martes, 4 de agosto de 2015

LA JOTA

Parece ser que en el siglo XVII nace la jota, aunque no tal y como la conocemos ahora. Poco a poco fue tomando cuerpo y evolucionando musicalmente hasta distinguirse de otras, enraizándose definitivamente en Aragón a partir de principios del siglo XVIII tomando el nombre de jota aragonesa, tal y como la conocemos actualmente.
El objeto y motivo de las letras es de lo mas variado:se canta a la Virgen, a su Templo,a la novia, a la madre, para expresar un piropo, una afirmación de cariño, el desdén o la pena por la muerte de la amada; se pide ayuda y protección para personas y familiares, para Aragón y sus pueblos, sus campos, el agua...;se cantan las faenas agrícolas, la dura vida del campesino, los esfuerzos y sinsabores, el cansancio físico y moral..; se cantan denuncias sociales o se expresan sentencias, pensamientos o consejos..y un sin fin de temas, unos expresados con pena y tristeza, otros con alegría, alborozo, sentimiento, denuncia, rabia, picardía,etc..., la jota admite todo tipo de temas cantados con todo tipo de sentimientos humanos y expresiones verbales y corporales.
En el cancionero musical de la provincia de Zaragoza encontramos una jota que se cantaba en Sos del Rey Católico y otros pueblos de la zona por las cuadrillas de hombres que se desplazaban a otras comarcas para trabajar en la siega, así como mientras realizaban las faenas del campo; es la jota segadora.

JOTA SEGADORA


Segadora, segadora,
qué aborrecida te ves,
todo el día trabajando
y agua no puedes beber.



Transcripción musical: Angel Mingote. (Cancionero musical de la provincia de Zaragoza.Sos del Rey Católico y otros pueblos.)  
     
                   Otras jotas describen con crudeza e ironía la dura labor de los labradores de secano:                                                                                                                                         
Soy nacido en casa campo
y criado entre la hierba,
mira si no he de saber
el de sí que da la tierra.

Y aunque el hambre apretara, con resignación e ironía se cantaba:

En la esquina de un corral
cantaba un bacibero
¡ qué buenas migas haría
si tuviera pan y sebo!


Delfín Arbea tocando la bandurria        




          

               Delfín Arbea, ya fallecido, era un músico de Tiermas, afincado en Sos, que ha participado en muchas rondas y bailes en la comarca de la Canal de Berdún, Altas Cinco Villas y Jaca, tocando sobre todo bandurria y violín y acompañado por una guitarra y, más modernamente, por un saxofón. Él mismo recuerda que en la época en la que tocó (a partir de 1930) se bailaban muchos pasodobles, tangos, rancheras, boleros, mazurcas, valses,…pero siempre se acababa con alguna jota. Los bailadores se disponían por parejas portando pitos de boj y bailaban a ritmo de la copla. Pero esta costumbre de bailar jota desapareció en pocos años, desplazada por los modernos bailes.







                     El archivo de tradición oral recoge una jota cantada por el propio Delfín Arbea el 21 de mayo de 1993 en Sos del Rey Católico:


Permita Dios que te vuelvas
un botijo con pitorro
y yo muertico de sed
tengai que beber a morro.

Salada qué bien te está
ese pecherito blanco,
pero mejor te estaría
un mozo de a veinticuatro.

Si tuviera una naranja,
si tuviera una naranja,
qué a gusto la partiría,
pero como no la tengo
allá va la despedida,
y allá va la despedida
y así me despido yo[1]




Delfín Arbea de rondalla


                              Jotas referidas a Sos y recogidas en el "cancionero aragonés" por Juan José Jiménez de Aragón:


Llegó al cielo uno de Sos
con la guitarra algo rota,
y en cuanto la vio San Pedro,
le dijo: ¡marcha por otra!


Sopicones los de Sos,
calduchos los de Sangüesa,
enchargaos los de Uncastillo
y mosquitos los de Luesia.


Te quiero porque eres sosa,
sosa porque eres de Sos;
te quiero por resalada,
sosa de mi corazón.


De Valentuñana vengo,
de pedirle a San Hilario
que nos quite una vecina
que tiene revuelto el barrio.


Vírgen de Valentuñana,
que estás entre campanillas,
eres el sol de Aragón,
y la flor de Cinco Villas.


Adiós, la villa de Sos,
adiós, sus siete portales,
camino de Calderón,
paseo de militares.


Adiós, la cárcel de Sos,
sepultura de hombres vivos,
donde se amansan los guapos
y se olvidan los amigos.



[1] Archivo de tradición oral. Volumen 1. 





BIBLIOGRAFÍA


-BAJÉN GARCÍA, LUIS MIGUEL y GROS HERRERO, MARIO. Archivo de la tradición oral.Vol. 1. La tradición oral en las Cinco Villas, Valdonsella y Alta Zaragoza. D.P.Z. Zaragoza, 1994.
-JIMÉNEZ DE ARAGÓN, JUAN JOSÉ.Cancionero aragonés. Canciones de jota antiguas y populares en Aragón. Tip. La Academia. Zaragoza, 1925.
En la web:
-www.arafolk.net
Agradecimiento a José Arbea por la cesión de las fotografías de su padre Delfín.