domingo, 7 de junio de 2015

"TANTO MONTA, MONTA TANTO..."

“Tanto monta” es el lema o mote heráldico que incorporó Fernando el Católico al emblema personal, y que aparece en numerosos edificios construídos durante el reinado de los Reyes Católicos a finales del siglo XV y principios del XVI. "Tanto monta", sin más, era su lema que, al contrario de lo que se pueda creer, NO era una divisa de los Reyes Católicos, pues la reina Isabel tenía también la suya propia.
La frase “tanto monta” se la propuso a Fernando uno de los principales humanistas del Renacimiento español, Antonio de Nebrija, autor, entre otras obras, de la primera Gramática Castellana, en 1492, y hace alusión a lo que dijo Alejandro Magno cuando llegó a un templo en Gordion y halló un yugo atado por un nudo muy intrincado del que se decía que quien lo desatase sería el dueño de Asia. Alejandro sacó su espada y cortó el nudo, siendo así recogido y transmitido por su biógrafo Quinto Curcio Rufo, en Historiarum Alexandri Magni, libri X: “...vehiculum quo Gordium, Midae patrem, vectum esse constabat, aspexit, cultu haud sane a valioribus vulgatisque usu abhorrens, Notabile erat iugum adscrictum conpluribus nodis in semetipsos inplicatis et celantibus nexus., Incolis deinde adfirmantibus editam esse oraculo sortem, Asiae potiturum, qui inexplicabile vinculum solvisset, cupido incessit animo sortis eius explendae, Circa regem erat et Phrygum turba et Macedonum, illa explicatione suspensa, haec sollicita ex temeraria regis fiducia, quippe series vinculorum ita adstricta, uf unde nexus inciperat quove se conderet nec ratione nec visu perspici posset; solvere adgressus iniecerat curam ei ne in omen verteretur irritum inceptum. Ille nequaquam diu luctatus cum latentibus nodis; “nihil”, inquit, “interest quomodo solvantur” gladioque ruptis omnibus loris orsculi sortem vel elusit vel implevit,...
Es decir: “Nada importa de qué forma se deshaga” (el nudo), o “da igual”, “es lo mismo” (deshacer que cortar).
Emblema de Fernando el Católico con el nudo atado al yugo, cortado
Puede ser que la suposición de que Alejandro dijo “tanto monta”, que se encuentra en nuestra literatura, proceda del propio Nebrija, o de que así viene en el Quijote :”- Si nudo gordiano cortó el Magno Alejandro, diciendo “ Tanto monta cortar como desatar”, y no por eso dejó de ser universal señor de toda la Asia, ni más ni menos podría suceder ahora en el desencanto de Dulcinea, si yo azotase a Sancho a pesar suyo; que si la condición deste remedio está en que Sancho reciba los tres mil y tantos azotes, ¿qué se me da a mí que se los dé él, o que se los dé otro, pues la sustancia está en que él los reciba, lleguen por do llegaren?”[1]
Pero debe venir de Nebrija, porque antes de Cervantes, en la comedia “Sigonia”, de J. L. Palmireno (1563), incluso se atribuye el hecho mismo a Fernando el Católico: “Certa erit Pontani victoria. Hoc ense usus est olim Carolus Magnus; deinde Ferdinandus Catholicus, rex Hispaniae quando nodum illum soluit dicens: “tanto monta”
Emblema de Isabel la Católica con el haz de flechas
La forma en que Carlomagno había resuelto el problema del nudo llevó a Fernando a la conclusión de un principio: "el fin justifica los medios" , y el lema "tanto monta" se refiere a este principio y no al hecho de que tanto Isabel como él tuvieran el mismo poder en Castilla.
                      Por otra parte Isabel tenía su propia divisa; se trataba de un haz de flechas variables, representando los diversos reinos que gobernaba, haciendo alusión al consejo de unidad que su padre, en el lecho de muerte, quiso transmitir a sus hijos, haciendo romper una flecha al hijo menor, lo que éste hace sin dificultad; luego, al mayor le hace romper todo el haz conjuntamente, lo que éste no consigue, por lo que comenta: “si permanecéis unidos nadie podrá venceros”.
Es decir, que tanto Fernando como Isabel tenían su propio emblema y los usaban siempre conjuntamente pero jamás unidos. Fue muy posteriormente cuando el emblema y su significado varió y trascendió de tal forma que su interpretación ha quedado erróneamente desvirtuada.




Escudo de armas de los Reyes Católicos con el emblema de Fernando ( el yugo) y el de Isabel ( las flechas) separados
                                                                                                                                                                                                                    El famoso "tanto monta, monta tanto Isabel como Fernando" apareció en la España de los años 40 del siglo XX en plena dictadura franquista, lo que no es de extrañar sabiendo que en estos años el reinado de Fernando e Isabel se veía como paradigma de la España grande y unificada que se pretendía crear. Y esta famosa frase fue utilizada en dicha época para explicar en las clases de Formación del Espíritu Nacional de las escuelas el significado del emblema de la Falange Española, que incluye tanto el yugo como las flechas del escudo de sus Majestades los Reyes Católicos, pero juntos, utilizando la frase "tanto monta, monta tanto..." para indicar que en una sociedad la opinión, o lo que disponga un socio, es igual de válida que la del otro, frase que puede considerarse como ejemplarizante pero que no tiene nada que ver con la verdad histórica de su procedencia. La coletilla de "...Isabel como Fernando" no deja de ser una simple rima fácil.

Emblema de la Falange. Con el yugo y las flechas juntos.







[1] Cervantes, Miguel de. Don Quijote de la Mancha. L. II, cap. LX, p. 560. Ed. de Martín de Riquer. Planeta, 2005.




BIBLIOGRAFÍA

-CERVANTES, MIGUEL DE. Don Quijote de la Mancha. Ed. Martín de Riquer. Planeta, 2005.
-ORTEGA LAMADRID, PAULINO. "El emblema heráldico de las flechas de la reina Isabel la Católica, comentado por un humanista italiano".El emblema de la reina Isabel la Católica, pp. 111-115.Instituto Tello Tellez de Meneses. Palencia, 1951.
-PALMIRENO, JUAN LORENZO. Comedia Sigonia (1563), en Alonso Asenjo, Julio. Fragmentos del teatro escolar de Palmireno (1562-1567): Comedia Sigonia. TeatrEsco. Revista del Antiguo Teatro Escolar Hispánico, nº 0 (2002-04)
-QUINTO CURCIO, RUFO. De la vida y acciones de Alejandro el Grande. Traducción de Dn. Mateo Ibáñez de Segovia y Orellana, Llbro III, cap. I, pp. 119-120. Imp. Ramón Ruiz. Madrid, 1794.
En la web:
www.menudaeslahistoria.com. Tanto monta, monta tanto.
ladeojosglaucos.blogspot.com.es