martes, 28 de febrero de 2017

LA NIEBLA EN SOS



Niebla en  Sos del Rey Católico


             Sos del Rey Católico se ve afectada por las nieblas en muchas ocasiones al llegar el otoño y, sobre todo, el invierno.
            La niebla es un fenómeno atmosférico que se produce por el enfriamiento de las capas de la atmósfera a ras de suelo, condensándose el vapor de agua en pequeñísimas partículas, casi microscópicas, que se encuentran en suspensión en el aire, pues no tienen el peso suficiente como para caer al suelo en forma de lluvia.

           El enfriamiento de las capas bajas de la atmósfera puede ser producido por diversas factores, recibiendo la formación de nieblas diferentes nombres según éstos factores. Así, existen las nieblas de irradiación, de advección, de evaporación, orográficas y de hielo.
           
Niebla de irradiación en Sos del Rey Católico
 
Debido al clima mediterráneo continental que disfruta Sos y a las especiales características orográficas del terreno donde se ubica, las nieblas que se generan en época invernal son nieblas de irradiación.

            Las nieblas de irradiación son las formadas a ras de suelo debido a un rápido enfriamiento de las capas inferiores de la atmósfera. Este rápido enfriamiento viene originado por la pérdida de calor de la tierra debido a la corta exposición a la luz solar en unos meses donde el día es cada vez más corto. A esto hay que sumar la presencia de un anticiclón, que es general en todo tipo de nieblas, por el que el aire frío y pesado de las capas altas de la atmósfera desciende y se expande. La humedad es aportada y mantenida por el pantano de Yesa y el río Osella, produciéndose entonces la niebla y una inversión térmica, o sea, la temperatura es mayor en las capas altas que las bajas. Esto da origen a unos bancos de niebla muy característicos que podemos ver en la villa de Sos muchos días de invierno, y que a veces pueden llegar a duras varios días seguidos.

Vista desde el castillo de Sos. Abajo, la niebla, y arriba un resplandeciente sol.
Desde el castillo de Sos podemos observar este precioso fenómeno varios días al año: niebla y frío abajo, en el valle, formando un denso manto blanco cubriendo el pantano de Yesa y todo el valle del Onsella, y sol en las capas superiores. Un precioso espectáculo para la vista.
Si la inversión térmica se produce a mayor altura entonces todo el pueblo queda “absorbido” por la niebla y, lógicamente, el frío será más notorio en la villa.
Este fenómeno de niebla de irradiación se produce sólo en situaciones de absoluta estabilidad, sin viento, y desaparece cuando éste surge y “arrastra” la niebla, o cuando el calor del sol va evaporando poco a poco las minúsculas partículas de agua  de la masa de aire frío, haciendo que la niebla se vaya lentamente disipando.


La niebla se extiende a lo largo del valle del río Onsella siguiendo su curso.