lunes, 5 de diciembre de 2016

LAS BANDAS DE MUSICA EN ARAGON. LA BANDA MUNICIPAL DE SOS


La existencia de bandas de música en Aragón es antigua. Muchas de ellas cuentan con más de un siglo de existencia, si bien hay que distinguir entre las profesionales, afincadas en ciudades, y aquéllas otras (la mayor parte) surgidas en núcleos rurales y formadas por aficionados que no tienen en la música su medio principal de vida, aunque en la mayoría de los casos sus actividades musicales, realizadas en períodos concretos, les reportasen algún beneficio económico.
Respecto al segundo grupo, las que podríamos denominar como “ no profesionales”, han sido mucho más numerosas que las profesionales, siendo la banda de música de Pedrola la más antigua, existente ya en 1818, con una dinastía de directores, los Bericat, que se han sucedido durante décadas sin interrupción. Existen otras bandas con más de cien años de historia y otras con menor edad, pero todas ellas tienen un denominador común, y es que están integradas, en su mayoría por agricultores, trabajadores y estudiantes, que cultivan su afición preferida, la música, en el poco tiempo libre que les dispensa sus obligaciones.
La época dorada de las bandas de música rurales en Aragón puede situarse aproximadamente entre los años 1910 y 1960.
El porcentaje de la población rural aragonesa es muy alto, los medios de diversión y distracción en los pueblos muy escasos, por lo que la dedicación a la música suponía una actividad marginal que permitía la satisfacción personal de quien la cultivaba. Era, a la vez, una ayuda económica, pues todas las bandas, unas más, otras menos, según su categoría, realizaban desplazamientos, sobre todo estivales, a diferentes localidades, contratadas por sus respectivos ayuntamientos para amenizar sus fiestas. Hay que hacer constar que de muchas de estas bandas surgieron profesionales, integrados posteriormente en plantillas de bandas militares o civiles.
En la década de los años 60, en pleno auge desarrollista, la población rural de Aragón se va haciendo progresivamente urbana e industrial y las plantillas de las bandas de música comienzan a debilitarse con la emigración a las ciudades. En algunos casos se mantienen los vínculos entre el antiguo miembro de la banda y esta, pero lo normal es que se pierdan.
Por otra parte, las nuevas generaciones atraídas por otro tipo de actividades y diversiones que ocupan su ocio, dejan de interesarse por el estudio de la música. En otros casos es la ausencia de un director competente o de una persona responsable que asuma las labores de enseñanza lo que posibilita la desaparición de una banda. También el número de músicos solicitados por los municipios a la hora de contratar una banda de música es mucho menor que antes, y esto reduce igualmente las plantillas.
                    En la provincia de Zaragoza, durante los años de apogeo de las bandas, prácticamente todos los pueblos tenían la suya por pequeña que fuese. Sos del Rey Católico también tenía su banda de música.
Al final de la década de los setenta existían todavía bandas con un reducido número de componentes, que podían oscilar de diez a veinte en algunas localidades. Algunas de ellas estaban a punto de desaparecer, pero emprendieron de nuevo su marcha, mientras que muchas otras, entre ellas la de Sos del Rey Católico, desaparecieron definitivamente.
                     Con todo, se vuelve a palpar un interés renovado por la banda de música en los pueblos, considerada sobre todo como actividad cultural y de integración juvenil, dejando un poco al margen las posibles ventajas económicas que su pertenencia a la misma pudiera reportar a los miembros. En este nuevo enfoque dado a la banda de música hay que tener en cuenta la existencia de un mayor nivel de vida económico y cultural en los pueblos
Actualmente, y gracias al creciente interés por la música en las tres últimas décadas, han resurgido bandas en algunas poblaciones que las habían perdido, y se ven nutridas por un elevado porcentaje de jóvenes ilusionados y satisfechos por realizar una de sus grandes aficiones, tal es el caso de la banda municipal de Sos del Rey Católico.

La banda de música de Sos

         Se tiene constancia de que en 1880 ya existía banda municipal en Sos, aunque posteriormente, por las circunstancias antes citadas, se disolvió.
 La actual Banda Municipal de Sos del Rey Católico se fundó en noviembre del año 2002, a iniciativa de la Asociación de Padres de Alumnos de la Escuela Hogar “Manuela Pérez de Biel” en colaboración con el Ayuntamiento de la localidad. Desde su creación, ha estado gestionada de manera municipal, usando, en un principio, las instalaciones del colegio y del ayuntamiento para los ensayos; actualmente estos ensayos se realizan en el Palacio Español de Niño.
La banda municipal de Sos ofreciendo un concierto en el patio del Ayuntamiento de Sos.
                  La banda cuenta con una gran aceptación popular. En la actualidad, se ha consolidado y está formada por más de 100 componentes bajo la batuta del director Javier Blanco, director de la banda municipal de música de Uncastillo. Con la ayuda del Gobierno de Aragón se creó la escuela de música, ya que el número de alumnos había incrementado considerablemente desde sus inicios, formando parte de ella varios vecinos de otros pueblos como Longás, Biel o Navardún. Esta escuela acoge a músicos de todas las edades, desde los 6 hasta los 70 años
Concierto ofrecido por un quinteto de la banda municipal de Sos en el Palacio Español de Niño
A los seis meses de su fundación la banda ofreció su primer concierto en el Palacio Español de Niño. La agrupación realiza actualmente unos siete conciertos anuales en Sos. En el año 2003, recuperó, orquestó y adaptó el Himno de Valentuñana, compuesto en 1900 y abandonado pocos años después. 
La banda ha ido recuperando tradiciones musicales de la Villa, como la actuación en el quiosco del parque y los pasacalles de fiestas tanto para mayores como pequeños. Por otro lado, ha participado en el programa “Bandas en marcha” en distintos pueblos de la comarca, así como ha intervenido en otros conciertos a nivel provincial y regional.
Kiosquo de la música en Sos donde, tras varios años de inactividad, hoy vuelven a salir de él las armoniosas notas de la banda municipal de música
Con todo esto, es de suponer que la banda no vuelva a desaparecer, como ocurriera en la década de los sesenta, pues el interés y amor a la música de sus miembros, la situación personal, académica y laboral de los mismos,  su enraizamiento en la Villa, la distribución del resto de sus obligaciones personales, la incorporación gradual de jóvenes y niños a la banda y otros muchos factores, no son los mismos que hace 50 ó 60 años, lo que hace que miremos el futuro de la banda con optimismo, asegurando de esta forma su continuidad y deseándoles dar muchos conciertos y cosechar grandes éxitos.

Himno a la Virgen de Valentuñana.


CORO

A la Virgen de Valentuñana
entonemos un himno de amor,
que es la Reina de nuestros hogares
y nos brinda su amparo y favor.

ESTROFAS
A tus plantas tus hijos postrados
hoy te ofrecen su fiel corazón.
No deseches, oh Madre, su oferta.
No desoigas su ardiente oración.

Animados por santos deseos,
nuestras almas respiran fervor.
Hoy queremos, oh Madre, tus hijos,
coronarte con oro y amor.





BIBLIOGRAFIA

-"Escuela de música". Programa oficial de fiestas mayores. Sos 2012.

AGRADECIMIENTO:

- A Javier Blanco. Director de la banda de música de Sos del Rey Católico