sábado, 27 de febrero de 2016

FERNANDO EL CATÓLICO RECIBIDO A PEDRADAS


Tras no pocas vicisitudes de todos conocidas, Fernando e Isabel decidieron casarse clandestinamente. La noche del 14 de octubre de 1469 se produjo el encuentro de ambos contrayentes en el palacio de los Viveros de Valladolid. Para ello Isabel escapó de Ocaña, de la custodia de don Juan Pacheco, con la excusa de visitar la tumba de su hermano Alfonso, que reposaba en Ávila, y Fernando salió de Aragón, cruzando Castilla, disfrazado de arriero para evitar ser descubierto.
Cuando Fernando y su escolta llegaron al Burgo de Osma llamaron a las puertas del castillo y los del interior, confundiéndolos por bandidos, les arrojaron una lluvia de piedras que alcanzaron la oreja de Fernando.
Palacio de los Vivero. Valladolid.



Cuando finalmente llegaron a su destino, el palacio de los Vivero, en Valladolid, y al consabido ¡ah de la casa!, el centinela del palacio arrojó una pesada piedra que casi desnuca al futuro esposo, gritando éste: “…que soy yo, Fernando, Príncipe de Aragón”.








 BIBLIOGRAFÍA

-CAROLINA-DAFNE ALONSO-CORTÉS. El caballero de la reina Isabel. Knossos. Madrid, 2013.
En la web:
-www.reinacatolica.org. V centenario Reina Católica. Instituto de Historia Eclesiástica Isabel la Católica.