domingo, 13 de noviembre de 2016

POEMA "LA INFANZONA REMOZADA"

Antonio Fernández, en su poema “la infanzona remozada”, hace referencia a la historia de Sos, su arte y cultura.

LA INFANZONA REMOZADA[1]

En el presente evadido
parece fatuo escribir
en pretérito de Dios,
tan cargados de sentires
de los recuerdos sin fin.
Pero, gloso tierras magnas
por sus hechos, sus semillas,
de milles de “almogávares”
tan aguerridos y bravos
nacidos en Cinco Villas.
Por siglos fueras vascona,
mezclada con suesetanos;
émula de montañeses,
confinada en la canal
con los bravos y jacetanos.
Como pétrea, la primera
muy erguida y encumbrada
Nemarco Pio Ra de celtas;
Sisso, ceca de romanos,
Sos, la eterna renombrada.
Orientada en torre y muros
cual vigía a la Onsella,
que avizora al Aragón,
mirando atenta al Roncal
por Orbe, Leire y Sangüesa.
Quebrados desfiladeros
bordean tu excelso otero,
que escalera la morisma
queriendo llegar a Afranc
desde los llanos del Ebro.
Cual valla de contención
los Bani-Hud te sellaron;
pero con Sancho Garcés,
en el novecientos nueve
del recinto les lanzaron.
Sos, Royta, Luesia y Agüero,
mojones de envergadura;
puntales del aquel condado
que bajo de monte Paco
a ganar la “extremadura”.
Con Ramiro, dicho el Monje,
labró el maestro Jordán
tu castillo “Feliciana”,
y esas románicas obras
que prestancia mostraran.
Y con don Pedro Segundo
“de la cuerda bien atada”
en las Navas de Tolosa
perpetuó la heroica gesta
Guillermo, señor de Sada.
Cuando navarros y francos
asediaban tu castillo
don Eximeno de Artieda [2]
en el ardor del combate
cayó aquí, preso y cautivo.
Conducido hasta Francia
y, lacerado con saña,
se evadió, y vino hasta Ull
para seguir defendiendo
sus almenas y espadaña.
El culto Martín Martínez,
escritor y militar,
vio la luz en tu regazo
y, en su “triunfo de María”
deprecó por pueblo y lar:
“¡Ave tu, de gracia llena
te dixo, señora mía!
¡Oh nueva preciosa buena,
non de tu valor ajena
nin del nombre de María!
Dixo te con alegría
entre todas las mujeres
la muy más bendita eres
y que Dios en Tí sería”
Y en cripta de San Esteban,
Valentuñana y Perdón,
en fiestas, y todo el año,
son laude en Sos sus estrofas
que canta la población.
Pronto, tus glorias se encumbran
                   al eco de otro clamor
que rememora la historia
cuando en el palacio de Sada
nace un Sol para Aragón.
Pues la reina doña Juana
aquí, en Sos “parit un fill”
que, Fernando se llamara
quien, tus fueros reforzando,
a España dieron perfil.
Por América y Europa
cundió tan alta su acción
que, hasta en el Mar tenebroso
fulguraba en letras de oro:
“Don Fernando el de Aragón”
De entonces hasta el presente
seguirá tu nombradía;
y vendrán reyes a ungirte
“Cabeza de Cinco Villas”
aunque, son diez en valía.
Pequeña sultana has sido
desde el cerro que domina,
cabecera de comarca,
centro letrado y rector
que viera Labaña un día.
En tus piedras dejó huella
ya que naciera en Petilla
el gran Ramón y Cajal
que, en época asaz menguada
esta tierra vio sumida.
Que...” si en Gordún nació el hambre
y hacia Pintanos subió”,
desde el diecisiete al veinte,
por incuria de unas gentes
tu emigración se acreció.
Por aquí también rondaron
codicias particulares;
tiempos precarios llegaron
y a los pueblos relegaron
desgajando sus hogares.

Y así, cuajó cual ninguna
esa calle “sal si puedes”;
y muchas que te dejaron
añoran tu Campo Real
que de vista nunca pierdes.
Mas, a fuer que ahora te afanas
por mimada del turismo;
por tu parador, tus joyas,
y esos tesoros del arte
que tanto echaste en olvido...
Acuden de todas partes
a buscar en tí el solaz
que les brinda tu acogida,
tus recuerdos revividos
amasados con tu pan.
San Esteban y Ceñito,
las pinturas de la Cripta,
la virgen del siglo XII
del románico más puro
y, tu custodia tan rica...
Aquí el señor Pons Sorolla,
tu sutil restaurador,
mostraría como nadie
los detalles de tu encanto,
los gaznes de tu esplendor.
Gracias por la indicación,
patética en todas partes;
¡viajero, mucha atención,
que estás visitando Sos,
donde hasta el clima tiene arte!
Esa plaza porticada
esas casas blasonadas;
un recuerdo en cada piedra,
primores en los aleros,
dinteles y balconadas.
¡Bulla por ellos la ronda!
Ya el alcalde echó el pregón:
“Que en Sos las fiestas son aire
con ecos de Jacetania
y sentires de Aragón".
Por el portal de la Reina,
subida de San Martín,
Santángel y Barrio Alto
y,hasta Serún y Sofuentes
revive todo el confín.
Gentes, joyas, panorama,
aunadas en una voz,
festejan a su patrona
Vírgen de Valentuñana
que está protegiendo a Sos.




[1] Publicado en el Boletín del Centro Aragonés de Barcelona. Febrero de 1978.
[2] Señor de Navardún