domingo, 9 de agosto de 2015

UN SOSIENSE Y UNA LAGARTERANA

Bordado de Lagartera
 A finales del siglo XV y principios del XVI se tienen noticias de la afición de las mujeres de Lagartera (Toledo) en el arte de la aguja, en calidad de labranderas y bordadoras. La noble doña Juana de Toledo, viuda del primer Conde de Orgaz, tenía en el palacio del castillo de Oropesa tres labradoras lagarteranas a su servicio, llamadas Catalina, Ana e Isabel, hermanas huérfanas desde muy pequeñas.
La condesa de Orgaz se comprometió en casar a las niñas con nobles señores y a Catalina la casó con el sosiense Juan de Basas, hijo de Juan de Basas y de María del Cid.[1]
Pasando los años Lagartera se convertirá en la capital nacional del bordado popular, quedando su nombre unido al más excelente rigor artesano. Es famoso actualmente un taller de Lagartera que lleva el nombre de “Las Tres Hermanas”.



[1] Archivo Parroquial de Oropesa, lib. 1.B.,fol. 18.


BIBLIOGRAFÍA


-GARCÍA SÁNCHEZ, JULIÁN. Lagarterana y su taller de labradoras.Toletum: Boletín de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, nº 33, pp. 105-124. Toledo, 1996.