sábado, 13 de diciembre de 2014

LOS CRUCEROS

Las manifestaciones religiosas son siempre dificiles de abordar porque forman parte del mundo de lo intangible y se mezclan con los sentimientos y con los rituales.
Urbanísticamente pocos son los elementos arquitectónicos religioso-decorativos que podemos encontrar en Sos. Básicamente se reducen a los cruceros.
Los cruceros son construcciones de piedra que sostienen una cruz o una imagen religiosa en una o varias capillas (peirones) que tenían una doble función: una como referente para jerarquizar, ordenar el paisaje, y orientar al caminante y la otra función era de carácter religioso o supersticioso, pues unían al sentido del lugar donde realizar rogativas o dar gracias, el hito simbólico que protegía al pueblo y sus gentes guardando los caminos de acceso.  Se situaban a la entrada o salida de las poblaciones, indicando el límite entre el pueblo y las afueras, junto a los caminos, en cruces y bifurcaciones donde uno podia perderse. Otros, por su estratégica situación, se encuentran en cerros elevados, visibles desde diversos puntos alejados, sirviendo de referencia incluso cuando las fuertes nevadas habían borrado todos los caminos; y otros se alzan sobre despoblados, ejerciendo todavía funciones de protección sobre las localidades próximas.
Los orígenes de los peirones, en la acepción antigua, se remontan hasta la Antigüedad. En el mundo romano se creía que los cruces de caminos eran lugares frecuentados por fantasmas y almas en pena y para espantarlos se colocaba en ellos una imagen de Mercurio, Dios de los caminos y guía de los viajeros, que consistía en una columna de piedra o madera.También se levantaban aras en las calzadas y en las salidas de las ciudades en los que se podían hacer sacrificios a los dioses confiándose a su protección.
En su concepción actual, los peirones tienen su origen en tiempos de la reconquista, en el siglo XII aproximadamente, colocando hitos o mojones en puntos singulares de los caminos (bifurcaciones, salidas y entradas a poblaciones, pasos de montaña, etc,) para ayudar al caminante y al peregrino, todavia hoy en uso por cazadores y pastores. Los había de todo tipo, desde los simples montones de piedra, pasando por los postes de madera, hasta las columnas de piedra con inscripciones o símbolos. Con el tiempo, los mojones fueron incorporando elementos religiosos (cruces, imágenes religiosas) que invitaban al caminante a encomendarse a Dios en el momento de iniciar o seguir camino. Su origen es posible que se remonte al suglo XIV, pero su mayor desarrollo se produjo en el siglo XVII.
El crucero se compone de cinco partes bien diferenciadas.
La plataforma o basa, con forma cuadrada y constituida por una o mas gradas o escalones.
El pedestal, también cuadrangular, generalmente liso pero los hay con inscripciones.
El fuste o varal, pudiendo ser cilindrico, cuadrangular u octogonal, aunque los hay lisos con diversos motivos ornamentales
El capitel, de compleja y variada composición.
La cruz, raramente sola, a veces con un Cristo crucificado en su cara anterior y una imagen de la Vírgen o de algún santo en su cara posterior.
La expresión simplificada del crucero es la cruz de piedra, sola, sin nada más.
Los que existen en Sos tienen el remate de la cruz en forja, pero no hay que olvidar que durante la guerra civil muchos fueron mutilados y destruidos.

Todos las cruces de término y peirones de Aragón están considerados como bien de interés cultural por la Ley 3/1999 del Patronato Cultural Aragonés en su disposición adicional segunda.
En Sos del Rey Católico existen seis cruceros: tres en el núcleo urbano, dos en Valentuñana y uno en Sofuentes.

Cruceros de Sos del Rey Católico


                                1.    Crucero del Portal de Zaragoza.  Llamado así por su actual situación en el portal de la muralla que lleva su mismo nombre por ser puerta de entrada en el camino desde Zaragoza.Anteriormente estuvo ubicado en otros sitios: en el cementerio viejo, cerca de la calzada de Uncastillo, junto a la ermita de Santa Lucía, por la Val de Roita, y mucho antes en un cruce de caminos medievales sobre las calzadas romanas que iba de Sos a Navardún y de Urriés-Navardún a Sangüesa.

Crucero del Portal de Zaragoza
Basa y pedestal del crucero del Portal de Zaragoza con detalles de conchas labradas



                               



                         2.    Crucero del Portal de la Reina.Igualmente llamado así por estar situado en el portal que lleva su nombre. Este también estaba ubicado en otro lugar, concretamente en el cementerio nuevo.

Crucero en el Portal de la Reina
                             3.    Crucero de San Juan. Ubicado actualmente en el portal de Jaca.También recibe el nombre de “Cruz de Portillas”, por haber estado emplazado originariamente en la partida de “Portillas”, en la carretera de Navardún, muy próximo al desvío hacia Undués de Lerda, concretamente en el cruce de caminos medievales Sos-Undués y Urriés-Navardún-Sangüesa.
Crucero del Portal de Jaca
                               4.    Crucero de Valentuñana. Situado delante del porche de acceso a la Iglesia de Valentuñana. Marcaba el cruce de caminos Sos-Navardún y Sos-Petilla de Aragón en su intersección en Valentuñana.
Crucero de Valentuñana (frente a la iglesia)
            5.    Crucero de Valentuñana. Situado en un jardín dentro del recinto del convento.



                                                             
Crucero de Valentuñana (jardín)
                  6.    Crucero de los tres caminos (Sofuentes) Situado a la entrada de Sofuentes en el cruce de los viejos caminos de Peña y de Sos. Fue trasladado de su primitiva ubicación cuando se construyeron las piscinas municipales, acomodándolo dentro del pueblo, muy próximo a su primer emplazamiento, en un pequeño jardín delante del palacio-castillo y convento de los escolapios.

.
Crucero de los tres caminos (Sofuentes)
BIBLIOGRAFIA:
-www.patrimonioculturaldearagon.es