso” y fatigoso para el mozo que lo portaba, y más a esas horas, decidieron relevarle de su agotador sacrificio sustituyéndolo... ¡por un dumper! (¡qué bestias!)  La adrenalina de los mozos subió, claro está, como la espuma, y ahora las carreras delante del dumper ya se aproximaban más a las de Pamplona. ¡Todo un espectáculo!
Pero los mozos de Sos, aunque bestias, también son sensatos y pronto se dieron cuenta que las “cornadas” de este nuevo “toro” podían causar peores heridas que las de un verdadero astado (afortunadamente no hubo ningún herido), por lo que el sufrido portador de contenedores de desechos regresó a su primitiva y sofocante labor.
Pero los mozos de Sos también son talentosos, y es entonces cuando se gestó la idea de confeccionar un toro de cartón, menos pesado y más cómodo y fácil de llevar que el cubo de basura; “…y si le ponemos una ruedecica, mejor!”
Imagen de San cojón con el pañuelo de fiestas
San cojón en el portal de Malla antes del encierro




















Mozos cantando a San cojón antes del encierro
A partir de aquí se fijó el recorrido del encierro, que va desde el portal de la Reina, o de Malla, hasta la plaza del Ayuntamiento; recorrido que no ha variado desde entonces. Se fijó la hora del mismo (8 en punto de la mañana), se colocó la imagen de San cojón, a quien se le pide con tres cánticos su protección durante el encierro, se lanza el cohete anunciando la salida de la manada, etc…en una jovial, simpática y metafórica alegoría de los clásicos encierros navarros de San Fermín.
Cartel anunciador de los encierros





Año tras año, se fueron incorporando nuevas ideas y novedades relacionadas todas ellas con los encierros de nuestros vecinos de Pamplona hasta hoy, aunque cada año hay algo nuevo o desaparece algo de años anteriores. En los años 90, por ejemplo, dos “operadores de cámara”, uno situado en mitad del recorrido y otro al final del mismo, simulaban la retransmisión televisiva del encierro subidos en sendos andamiajes con cámaras de cartón imitando a las de TVE; otro año se simulaban “cogidas” del toro a algún mozo, siendo atendido en el mismo recorrido por los “voluntarios de la Cruz Roja”; en otra ocasión un improvisado reportero, micrófono en mano, realizaba entrevistas y recogía testimonios de corredores y asistentes, etc…
La publicidad también está presente tanto en el encierro como en el pueblo. En los establecimientos y repartidos por las calles de la Villa, carteles anunciadores nos informan de los  días de los encierros y de las distintas ganaderías protagonistas de los mismos…. Y, por supuesto, que no falte publicidad para los espárragos de Navarra.
¡Viva San cojón!

Toro de los encierros de San cojón.