lunes, 5 de diciembre de 2016

SECUESTRO EN SOFUENTES

7 de septiembre de 1877

El joven sacerdote Wenceslao Sendoa, dirigíase el viernes 7 de septiembre al caserío de Sofuentes para hacer noche allí y decir misa al día siguiente cuando, a la mitad del camino, sobre las dos y media de la tarde, le asaltaron dos hombres armados, vendáronle los ojos y lo llevaron a un espeso monte llamado Valdoscura, donde existe una cueva, en la que lo tuvieron un rato. Por extraviados caminos lo condujeron a un corral desde el que enviaron un muchacho con una carta que le hicieron escribir a D. Wenceslao para sus padres, reclamándoles una gruesa cantidad.

Apercibidas las autoridades y el vecindario, organizó el alcalde una fuerza compuesta de la Guardia Civil y algunos vecinos armados, y a pesar de la noche tempestuosa que hacía, lograron que los secuestradores, temerosos de la persecución de que eran objeto, pusieran en libertad al cautivo, aunque las autoridades no consiguieron atrapar a los secuestradores.(Diario "El Siglo Futuro", 11/09/1877)