sábado, 3 de diciembre de 2016

AUGE Y DECADENCIA DE SOS

La zona de Sos, antes de la era cristiana, presentaba un paisaje frondoso y con abundante vegetación donde a duras penas podía trazarse un camino entre ella para desplazarse a pie o a caballo por el Reino.
El paisaje es un elemento en constante cambio por factores climatológicos y naturales pero, sobre todo, por la acción de la mano del hombre y sus necesidades de adaptarse a él sacando el mayor provecho posible para poder vivir y comunicarse con otros pueblos.
Con el paso de los siglos y la llegada de los diversos pueblos invasores comenzaron las guerras, los asentamientos urbanos, las repoblaciones, las creaciones de vías de comunicación, roturaciones de terrenos, incendios, talas de árboles, etc… y más recientemente nuevas roturaciones y modificaciones del terreno hasta dejarlo más o menos como actualmente lo conocemos. Sos fue creciendo y llegó a ser uno de los mayores núcleos urbanos de las Cinco Villas.
 La actividad económica de Sos en el siglo XV fue de lo más activa y diversa. De los archivos notariales de la villa, Juan Abellá recoge el número de ejercientes de las diferentes profesiones  del período comprendido entre 1420 y 1515:

PROFESIONES
Num. de EJERCIENTES
Labradores
162
Zapateros
30
Herreros
26
Tejedores
21
Notarios
20
Pelliceros
20
Mercaderes
19
Piedrapiqueros
18
Sastres
16
Barberos
15
Fusteros
14
Carniceros
11
Pastores
10
Pelaires
8
Tejeros
7
Mazoneros
6
Médicos
6
Molineros
5
Cirujanos
3
Especieros
3
Porqueros
3
Yeguaceros
2
Calceteros
1
Cesteros
1
Cuberos
2
Empedradores
1
Hostaleros
1
Juristas
1
Lanceros
1
Paleros
1
Paveseros
1
Tenderos
1
Tintoreros
1

Entre 1610 y 1611 el cosmógrafo portugués Juan Bautista Labaña, al servicio de Felipe II, y por orden de la Diputación, recorrió el reino de Aragón con el fin de crear un mapa geográfico del mismo. Así, el 16 de noviembre de 1610 llegó a Sos describiendo de esta manera la Villa: “Sos. Aquí llegué el 16 por la noche y fui hospedado de la justicia (…). Es una de las Cinco Villas, situada en la cima de un áspero monte y sobre gruesas peñas. Tiene un castillo antiguo y por la posición muy fuerte; es lugar de 300 vecinos. Cógese en el monte trigo y tiene mucho ganado..." 
El censo de 1784 nos habla de la presencia en Sos de telares de lino y cáñamo, así como la presencia de manufacturas de lana, un fabricante de sombreros con una producción anual de 200 unidades y seis curtidores con una producción de 2.000 unidades de badanas y 600 de cordobán.
A mediados del siglo XIX, Dn Pascual Madoz, en la descripción que hace de Sos en el Diccionario Histórco de 1845 comenta que dentro de los muros “existían 495 casas (unos 2227 habitantes) y 5 plazas (Toro, Plaza Nueva, Mercado, Tahona y Constitución, actual plaza de la Villa) En la planta baja del Ayuntamiento existían las cárceles con sus divisiones para hombres y mujeres. El colegio Isidoro Jil de Jaz llegó a tener 300 alumnos, más 100 niñas en el Palacio Español de Niño, existían 7 santuarios; San Martín, San Miguel, Sta. Lucía, San José de Calasanz, Serún y San Miguel de Vico; más las ermitas de San Adrián, San Cosme, San Pedro de Fillera, San Cristóbal y Santa Cruz”.
En el campo se cultiva maiz, cáñamo, habas, trigo, cebada, centeno, avena, lino, legumbres, patatas, frutas y hortalizas, se elabora vino y aceite y es abundante el ganado lanar, caballar, caprino y la cría de cerdos, pollos y gallinas.
Madoz también indica que las cabezas de ganado lanar y cabrío ascendían a 25.000 y 600 las cabezas de ganado vacuno, reseñando igualmente la abundancia de la caza de corzos, jabalís, lobos, ciervos, zorros, perdices, codornices, conejos, liebres y venados.
Sos contaba también con talleres de alfarería, tejares, telares, batanes, tejedores de lienzos (en 1779 se fundó una escuela de hilar regentada por Dña. Francisca Azparren), cereros, tres molinos de aceite y varios molinos harineros, uno en el Onsella, llamado molino de Arbe, que riega el Ramblar (en el siglo XIII Sos llegó a tener hasta ocho molinos); los montes estaban poblados de pastos o de árboles que suministraban abundante leña y existía una mina de cobre, aunque sin explotar.
Madoz continúa: “del 20 al 26 de mayo se celebraba la feria anual en Sos, en la que se comercializaba todo tipo de ropas y quincallas, algunos efectos al por menor y, sobre todo, compra, venta y permuta de ganados vacunos, mulares, caballares y jumentos.”
Sos del Rey Católico en 1985. Foto: Alberto Villaverde


                        Y Sos continuaba creciendo. A finales del XIX y principios del XX  llegó a tener más de 30 ganaderos, otros tantos agricultores,  tres prensas de aceite,3 alfareros, 2 armeros, 6 carnecerías, 6 carpinteros,2 cereros, 15 tiendas de comestibles donde se vendían toda una extensa variedad de productos, 5 ferreteros, 3 herreros, 2 constructores, 5 panaderías, 3 peluquerías, 2 barberos, 3 sastres,5 zapateros, 4 tejedores, 3 veterinarios,1 estanquero, varios representantes y tratantes de ganado, tejidos y cereales y 2 profesores de música, además de contar con servicios de transporte público, correos, telecomunicaciones, banda de música, dos farmacias, 5 médicos, otros tantos practicantes, colegio para niños y niñas, comunidades religiosas de padres y hermanas, un hospital de la Caridad sin renta alguna y que dependía sólo de la limosna de los vecinos, 5 café-bares, 2 mesones, 2 posadas, 2 casas de huéspedes, una fábrica de harina y otra de gaseosas, un casino, 2 notarios, 5 abogados, 2 procuradores, 2 fiscales,1 juez de primera instancia y otro municipal, registrador de la propiedad, cárcel, banco, párroco, plaza de toros y diversas asociaciones, cofradías y círculos.. Es decir, un pueblo con unas estructuras bastante avanzadas y en pleno desarrollo, llegando en 1910 a contar con 3849 habitantes.
La Guía Regional de Aragón de 1914 nos confirma que la principal producción de Sos son los cereales. De la importancia de la agricultura en Sos y de las Cinco Villas en general, podemos hacer referencia a una copla popular que aún hoy está en boca de las gentes ya entrada en años en sitios de Castilla y la Alcarria:

Ya vienen los segadores
de segar las Cinco Villas,
muertos de hambre y sin dinero
y abrasadas las costillas.

La ganadería fue otro de los pilares económicos de la villa. La mencionada Guía de 1914 arroja un censo ganadero de 7.600 cabezas de ganado lanar, 942 de cabrío, 183 cabezas de caballar, 667 de mular, 504 asnal y 26 cabezas de ganado vacuno. Con esta cabaña ganadera no es de extrañas entonces que en la década de los veinte se construyera en el municipio un matadero municipal.
La citada Guía igualmente nos da la cifra de habitantes en el núcleo de Sos: 2920 habitantes, 130 habitantes en Barués, 62 en Castillo Barués, 77 en Mamillas, 469 en Sofuentes y 44 en la pardina de Vico.
Con los datos que acabamos de ver nos podemos forjar una idea del buen momento por el que atravesaba Sos y de la bonanza económica que tuvo la villa los primeros años del siglo XX.
Ya entrado el siglo XX , toda esta fisonomía de Sos que acabamos de ver, con su riqueza artística y la arquitectura de sus casas, las formas tradicionales de obtención de recursos económicos, las variadas artesanías manuales, y las más diversas manifestaciones festivas, se vieron truncadas por una desafortunada actuación que conllevó el paulatino abandono de la villa por parte de sus habitantes con la consiguiente ruina del núcleo rural, de igual forma que ocurría en otros muchos pueblos de la comarca y de España. Esta despoblación fue fruto de una serie de factores ajenos al devenir cotidiano de sus habitantes, que se vieron abocados a trasladarse a las grandes ciudades dejando en el olvido toda la riqueza cultural de su pueblo natal, donde en el año 1970 sólo quedaban 1.300 almas.

Entrado el siglo XX muchas casas de Sos quedaron abandonadas y el paso del tiempo contribuyó a su ruina y desplome de los edidicios.





          Varios fueron los factores desencadenantes del éxodo durante los años 40,50 y 60: el hambre y la miseria de la posguerra, la industrialización de las urbes, la falta de medios sanitarios y educativos, las malas comunicaciones… cuyo resultado fue el progresivo desplome de la villa con la consiguiente pérdida de unas costumbres cotidianas desarrolladas a lo largo del año, del olvido de  sus tradiciones, de unas formas constructivas ya irrepetibles, de hábitos y rutinas legendarias...Al mismo tiempo que el derrumbe de las casas por no encontrarse habitadas, desaparecían oficios artesanales y edificios ligados a ellos, fábricas y negocios derivados de la agricultura y ganadería, y otros tipos de servicios que durante años  habían formado parte de la vida cotidiana en Sos ( herreros, guarnicioneros, curtidores,  alpargateros, alfareros carpinteros, cereros, fábricas de aceite, harinas o gaseosas, barberos, lecheros, hueveros, colchoneros, zapateros, lavanderas, matronas, matachines, yeguaceros, vaqueros, luceros, practicantes, canteros, alfareros, tejeros,…) de igual forma que ocurría en otros pueblos de la comarca, algunos de ellos con el agravante de la construcción del pantano de Yesa, que significó la muerte, desolación y destrucción total del núcleo urbano.Recordamos los dos últimos alfareros de la villa, Mauricio García y Jorge Arana, cerrando su taller este último tras la república, que con sus hábiles manos fabricaron durante años cántaros y tinajas para uso de los habitantes y para el comercio. La villa contaba además con otros servicios que lamentablemente fueron desapareciendo año tras año.
Podemos hacernos una idea de la población y estructuración de la Villa de Sos en la década de los años 40 si observamos los organismos, comercios, cargos y actividades profesionales que aparecen en la Guía Permanente de la Información Técnica y Comercial española de aquella época:



·                                                 ELEMENTOS OFICIALES


Ayuntamiento

·                Alcalde: Felipe Pérez de Ciriza Jabar
·                Secretario: León Pascual y Matías Rubio
·                Matadero:  
Encargado: Gregorio Lapieza

Agricultura

·               Servicio nacional del trigo: Juan Legaz

Educación nacional

·               Escuelas nacionales (en Sofuentes)
·              Junta Fernandina pro-palacio de Sada
·          Excmo Ayuntamiento:
Rvdo. Sr, Cura Párroco: Enrique Pérez
Rvdo Padre Rector del colegio de escolapios: Mariano Jáuregui.
Federico Ladrero

Gobernación

- Correos.
Jefe: Antonio Nuñez 
Cartero: Cándido Villacampa

-Telégrafos: 
Celador: Juan Gayarre San Juan 
Repartidor: Antonio Lapieza

-Teléfonos
Telefonista: Juan Pérez Machín

-Comandancia de la Guardia Civil
Jefe de puesto: Francisco Casas Miguel

-Sanidad
Inspector: Jorge Fuertes Machín
Subdelegados:
Farmacia: José Alvira Lasierra
Medicina: Jorge Fuertes Machín
Veterinaria: Alfonso Machín Ezquerra

-Hacienda
Contribuciones Recaudador: Cirilo Ezquerra

-Justicia
Juzgado de 1ª Instancia. Ayuntamiento 
Juez: Pablo de Pablo 
Secretario: Vicente de Miguel

Juzgado municipal
Juez: Angel Bonafonte
Fiscal: Jesús Coronas
Secretario: José García
Notario: Manuel Solano

-Registro de la Propiedad
Registrador: Manuel González

-Culto y clero
Párroco: Enrique Pérez
Coadjuntor: Benito Gil
Comunidades religiosas:
                                                                                        HH. de la Caridad
Superiora: Sor Josefa Oser
                                                                                         Padres Agustinos
Superior: P. Pascual Zabalza
                                                                                       Padres Escolapios
Superior: Mariano Jáuregui
Organista: Francisco Bandrés

-Diputación
 Cédulas personales:
Cirilo Ezquerra

 F.E.T. y de las J.O.N.S.
Jefe: José Ezquerra
Secretario: Bernabé Villacampa

Delegación de auxilio social
Félix Oloriz

Sección femenina
Esperanza Sánchez

Oficina de mutilados
Sargento: Toribio Sánchez

·                   PROFESIONALES INDUSTRIA Y COMERCIO

-Abogados
Fuertes Machín, Evaristo
Soteras Aísa, Alfonso

-Abonos  (depósitos)
 Legarre, Máximo
Mínguez  (Viuda e hijos de M.)

-Aceite (fábrica)
 Bonafonte, Olimpo

-Agente de transportes
 Machín, Angel

-Albañiles (maestros)
Larripa, Alejandro

-Alfarerías
Arana, Jorge

-Alpargaterías
Garín, Consuelo

-Archivo lírico dramático
Representante de la Sociedad de Autores: José García

-Automóviles
-Alquiler:
Biel, José
Mínquez, Ricardo

-Empresas:
Pablo Pallarés
La Veloz Sangüesina

    -Servicios:
A Sádaba correo diario a las 8´30. Precio: 5 ptas.
A Sangüessa correo diario a las 6. Precio: 2 ptas.
A Urriés y Navardún, correo.

-Transportes:
“Luis y Emilio”

-Bancos

-Agencias
Ahorro y construcción:
Agente: Antonio Lapieza

-Sucursal:
Zaragozano
Director: Manuel Colón

-Bandas de música

Municipal
Director: Francisco Bandrés

-Barberías
Alvaro y Compañía
Baquero (Viuda de Jesús)

-Bares y cafés
Remón (Viuda de Victoriano)
Sánchez, Esteban
Vinacua, Ramón
Vinacua, Vicente

-Bazares
Goñi Félix

-Botas y pellejos
Mínguez (Viuda e hijos de M.)

-Cacharrerías
Baztán (Viuda de Ramón)
Bueno (Viuda e hijos de Blas)

-Carnecerías
Estaun, Angel
Gayarre, Petra
Iriarte, Teófilo
Machín, Máximo
Plano, Isidro

-Carpinterías
Casbas, Jacinto
Iriarte, Emilio
Iriarte, Vicente
Iso, Pedro

-Cereales
-Almacenes
Legarre, Máximo
Mínguez (Viuda de Manuel)

-Exportadores
Almárcegui, José
Coronas (Viuda de Manuel)
Eraso, Plácido
Espatolero, Fulgencio
Gayarre, Pedro
Legaz, Balbino
Machín, Francisco
Machín, Ignacio
Machín (Viuda de Máximo)
Machín, Victoriano
Miguelena (Viuda de Fructuoso)
Mínguez, Teodoro
Pérez, Felipe
Pérez ,Julio
Salvo (Viuda de Generoso)
Soteras, Alfonso
Soteras, José
Suescun, Pedro
Zoco, Aurelia

-Cererías
Alastruey, Aurelio

-Colchonerías
Gil, Sivestre
Manche, Pedro

-Comadronas
Garín, Consuelo

-Comestibles

Alastruey, Aureliano
Bueno (Viuda e hijos de B.)
Eito, Juana
Lafita, Federico
Legarre, Máximo
Lobera, Leandro
Mínguez (Viuda e hijos de M.)
Pérez, Higinio

- Confiterías y pastelerías
 Alastruey, Aureliano

-Constructores de obras
Goñi, Celestino
Ortigas, Olegario

-Chocolates (fábrica)
Puente Delfín “Santa Orosia”

-Espectáculos públicos
-Plaza de toros    
Empresa: Gaztela

-Salones de baile
García, José
Ruesta, Donato
La Alegría Juvenil. C/ Larraldía

-Estancos
Echegoyen, Dionisio

-Farmacias
Alvira Lasierra, José
Ladrero Remón, Federico

-Fondas
Biec (Viuda de Manuel)
Remón, Marín

-Frutas y verduras
Baztán, Ramón
Extremad, Valentín
Sanz, Gonzalo

-Funerarias
Casbas, Jacinto
Iriarte, Vicente
Iso ,Pedro

-Ganaderos
Miguelena (Viuda de Fructuoso)
Pérez, Guzmán

-Explotadores cabríos
Legarre, Guzmán
Machín, Francisco
-Explotadores lanar
Espatolero, Fulgencio
Gayarre, Petra
Machín, Francisco
Machín, Victoriano
Miguelena /Viuda de Fructuoso)
Pérez, Felipe
Pérez, Sixto
Rubio, Mariano
Salvo, Tomás

-Gaseosas (fábrica)
 Ramón (Viuda de Victoriano)

-Granos (comerciantes)
Legarre, Máximo
Mínguez (Viuda e hijos de M.)

-Guarnicioneros
Agorriz, Elías
Lobera, Leandro

-Harinas (fábricas)
La Industrial Sangüesina S.A.

-Herrerías
Corrales, Tomás
Garín, Germán
Garín, Lucio
Ilarri, Tomás
Otal, Ramón
Pérez, Crescencio

-Hojalaterías
Goñi, Félix

-Huevos
Bostan, Esteban
Espatolero, Felicitas
Marco, Tomás
Pérez, Donato
Segarra, Carmen

-Juguetes (comercio)
 Goñi, Félix

-Lanas (tratantes)
Mínguez (Viuda de M.)

-Lecherías
Iriarte, Teófilo
Legarre, Germán
Machín, Francisco
Machín, Máximo
Plano, Isidro

-Maderas (serrerías)

Primo, Josefa

-Maquinaria agrícola (reparación y material)
Pérez, Crescencio

-Materiales de construcción
Mínguez (Viuda e hijos de M.)

-Médicos
Fuertes, Machín
Esteban, Jorge
Hernández ,José
Hull ,Agustín

-Mercerías
Galé, Angeles
Goñ,i Félix
Latre ,Valero
Mínguez (Viuda e hijos de M.)

-Modistas
Gayarre Hermana, Guadalupe
Artigas, Isabel

-Panaderías
Compais, Modesto
Espatolero, Viuda de Máximo
Jiménez, Felipe
Hermanos Iso
Lobera, Pascual
Lotain, Angel

-Paradas de sementales
 Pérez, Sixto

- Periódicos (corresponsales)
Alvarado, José
Gil, Benito


-Practicantes
Alvarado, José
Baquero, Balbino
Machín, Justiniano

-Procuradores
García, Fructuoso

-Profesor de música (orquestina)
García, Pedro

-Propietarios
Almárcegui, Florencio
Coronas (Viuda de Manuel)
Espatolero, Fulgencio
Espatolero, Maximino
Espatolero (Viuda de Ricardo)
Gayarre, Pedro
Hermanas de la Caridad
Lacosta, José
Machín, Victoriano
Machín, viuda de Máximo
Miguelena, viuda de Fructuoso
Padres Escolapios
Pérez, Felipe
Pérez, Sixto
Salvo, viuda de Luis
Sanz, Pedro Juan
Soteras ,Alfonso
Suescun, Eugenio
Zoco, Aurelio

-Recaderos
Baztan, Eusebio
Goñi, Alipio

-Sastrerías
Gaztelu, Prudencio
Goñi, Alipio

-Seguros (agentes)
Ezquerra, Cirilo

-Sociedades
Casino Principal
Comunidad de regantes de la vega del Ramblar
Fundación Piolaica

-Soldadura autógena
Bueno, Santos
Campaña,Julio
Compain, Albino
Goñi, Celestino
Larripa, Alejandro
Ortigas, Olegario

-Tabacos
Representante de la C.A.T.: Sanjuan, Luis

-Tabernas
Bueno, viuda de Blas

-Tejidos (comercios)
Garrido, Isidro
Gaztelu, Gudelio
Molinero, Angel
Zabala, Ricardo

-Vaquerías
Arrese, Jacinto
Galé (Viuda de Esteban)
Vilellas, Francisco

-Veterinarios
Machín, Alfonso

-Vinos
Mínguez (Viuda e hijos de Manuel)

-Zapaterías
Garín, Consuelo
Guinda, Dimas


BARUES
-Escuelas nacionales
 Maestros: Moneva, Irene

-Ganaderos
Gayarre, Segundo
Sánchez ,Mariano

-Propietarios
Gayarre, Segundo
Sánchez, Mariano


CASTILLO BARUES
-Ganaderos
Machín, Ignacio


SOFUENTES
-Escuelas nacionales
Maestra: Climente, Presentación
Maestro: Miguel, García Adolfo

-Cafés
Landa, Antonio
Latre, Valero

-Carpintería
García, Jesús
-Comestibles
Lafita, Federico
Latre, Valero
Pérez, Higinio

-Ganaderos
Pérez, Restituto
Zabala,Julián
Zabala, viuda de Mariano

-Guarnicioneros
Arana José
Ezeverri Juan

-Herrerías
Remón Saturnino

-Médicos
 Hernández, José

-Propietarios
Lafita, Ricardo
Pérez ,Constantino
Pérez, Restituto

-Sociedades
Sociedad de Labradores

-Tejidos
Zabala, Ricardo


Esta ha sido una fugaz mirada al pasado de Sos. Una mirada que muchos recordarán con nostalgia, pero que tras observar el actual resurgimiento del pueblo, gracias al esfuerzo y tesón de sus habitantes, Organismos e Instituciones, no debemos pasar por alto, pues son sus señas de identidad, la idiosincrasia de un pueblo que ha estado a punto de morir en varias ocasiones a lo largo de su historia, y que merece la pena recordar; es, sencillamente, nuestra historia, nuestro pasado, nuestro ayer y el de nuestros antepasados.





BIBLIOGRAFÍA

-ABELLÁ SAMITIER, JUAN. Sos en la Baja Edad Media. Una villa aragonesa de frontera. I.F.C. (C.S.I.C) Zaragoza, 2012.
-LABAÑA, JUAN BAUTISTA. Itinerario del Reino de Aragón. Estudio preliminar de Antonio Paulo Ubieto Artur. Anubar. Zaragoza, 1992.
Censo de 1784
-MADOZ, PASCUAL. Diccionario Geográfico Estadístico Histórico. 1845-1850. Edición facsímil. D.G.A. Valladolid, 1985.
-MIGUEL LÓPEZ, ISABEL. El sector manufacturero aragonés en el censo de 1784. R.H.J.Z. 69-70, pp. 193-224.
-MIÑANO Y BEDOYA, SEBASTIÁN. Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal. Imp. Pierart, 1826-1828, Madrid.
-VV.AA. Aragón: ayer y hoy. Tomás Giner Ciércoles (coord.) Librería General, S.A. Zaragoza, 2000.
-Guía permanente de la Información Técnica y Comercial española. Zaragoza, 1943.
-Guía regional de Aragón de 1914.
                       -Mercurio Histórico y político. T. II. Imprenta Real de la Gazeta. Madrid, 1779.