sábado, 13 de mayo de 2017

EL PARASITARIO MUÉRDAGO



           
Muérdago. Fuente de la Vírgen. Valentuñana.(Sos del Rey Católico)
         
     El muérdago (viscum album) es un arbusto leñoso perteneciente a la familia de las santaláceas; arbusto  semiparásito que toma como huésped otras plantas leñosas generalmente de hoja caduca, como el álamo, roble, chopo, manzano…, aunque también puede aparecer en árboles de hoja perenne (pino, abeto)
            No hace falta andar mucho en Sos para encontrar esta planta. En muchos árboles de los alrededores, e incluso en el perímetro amurallado de la villa, podemos ver esta parásita planta, mucho más fácil de distinguir en otoño e invierno en aquellos árboles de hoja caduca, pues  el muérdago es una planta perenne.
            “Viscum” hace referencia a la viscosidad de sus frutos, y “album” (blanco) al color de los mismos. Debido a esta viscosidad de los frutos,  el muérdago también es conocido como “liga” o “visco”
            El muérdago  se encuentra  en Europa, Asia y América desde el nivel del mar hasta los 1300m de altitud. Sus tallos, que pueden llegar a medir hasta 1 metro, son de color amarillo-verdoso y se dividen desde la base en varios ramos articulados, ahorquillados, cilíndricos y divididos por nudos, enredándosen entre ellos formando una maraña que da a la planta un aspecto global de redondez, en forma de “pelota”. Las hojas, perennes, son lanceoladas, carnosas, opuestas en los extremos de las ramas, de color verde pálido y con los nervios paralelos. Las flores son verde-amarillentas y nacen en pequeños ramilletes. Los frutos son unas pequeñas bayas, de color verde antes de madurar y blanco-traslúcido cuando maduran a finales del otoño, conteniendo en su interior una única y pegajosa semilla.
          
Varias plantas de muérdago parasitando un chopo
                 Se dice que el muérdago es una planta semiparásita porque aunque sus raíces se introducen hasta el interior del tronco del árbol huésped nutriéndose de la savia del mismo, realiza por sí misma la fotosíntesis y elabora independientemente sustancias orgánicas, es decir, no depende al 100 por 100 del huésped.
            Las bayas del muérdago son tóxicas para las personas, pero no así para las aves, que en la estación de invierno, cuando más difícil resulta buscar comida, encuentran en las recién maduradas bayas un cómodo, fácil, abundante y nutritivo alimento. Generalmente son pájaros, como el zorzal, el carbonero, el mirlo o el ruiseñor, entre otros, y tras comer el fruto, la pegajosa semilla de su interior se queda adherida a su pico, por lo que el ave, con la intención de desprenderse de la molesta semilla, frota su pico repetidas veces contra las ramas del árbol hasta soltarla y ésta, debido a su viscosidad, queda adherida en la rama y lista para una futura germinación. En otras ocasiones, aves de mayor tamaño se tragan el fruto entero, por lo que tras la digestión, la semilla es expulsada con sus heces y depositada en una rama, ya sea por estar el pájaro reposando en la rama o por caer en la misma si la defecación ha sido durante el vuelo.
           
Bayas de muérdago
Las leyendas atribuyen al muérdago poderes mágicos por ser una planta que ni es de la tierra, puesto que sus raíces no tocan nunca el suelo, ni del cielo, porque tampoco se mantiene por sí mismo en el aire, de ahí la costumbre de cortarlo sin que caiga al suelo y de colgarlo en el techo. Los celtas la consideraban como una planta sagrada, poseedora de propiedades mágicas, portadora de buena suerte, símbolo de paz, amuleto protector y relacionada con la  fertilidad y el amor, llegando hasta nuestros días la tradición de que besarse bajo las ramas de muérdago significa encontrar pronto al ser querido o fortalecer el amor existente entre la pareja. Pero para que esto surta efecto, según los celtas, el muérdago con mayores poderes es el que colgaba de los robles; además había que cogerlo con un determinado ritual que consistía en cortarlo con la debida reverencia de pedir respetuosamente a la planta permiso para cortarla, pues de no hacerlo así se corría el riesgo de padecer todo tipo de males; además debía hacerse de noche, cuando la luna tuviera seis días, cortando la planta con una hoz de oro y sobre todo ¡que no toque el suelo!
            Independientemente de estas tradiciones y supersticiones, lo cierto es que ya desde el tiempo de los celtas se conocían las virtudes curativas del muérdago como remedio universal.
       Actualmente se usa como remedio casero contra la afonía, pero además es un excelente elemento empleado en medicina como terapia complementaria a los pacientes de cáncer para combatir los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia.
El muérdago posee una substancia activa, la viscotoxina, que resulta ser diurética, anticancerígena, antiepiléptica, cardiotónica e hipotensora, aunque en altas dosis resulta tóxica para las personas, además de otros negativos efectos secundarios, de ahí la prohibición de cortar muérdago para usos medicinales y remedios caseros y tener que ser recetado exclusivamente por un facultativo y bajo su control, pues el elemento activo no actúa por igual en plantas parasitadas en una variedad de árbol que en otro, pues los alcaloides varían según el huésped del que provengan (pino, manzano, roble, chopo…)
            Aunque todavía se están estudiando todas las propiedades de esta mágica planta, el mayor problema actualmente del viscum álbum  es que un árbol parasitado con muchas plantas de muérdago puede llegar a morir, por lo que es considerado como una plaga, plaga que está afectando ya a mucho arbolado de la comarca de Sos y de las Cinco Villas.Sólo tenemos que dar un paseo por los alrededores de Sos, mirar hacia arriba, y ver cómo el muérdago se está "adueñando" de diversas especies del variado arbolado de nuestros campos y bosques.




BIBLIOGRAFÍA 

En la web:

-Wikipedia. Viscum album 
-www.lagranepoca.com/...33617-muerdago-una-planta-magica-segun-botanicos-y-viejas-leyendas       -www.zonaverde.net/navmuerdago.htm