domingo, 15 de febrero de 2015

EL AYUNTAMIENTO DE SOS

En la Plaza de la Villa, punto neurálgico de Sos, encontramos un impresionante edificio renacentista construído a finales del siglo XVI (1595) ocupado por la Casa Consistorial.
En la Alta Edad Media las reuniones de los concejos de las ciudades y de las villas se realizaban en las iglesias, pero ya en la Baja Edad Media los poderes municipales alcanzaron su madurez y comenzaron a construir edificios para que las autoridades civiles ejercieran sus funciones, obteniendo así una independencia y autonomía respecto al poder religioso.
El lenguaje renacentista en la arquitectura civil supuso, en términos de infraestructuras, la modernización de las ciudades y pueblos, con la implantación de los servicios básicos que toda ciudad debería tener para atender a su colectividad. Son las construcciones sistemáticas, más o menos artísticas, de pósitos, hospitales, panaderías, cárceles, plazas y, desde luego, casas consistoriales.
 Las Casas Consistoriales, forzosamente debían ubicarse en la Plaza Mayor, concebida como centro neurálgico, tanto en la población medieval como renacentista, junto a la Lonja erigida a finales del s. XIV. La monumentalidad del edificio de Sos y su gran volumen puede que tenga su razón de ser en la preponderancia que el Concejo decidiera inferirle, al objeto de realzarla frente a otro par de construcciones levantadas por las mismas fechas como sendas residencias nobiliarias.


Ayuntamiento y Colegio. Oleo sobre lienzo; de Manuel Valle



De planta casi rectangular, con techumbres arquitrabadas como sistema de cubrimiento, fue levantada en piedra sillar combinada con mampostería, con un armónico tratamiento en la fachada principal materializado en la estructuración de plantas horizontales, organizadas de acuerdo con el eje direccional que se origina a partir de su magnífica portada, que consta de un arco de medio punto soportado por pilastras decoradas a base de motivos serlianos, análogos a los reproducidos en las dovelas, y va flanqueada por un par de ventanas adinteladas enmarcadas por molduras y protegidas por sus correspondientes alféizares. El conjunto se potenció al incluir un par de pilastras que reciben el entablamiento, desde el que parte la línea de impostas que separa esta planta de la siguiente, sobre el que campea, a modo de frontón, el escudo de la Villa, incorporado ya en el segundo cuerpo.




Fachada del Ayuntamiento de Sos del Rey Católico.

       A ambos lados un par de ventanas y otros dos balcones, sobre los que se distribuyen otros tantos balcones y ventanas, todos ellos adintelados y protegidos por balaustradas de hierro forjado los unos y alféizares volados los otros.
      Una imposta, idéntica a la que les sirviera de apoyo, cierra este segundo cuerpo, formado por dos plantas, y dando paso al tercer cuerpo, en el que se desarrolla una preciosa galería compuesta por catorce ventanas rematadas en arco de medio punto, muy habitual en las construcciones aragonesas de la época, y que repetirán el sistema ornamental empleado en la puerta de acceso.








          El edificio lo remata un impresionante alero aragonés tallado en madera en la que resaltan los casetones decorados a base de florones de los que penden piñas pinjantes, y en cuyo centro también se encuentra tallado el escudo de Sos.
Ayuntamiento. Galería de arquillos y alero tallado en madera con el escudo de Sos

El Ayuntamiento sufrió una importante remodelación en el s. XIX que afectaría a la fachada, duplicando vanos y ampliando la luz inicial, y a la ampliación y distribución del espacio interior.
Tras las reformas noucentistas, el edificio quedó estructurado en cuatro plantas distribuidas en sendas crujías, más un pequeño sótano excavado en la roca que funcionaría como cárcel. Ocupando la crujía delantera encontramos un suntuoso patio con el suelo adornado por cantos rodados que forman un espectacular mosaico y una bella escalera imperial precedida por una magnífica arquería apoyada en recias columnas de fuste liso, y acotada, como sucede con el patio, por un par de aposentos en los que se guardaba el utillaje del almutazaf y demás herramientas y útiles municipales; el patio serviría también como dependencia para las caballerías. La suntuosidad del patio se ve reflejada en el Salón de Sesiones de la Planta Noble, flanqueado también por un par de cuartos, cuya composición y distribución se repite exactamente en la segunda planta, tras llevarse a cabo la reforma aludida del s. XIX; estas dependencias tendrían funciones administrativas y albergarían también sala de reuniones para el Justicia y los jurados de Sos. La última planta serviría como granero.
Patio del Ayuntamiento. Sos del Rey Católico
El espacio de la planta baja, al que la centuria noucentista mermaría reduciendo su espléndida escalera, puede contemplarse de nuevo tras las obras de restauración realizadas entre 1984 y 1988 bajo la dirección del arquitecto Pons Sorolla.
Para esta reforma, restauración y conservación de la Casa Consistorial, el MOPU destinó en 1983 la cantidad de 49.044.649 ptas, teniendo que desmontar y volver a montar la techumbre y muros.
Actualmente la primera planta se destina a despachos y dependencias municipales, salas de reuniones y atención al público; en la segunda se ubica el salón de plenos, y en la tercera se encuentran las oficinas de Adefo Cinco Villas.


                        Inscripciones en la piedra

                   En la fachada exterior del Ayuntamiento y a ambos lados de la puerta principal pueden leerse dos frases grabadas en la piedra, datadas en el año 1681 como recordatorio de unas misiones populares del siglo XVII. Dichas frases pertenecen al antiguo testamento y rezan lo siguiente: “DIZE DIOS NUESTRO SEÑOR: EN LA CASA DEL QUE JURA NO FALTARA DESVENTURA” y la otra: “LA MALDICION DE LA MADRE ABRASA Y DESTRUYE DE RAIZ HIJOS Y CASA.(ver enlace)
                  En el interior, en el zaguán de entrada ,en el pilar izquierdo, pueden verse diversos grabados en la piedra y que todavía se desconoce su significado.





BIBLIOGRAFIA
-LOMBA SERRANO, CONCEPCIÓN. La casa consistorial en Aragón. Siglos XVI y XVII. Dpto. de Cultura y Educación. D.G.A. Zaragoza, 1989.

-LOMBA SERRANO, CONCEPCIÓN, JOSÉ ANTONIO ALMERÍA, CRISTINA JIMÉNEZ NAVARRO Y CARMEN RÁBANOS FACI. El patrimonio artístico de la comarca de las Cinco Villas. C.E.C.V. Ejea de los Caballeros, 1998.

En la web:
-www.sosdelreycatolico.com