sábado, 9 de mayo de 2015

ELEMENTOS AUXILIARES EN LA FACHADA

En muchas fachadas de las viviendas de Sos existen unos  elementos auxiliares que apenas les prestamos atención, bien sea porque actualmente ya están en desuso y han quedado en el olvido o porque no son componentes estructurales del edificio o no forman parte de la decoración de la fachada, pero sin duda en un tiempo no muy lejano fueron piezas imprescindibles y muy utilizadas en la vida diaria de los vecinos. Son el branquil, los poyatos, las argollas y las clavellineras.

El branquil

En muchas puertas suele haber un pequeño escalón o branquil que determina la separación entre la calle y la entrada al patio de la casa. Su función es evitar la entrada del agua, paja, tierra o barro y mejorar el ajuste del portón de entrada por el lado inferior.




La casa popular del sosiense no se acaba en su espacio interior y cerrado, zonas claramente exteriores como la puerta constituyen verdaderas “prolongaciones” de las viviendas.
A un lado de la entrada de la casa, o a ambos, aparecen a menudo bancos de piedra adosados al muro. Son los poyos, poyatos o petriños que, originariamente, servían de apoyo para bultos y facilitaban la carga, descarga y monta de las caballerías.
También utilizaban estos poyatos las mujeres de Sos para realizar ciertas labores domésticas y personales, como la costura, la charla, la tertulia, los juegos, el arreglo personal, u otras labores  agrícolas como el desgranado, el descascarillado de frutos secos, ...



Poyatos a ambos lados de la puerta
     .





En casas de distinta posición económica, donde se podían permitir tener caballerías, existen, junto a los portales, algunos elementos que permitían mantener atadas a las mismas. Pueden ser argollas de hierro o herraduras.






En algunas ventanas, generalmente en la última altura o “falsa”, a ambos lados del vano, cercano al borde y a mediana altura, se colocaban unas estacas empotradas en la pared, llamadas clavellineras y se utilizaban como fresquera o secadero, pudiendo colocarse entre ambos una barra transversal donde se colgaban los productos agrícolas.
Clavellineras en una casa abandonada de Sos














BIBLIOGRAFÍA

-BIARGE, FERNANDO Y ANA. Piedra sobre piedra. El paisaje pirenaico humanizado. Arpirelieve S.A. Huesca, 2000.