viernes, 17 de marzo de 2017

LA LAGARTIJA Y LA LOTERIA

Como se acerca el sorteo de la lotería de Navidad aquí os dejo una curiosidad.
El periódico "El Pueblo Vasco" en su edición del 24 de diciembre de 1913 recoge la siguiente noticia:
En Sofuentes, en la línea de Aragón y de Navarra, vive un lagartijero, que es además, cazador de ranas, estrellero y medio brujo. Un buen día este hombre encontró una lagartija de dos colas. En seguida la metió en un tarro transparente con un poco de arenilla gris en el fondo.
El lagarto, al mover las colas, dejaba dibujos en la arena (rectas, curvas, ángulos, trazos y signos interpretables). Una tarde las colas trazaron algo así como números. El lagartijero relacionó esto con los números de la lotería de Navidad, que iba a celebrarse en fechas próximas.
Observando con atención, fue apuntando los números que iba dejando la lagartija con sus colas, y anotó: 1,8,0, un garabato que no supo leer bien, y un 3. Ese garabato ¿era un 6?... ¿un 7? Esto es lo que discutieron largamente el párroco del pueblo, el maestro y el lagartijero. El lagartijero opinaba que era un 7, mientras que el cura veía un 6. Prevaleció la opinión del párroco, y se convino en que el número era un 6.
El lagartijero fue a Madrid y en la Puerta del Sol compró el billete 18063, regresando a Sofuentes y repartiendo participaciones al vecindario.
El “Gordo” de 1913 fue el número 18073.
El pueblo, al conocer la noticia, armado de estacas y palos se dirigió a casa del párroco, apaleándolo brutalmente por haberles hecho perder “el Gordo”.
El párroco, efecto de la brutal agresión quedó moribundo.
El lagartijero está desesperado[1]







[1] "El Pueblo Vasco".24 de diciembre de 1913, p. 3. Se hicieron eco de esta noticia “El Heraldo Militar” en su edición del día 29 de diciembre de 1913 y el periódico “El Globo” en su diario del dia 27 de diciembre del mismo año.