sábado, 3 de enero de 2015

EL ORGANO BARROCO DE SOS

“Téngase en gran estima en la Iglesia Latina el órgano de tubos, como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable en las ceremonias eclesiásticas y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales” (Conc. Vat: II.Constitución sacrosanctum concilium sobre la sagrada liturgia. Cap. VI : la música sagrada, nº 120) )


Los órganos fueron instrumentos de temprana y amplia implantación, desempeñando un papel importante en el ámbito religioso, social y cultural.
A partir del siglo XVI comienza a ser habitual este instrumento en las capillas de las Cinco Villas. Los primeros testimonios que evidencian su existencia son de la segunda mitad de este siglo y en la mayoría de los casos son la base y el soporte de los que se conservan en la actualidad por la costumbre de reaprovechar parte de la infraestructura de instrumentos anteriores.
Por un documento con fecha 6 de diciembre de 1504 se sabe que los jurados de la villa de Sos y el maestro Juan de Orna, vecino de la localidad de Estella, organista, llegan a una concordia para que construya un órgano para la capìlla de la Vírgen María de la iglesia de San Esteban de Sos.[1] De este órgano no se sabe nada más.
El actual órgano de Sos fue construido sobre el año 1757 por Silvestre Thomas, gran maestro organero aragonés. En el interior de su secreto se lee:” Ramón de Tarazona me fecit en Pamplona año 1775”, inscripción y fecha que corresponden a la construcción del secreto del órgano, y no a los tubos y a la fachada. Años después sufrió arreglos muy mal hechos como la acomodación del teclado, el cambio de inutilización de algunos registros y otros elementos que luego se arreglaron bien, con la última restauración en 1980[2].
En el libro IV de mandatos de la Parroquia queda constancia de la última restauración que se hizo en 1914 llevada a cabo por el organero Nemesio Gómez. En 1965, con motivo de las obras de restauración de la Iglesia, el órgano fue desmontado y arrinconado, quedando muy maltrecho, pero los parroquianos, en 1980, decidieron restaurarlo y colocarlo de nuevo en su Iglesia. Las obras de restauración comienzan con el permiso y asesoramiento de la Comisión Provincial para la Protección del Patrimonio Histórico Artístico de la Delegación Provincial de Cultura, siendo el artesano de dicha restauración Dn. Luis Galindo Bisquer, organero y sacerdote diocesano, párroco de Agüero. Junto a él hay que reconocer el trabajo artesano de Mariano Iriarte y su hijo Jesús en cuanto se refiere a la caja y decoración. Su restauración exigió un gran costo económico, y fue una vecina de Sos, Dña. María Mola, quien sufragó prácticamente la totalidad del costo, el resto lo donó la Secretaría de Estado para el Turismo y la aportación voluntaria de algunos vecinos o amigos de Sos. El órgano quedó restaurado totalmente en 1981.
.
En la restauración se aprovecharon todas las maderas del antiguo órgano, la mayoría de los tubos y, por supuesto, el secreto. Hay que añadir el teclado en madera de boj construído en Agüero.
Consta de una caja de madera con sendas puertas laterales y dos pisos con decoración de rocalla, flores de lis, casetones, etc…, y su flautado, compuesto por cinco filas de tubos sobre una doble trompetería. Inicialmente fue de octava corta, transformada en octava larga durante el siglo XIX y vuelto a su tono original con motivo de su última reparación.
Organo de Sos en la Iglesia de San Esteban

El órgano de Sos, que no todos, posee la característica de tener registros en eco. Se trata de un sistema sencillo pero de un resultado sorprendente, consistente en colocar algún registro dentro de una caja con su secretillo, teniendo una tapa móvil en su cierre, permitiendo de este modo, por medio de su apertura, que el sonido sea más presente o lejano, dando la sensación de eco (normalmente suelen ser los registros de cornetas y clarines) En la consola se encuentra un tablón que el organista, por medio de su pie, puede accionar, abriendo o cerrando la caja a su voluntad. La fachada del órgano está profusamente decorada.
Originariamente estaba ubicado junto al coro, en el lado de la Epistola, hasta el año 1965 en que se desmontó y se retiró de la iglesia con motivo de la restauración de la misma llevada a cabo por el Patrimonio Artístico Nacional, pero tras su restauración se colocó en su ubicación actual, en la capilla de la Virgen del Pilar y San Francisco Javier, también en el lado de la Epístola.


Tras su restauración, sus primeras notas sonaron en una sesión inaugural interpretada por el propio Dn. Luis Galindo Bisquer, y que tuvo lugar a las 8 de la tarde del día 14 de agosto de 1981 con un concierto dado por el propio don Luis Galindo con obras de Cabezón, Olagué, Bruna, Pasquín, de Sola, Heredia, Bach, Martín Coll, varios anónimos y una improvisación de Dn. Galindo. Al día siguiente, festividad de la Asunción de la Vírgen, hubo Misa Solemne, a las 12 horas, con intervención del Coro Parroquial y, lógicamente, música de órgano por organistas de la parroquia. Por la tarde, a las 20 horas, un segundo concierto a cargo de don Conrado Beltrán Jiménez, natural de Alerre (Huesca).El domingo , día 16 hubo misa solemne con intervención de la Escolanía “Nora” de Sangüesa que al final de la Misa dio un excelente concierto polifónico, con lo que se cerraron los actos inaugurales del recién restaurado órgano de Sos del Rey Católico, Desde entonces no ha dejado de sonar en las celebraciones litúrgicas, como había venido haciéndose desde hace  más de 200 años, recordando de este modo los vecinos de Sos el esplendor de otras épocas.

Disposición original del órgano de Sos (según la ortografía original que consta en la fachada del órgano)

MANO IZQUIERDA
MANO DERECHA
Bajoncillo
Oboe
Zímbala
Clarín de campaña
Lleno
Zímbala
Trompeta real
Clarín de campaña
Trompeta de batalla
Lleno
Nasardo tercero
Trompeta magna
Decimonovena
Trompeta real
Nasardo segundo
Docena, quincena, decimonovena
Quincena
Clarín de eco
Docena
Flautado de eco
Nasardo primero
Nasardo segundo y tercero
Octaba
Cornetas
Biolón
Cornetas de eco
Flautado mayor
Nasardo primero

Octaba

Flautado mayor

Biolón
PEDAL

Contras

Tambor




En el archivo Parroquial queda constancia de los contratos que se hacían a los organistas, que desde 1876 fueron hechos con la saga de los Bandrés, Dn.José, Dn. Baldomero y Dn. Francisco Bandrés.

Curiosidades

     -El 30 de julio de 1876 se hizo un contrato a favor del organista Dn. José Bandrés con las siguientes condiciones:
-1. Enseñar gratis a cuatro niños.
-2. Tocar y ensayar a los niños para cantar gratis en las novenas y funciones de la Parroquia.
-3. Tocar gratis en todas las funciones públicas que manden celebrar las autoridades eclesiásticas y civiles.
-4. Estar siempre a las órdenes del párroco
-5. Por una misa cantada sin solemnidad, una peseta. Por una solemne 2‘5 ptas., por un miserere 1´25 ptas. Por cualquier novena particular 15 ptas.; por una salve, 1 pta.
 El dos de mayo de 1880 se nombró a Dn. Baldomero Bandrés como organista con las mismas condiciones antes descritas.
-En un documento que se redacta durante el contrato hecho a Dn. Baldomero Bandrés, se dice: “...con el objeto de saber a qué atenerse tanto el Ayuntamiento como el Organista... en el desempeño de su cargo en esta Iglesia Parroquial y en la de Valentuñana...” se concretan las cargas: “...además de acompañar las misas e instruir a los niños, debía de tocar el órgano en las novenas de S. Francisco, S. José, Septenario”.   
-En el mes de mayo se le gratificaba con una peseta cada día” a no ser que interviniera algun voluntario, a lo que no podía oponerse. Miserere de Maitines de Semana Santa, estar a las órdenes de los Misioneros; respetar si alguna vez la banda de música quiere tocar en la administración de la confirmación o en funciones extraordinarias con motivo de la visita del Obispo a la Villa, en tiempo de rogativas públicas. En sus ausencias, no siendo por enfermedad, debía poner un sustituto, y aún por enfermedad pasado un mes, o si surgía novena o ejercicio de algunos días.”
 -De comienzos del siglo XX se conserva un recibo que dice literalmente: “He recibido de Mosén Jacobo, cura párroco de la Iglesia de Sos, la cantidad de treinta pesetas por la afinacion del órgano y para que conste doy el presente recibo. Sos 12 de Septiembre de 1903”. ( son: 30 ptas.) Firma: Nemesio Gómez.
  Probablemente el párroco al que hemos hecho referencia anota (para que no se le olvide) en la primera página del ¡libro IX de Difuntos! lo siguiente: “Fue colocado el órgano de esta parroquia en 1775 y reparado últimamente en mayo de 1899”
 -En el libro IV de Mandatos de la Parroquia queda también constancia de la última restauración del órgano. Dice en la pagina correspondiente al año 1914: “Diciembre, 8: se inauguró el órgano después de una restauración llevada a cabo por el organero Nemesio Gómez, con la reforma de la traslación de los fuelles al local del excusado y cambio de los retretes”; y curiosamente termina: “las comuniones administradas en el año han sido 28.200”.
. En la página siguiente se detalla el material existente que suma un total de 901 tubos. Observamos que se han anulado al menos dos registros y varios cientos de tubos.[3]




[1] A.H.P.S. Miguel de Sen, p. 461, ff. 68-69v.
[2] Galindo Bisquer, Luis. “El órgano de la iglesia de San Esteban”, en Organo de la iglesia de San Esteban Protomártir. Programa-invitación Agosto 1981. Parroquia de Sos.1981, Sos del Rey Católico.
[3] Ibidem.