miércoles, 19 de agosto de 2015

EL PORTAL DE LA REINA, DE MAYA O DE LA FUENTE ALTA

Interior del portal de la Reina

                        El portal de la Reina es de los denominados torre-puerta, conocida por tres denominaciones distintas: Portal de Maya, de la Fuente Alta o de la Reina.
Portal de la Reina porque hay quien piensa que fue por esta puerta por la que entró la reina Juana Enríquez para dar a luz al futuro rey, pero parece ser que la entrada la hizo por el portal de Jaca y este portal en el que nos encontramos lleva su nombre porque lo mandó restaurar y ampliar la Villa de Sos en recuerdo y homenaje a la Reina Doña Juana Enríquez en el s. XV por tan dichoso alumbramiento. (Ver enlace)
También le llaman portal de Maya porque anteriormente se llamaba así la calle que accede al portal y la denominación de portal de la Fuente Alta era porque pasando dicho portal se accedía a una fuente próxima.
Portal de la Reina: matacán y almenas



           La torre está rematada por almenas y es hueca, abierta por la gola conformando las denominadas bestorres, pudiendo ver en su interior los rebajes en el muro, a distintas alturas, en los que se apoyarían las maderas que conformarían los diferentes pisos de la torre, los cuales cuentan con saeteras para defenderse en caso de peligro.Un matacán defiende la primitiva entrada lateral de la torre,pues la otra entrada, la frontal, fue abierta con posterioridad.
Saetera con dintel sostenido por ménsulas y escalonado.




               Hasta bien entrado el siglo XX no se inventó el bolígrafo, y mucho menos los sprays modernos para grafitear en los muros que inundan hoy día nuestras ciudades, pero ello no es óbice para que ya existieran graffiteros desde tiempos muy remotos. Ahora vamos a ver unos graffittis que algún desesperado soldado francés realizó en las dovelas de la puerta derecha del portal. Se trata de tres inscripciones, escritas en francés, a la altura de nuestros ojos: dos en las dovelas de la izquierda y una en las de la derecha. En las de la izquierda, la superior es ilegible, solo se lee, a duras penas, la fecha de "1812"; en la inferior podemos leer: “MERDE POUR LES VOLANTIERS DE MINA” (mierda para los voluntarios de Mina) y en la dovela de la derecha se lee: “POISSON POUR MINA” (veneno para Mina)

        
"Merde pour les volantiers de Mina"
Ilegible. Sólo se lee la fecha de 1812
                       
                         Para entender el porqué de estas inscripciones tenemos que retroceder en el tiempo a la invasión de España por parte de las tropas napoleónicas.
Tras la derrota sufrida de la armada franco española en Trafalgar, Napoleón decidió bloquear todos los puertos del continente europeo para impedir el comercio con Inglaterra. Portugal, aliada de Inglaterra, no aceptó la medida y fue la razón por la cual Napoleón buscó una alianza con España para invadir Portugal. Cuando España se negó, en contra de la voluntad de alguno de sus generales, el mismo Napoleón comandó las fuerzas que invadieron España y derrotaron al ejército de este país.
En 1808, en Bayona, obligó a Carlos IV a abdicar a favor de su hijo, Fernando VII, pero inmediatamente obtuvo también su abdicación y nombró a su hermano, José Bonaparte, rey de España e Indias. Los españoles tomaron las armas y dieron inicio a la llamada Guerra de la Independencia. Con una inferioridad técnica aplastante, y numérica en cuanto a efectivos militares, los españoles optaron por hacer frente al ejército francés mediante la lucha de guerrillas, sistema que jugó un papel importantísimo en esta guerra, suponiendo un gran desgaste humano y económico para Francia.
El guerrillero Espoz y Mina

                     El guerrillero más famoso de esta zona fue el navarro Francisco Espoz y Mina. Entre 1810 y 1813, con un ejército de casi 3000 hombres, llamados “los voluntarios de Mina”, desarrolló sus ataques e incursiones por Navarra, Aragón, Castilla y Guipúzcoa, sin que los ejércitos franceses pudieran hacerle frente. Ante esta situación, el general francés Honoré Reille intentó paralizarlo con un ejército diez veces superior, sin conseguirlo. Espoz y Mina continuó cosechando éxitos guerrilleros en Alagón, Tafalla, Motrico, Fuenterrabía, Zaragoza, Rocafort, Sangüesa y Sos del Rey Católico, que fue tomado por las tropas francesas entre enero y febrero del año 1810 y permaneció bajo su dominio hasta ser liberado por Espoz y Mina en marzo de 1813.( ver enlace)

Los ataques de Espoz y Mina para liberar a Sos de los franceses fueron muy virulentos y continuados, como así lo atestiguan los restos encontrados en las excavaciones arqueológicas realizadas durante los años ochenta en el espacio contiguo a la Lonja, donde se ubicaba uno de los objetivos principales de la artillería de Mina y sus guerrilleros. 
                      Así pues, después de todo esto, no es de extrañar que algún soldado francés manifestara su ira contra el guerrillero español y sus voluntarios dejando constancia escrita de sus opiniones respecto al General Mina, derivada sin duda por el pertinaz acoso que sufrieron los franceses durante diez largos y belicosos días.







BIBLIOGRAFIA

-CASAMAYOR, Diario de. Los sitios de Zaragoza. Prólogo de José Valenzuela La Rosa. Imp. Cecilio Gasca. Zaragoza, 1908.
-ESPOZ Y MINA. Memorias de un guerrillero (1808-1814). Dritica. Barcelona, 2008.
-IRIBARREN, JOSÉ MARÍA. Espoz y Mina, el guerrillero, el liberal. 2 tomos. Ed. Aguilar. Madrid 1965-1967.
-PRIEGO LÓPEZ, JUAN. La guerra de la Independencia. 1808-1814. Servicio Histórico Militar. Ed. San Martín. 8 tomos. Madrid, 1972-1994.